in

KOffice 2, la nueva suite de oficina para Linux

Hay veces en las que para los usuarios es un poco difícil mirar más allá de las aplicaciones a las que recurren todos los días, especialmente cuando hablamos de paquetes de oficina. Los usuarios de Windows se vuelcan a Microsoft Office en sus diferentes versiones, mientras que aquellos que no pueden adquirir una copia de Office o utilizan alguna distro de Linux (usualmente con GNOME como entorno) prefieren a OpenOffice. Sin embargo, el entorno KDE cuenta con KOffice, que finalmente ha alcanzado la versión 2.0, aunque se trate de un preview técnico que no está terminado aún. Como no puede ser de otra manera, hemos descargado una copia, y hemos obtenido algunas imágenes e impresiones para compartir con nuestros lectores.

El cambio más importante que podrán llegar a notar los usuarios acostumbrados a la versión estable del paquete KOffice está en su interfaz. En esta versión 2.0 los desarrolladores han implementado una interfaz que deja de lado la gran mayoría de las barras de herramientas, para presentar por defecto un sistema de barras laterales que se pueden acoplan a diferentes secciones de la ventana de trabajo. El concepto es muy interesante, y obviamente está disponible en cada una de las aplicaciones de KOffice. La intención de los desarrolladores es de aprovechar el espacio en monitores widescreen de forma más eficiente. Al tener más espacio a lo ancho pero menos a lo alto, la decisión de remover barras de tareas de la parte superior de la ventana y convertirlas en pestañas a los laterales parece bastante lógica.

Sin embargo, el hecho de que estemos lidiando con una versión "preview" nos ha mostrado que el sistema todavía tiene algunos bordes muy filosos. Algunas de las pseudo-pestañas no pueden ser ni cerradas ni convertidas a barras de herramientas, lo que nos obligó a arrojarlas a un costado (la sección KWord se mostró especialmente hostil). También tuvimos algunos problemas cuando activamos la barra que contiene la sección "Format", con la ventana de KWord cambiando su forma sin previo aviso, pero al cerrarla todo volvió a la normalidad. Si el usuario no ve con buenos ojos esta nueva interfaz, puede modificar la posición de los objetos de forma tal que se asemeje un poco a como era la versión anterior. Toma como referencia las dos imágenes adicionales que hemos colocado de KWord para que notes la diferencia entre ambas después de unos simples cambios:

Otro anuncio importante en KOffice es la adopción definitiva del formato ODF (o Open Document Format) y su utilización como formato por defecto. KOffice ha sido uno de los defensores más férreos del formato ODF, y si bien no es ninguna sorpresa el verlo en el paquete, el que sea soportado de forma nativa y sin restricciones es algo que vale la pena mencionar. Dando vueltas por el paquete ingresamos un momento a KSpread, y además de ajustar un poco su interfaz (KOffice 2.0 ha demostrado ser muy flexible en este punto) se nos ocurrió ir hasta la última celda y la última columna disponible, sólo para ver si nos topábamos con algún error extraño. La coordenada más lejana es 32767 por AVLG. Si eso no te alcanza, nada lo hará.

Cuando entramos a KPresenter notamos que la nueva interfaz entrega la sensación de estar mucho mejor colocada aquí que en las otras aplicaciones. Puede que simplemente estemos demasiado acostumbrados a tener ventanas limpias a lo ancho con las barras en la parte superior tanto en el procesador de textos como en la planilla de cálculos, pero en KPresenter las cosas se sienten un poco diferentes. El acceso a las herramientas es claro y hay bastante espacio para visualizar la presentación. En mi opinión personal, en KPresenter es en donde mejor han sabido plasmar su intención los desarrolladores de KOffice al cambiar la interfaz. El arrojar hacia la izquierda el área de escritura en KWord y darle un mordisco al ancho de la planilla en KSpread no parece estar del todo bien, pero en KPresenter sí, colocando todas las herramientas a los lados y dejando a la diapositiva justo en el medio.

Lo dicen sus desarrolladores en su página oficial y ya lo hemos dicho nosotros más arriba, pero lo volveremos a decir sólo por si acaso: KOffice 2.0 no está listo para ser utilizado a gran escala. Esto apenas es un preview que los desarrolladores han publicado para que tengamos una idea del trabajo que han realizado hasta ahora. ¿Qué problemas tuvimos conKOffice? Bueno, por un lado vimos las rarezas de KWord al abrir la sección Format, pero principalmente tuvimos problemas de rendimiento. Por alguna razón las aplicaciones tardaban un tiempo significativo en abrirse, al punto de ser reportadas por un momento como "colgadas" por el sistema operativo, con una alta utilización del CPU. Por suerte, no hubo inconvenientes a la hora de instalarlo, aunque puede que algunos usuarios deban batallar con el "tarball" un poco más de la cuenta. Nosotros utilizamos la versión disponible en los repositorios de Ubuntu, y pudo descargar todos los paquetes necesarios (utilizamos Synaptic en vez del clásico apt-get), totalizando casi 74 MB y ocupando un poco más de 230 MB de espacio en disco.

En resumen, espera un poco. El que sigas un tiempo más con la versión estable 1.6 no te afectará en nada, y evitarás encontrarte con algunos de los (posibles) inconvenientes que residen en la versión 2.0. Además, no todas las funciones de la versión 1.6 están en la versión 2.0, así que si decides hacer el cambio corres el riesgo de que una función específica que tú necesitas no se encuentre disponible (al menos de momento) en la nueva versión. Ahora, si eres de los que disfrutan caminar sobre el fijo de la navaja, no dejes que nada te detenga. Todavía no hay novedades sobre cuándo recibirá KOffice su siguiente actualización, pero puede que pase algún tiempo, hasta que los reportes de bugs hayan sido recibidos y procesados.

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Lisandro Pardo

7 Comments

Leave a Reply
  1. Saludos. Muy buen artículo gracias por compartirlo con nosotros. Pregunto ¿Ya has reportado los bugs que has conseguido? Sería una buena forma de ayudar al equipo de KOffice.

    • Siempre que se pueda, lo hacemos. Decimos esto porque algunos sistema de reporte de bugs son muy incómodos de utilizar. Por ejemplo, la última versión de AbiWord tiene un bug en el que la página del documento no está centrada, y es arrojada hacia la izquierda. Para reportar un bug hay que inscribirse en BugZilla y reportar sobre el documento "en caliente", o sea, que quien se equivoca editándolo puede alterar el reporte del bug en forma negativa.

  2. Que buena interfaz tiene.
    Combinaron las ventajas de la barra de menú con la barra de herramientas similar a Office 2007.
    Vamos a probarlo y si resulta aun mas rápido que openoffice me quedo con este.

    • Lo cual Linux pudimos hacer sin inconvenientes. Consultamos sobre posibles conflictos antes de instalarlo, pero el sitio oficial de KOffice no mencionó problema alguno sobre una instalación en Ubuntu 9.04. Para la versión alfa 9.10 había que activar un repositorio extra, nada más que eso.

      • Pido disculpas por el typo, la primera instancia es "Lo cual ‘con’ Linux pudimos hacer sin inconvenientes". Soy redundante al mencionar Linux porque ciertas mezclas similares bajo entornos Windows suelen terminar con el sistema operativo volando por los aires…

Responder a masterjedi Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Los servicios fúnebres más extraños

Zune HD: Primeros detalles e imágenes