La barba asesina de Hans Steininger, una pieza de museo

450 años, y una historia única

El mundo podrá estar muy dividido sobre el uso de la barba, pero más allá de las diferencias, ninguna tiene un pasado como el de la barba de Hans Steininger. Este hombre no sólo es recordado por su rol como alcalde de una pequeña ciudad austríaca a mediados del siglo XVI, sino por su extraordinaria barba, tan larga que terminó reclamando su vida. La barba fue preservada, y hoy se encuentra en un museo, a la vista de todos.

Braunau am Inn es una ciudad con poco más de 16 mil habitantes, ubicada en la frontera entre Austria y Alemania. Cada vez que esta ciudad es mencionada en los medios inevitablemente surge una oscura referencia, y es que fue el lugar donde nació Adolf Hitler. Sin embargo, Braunau am Inn tiene otras historias mucho más ricas y llamativas para compartir con el mundo, y una de ellas es la de Hans Steininger. Este hombre fue el «burgomaster» (una especie de magistrado-alcalde-intendente) de Braunau am Inn durante una buena parte del siglo XVI, pero es recordado no tanto por su habilidad para administrar y gobernar, sino por una característica física muy particular: Una barba de casi un metro y medio de largo.

Las imágenes de Steininger lo dicen todo

Imaginar a Hans Steininger con su increíble barba caminando por las calles de Braunau am Inn lo hace parecer a un mago extraído de una novela fantástica, pero la historia nos enseña que la barba fue la culpable de su muerte. El 28 de septiembre de 1567, la ciudad se vio azotada por un gran incendio que causó pánico entre la población. Steininger acostumbraba enrollar su barba y guardarla en un bolsillo para desplazarse con mayor facilidad, pero en plena crisis ígnea comenzó a correr con su barba suelta, la pisó, cayó por las escaleras, y se rompió el cuello. Accidente, tragedia, y una mala suerte escalofriante.

Nada mal para tener 450 años…

La «barba asesina» de Hans Steininger no se convirtió en una leyenda más, sino que realmente existe. De hecho, cualquier interesado en visitar Braunau am Inn puede acercarse al Museo de Herzogsburg y verla en persona, autentificada y preservada con químicos. Algunos dicen que la barba de Steininger es la más larga del mundo, pero en realidad ese título pertenece a otro Hans, de apellido Langseth, con una barba que llegó a medir más de cinco metros… y murió de causas naturales. De un modo u otro, merece estar en un museo.

Deja tu voto

3 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 7

Upvotes: 5

Upvotes percentage: 71.428571%

Downvotes: 2

Downvotes percentage: 28.571429%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.