in

La nube, energéticamente más eficiente que otras alternativas


Es innegable que buena parte de los servicios informáticos utilizados por las empresas y usuarios particulares están migrando a la nube. A veces ocurre de forma inadvertida, como cuando alguien crea una cuenta de Gmail y deja de utilizar su software gestor de correo electrónico, y otras luego de analizar profundamente el problema. Lo cierto es que varias empresas han migrado sus datos a servidores que se encuentran fuera de sus edificios y muchas más lo harán en el futuro. Según Google, que de esto sabe bastante, esta forma de trabajo puede además ahorrar más del 98% de la energía que se consume en los centros de cómputo. Si están en lo cierto, la nube podría ayudarnos a reducir el impacto ambiental provocado por la gestión de nuestros datos.

La “nube”, esa forma de almacenar y procesar datos fuera de nuestro ordenador, a través de servicios proporcionados por terceros comenzó a imponerse tímidamente hace más o menos 10 años. En la actualidad forma parte de nuestras vidas, muchas veces sin que pensemos realmente en ello. Cada vez que utilizamos una cuenta de correo electrónico como Hotmail o Gmail, que compartimos documentos en linea o que le mostramos a nuestros amigos el ultimo vídeo que subimos a Youtube estamos siendo parte de este fenómeno. Pero la nube también es aprovechada por las empresas -grandes y pequeñas- para almacenar (y a veces procesar) sus datos. Se trata de un enfoque que a veces despierta cierta desconfianza en los usuarios, ya que de alguna manera estamos poniendo nuestros datos en manos de terceros. A pesar de todo, se trata de una tendencia que va creciendo día a día. Google, una de las empresas más importantes del sector, ha elaborado un interesante informe titulado “Google’s Green Computing: Efficiency at Scale” en el que se comparan desde el punto de vista de la eficiencia energética los servicios que ofrece en la nube frente a los métodos tradicionales.

Por supuesto, al leer el informe no hay que olvidar que quien lo ha redactado es una parte interesada en el asunto, y a pesar de que seguramente son datos reales, su interpretación puede no ser la misma que haga el lector. De todos modos, los resultados son muy interesantes y demuestran como utilizando los servicios en la nube se puede ser hasta 80 veces más eficiente desde el punto de vista energético. Si bien tanto Google como otras empresas del sector construyen enormes edificios que albergan decenas de miles de servidores y consumen una cantidad de energía que bastaría para alimentar cientos de hogares, lo cierto es que -siempre según el estudio presentado por Google- las técnicas que se utilizan en el diseño de estos “data centers” los convierte en una alternativa mejor que tener decenas de miles de servidores distribuidos en otras tantas empresas u hogares. Sus edificios están dotados de instalaciones eléctricas de alta eficiencia energética, y al contrario de lo que puede pasar en casa, nunca están infrautilizados. Mientras que el servidor de una empresa pequeña puede estar ocioso el 80% del tiempo o tener un disco duro utilizado solamente en 10% de su capacidad, las máquinas de estos gigantes centros de datos se aprovechan casi al 100%. 

A veces los particulares destinan un segundo servidor para mantener las copias de seguridad, duplicando el gasto de energía.  En la nube también se realizan backups, pero un solo servidor de respaldo puede hacer la tarea evitando el uso de discos duros redundantes. Según el informe, cuanto más pequeña es la empresa, menos eficiente resulta su gestión energética. Luego de hacer unos cuantos cálculos llegan a la conclusión de que mientras el servidor de una empresa típica produce emisiones de CO2 anuales que superan los 103 Kg, la misma gestión de datos en la nube solo requiere una emisión aproximada de 1,23 Kg., unas 80 veces menos. Las comparaciones del informe son muy interesantes. Por ejemplo, aseguran que gestionar una cuenta de correo de Gmail durante todo un año requiere de la misma cantidad de energía que se necesita para coger una botella, meter una carta dentro y arrojarla al océano. Mirar durante 72 hs. los vídeos publicados en Youtube genera -desde el lado del servidor- emisiones similares a las que se obtienen al fabricar un DVD de dos horas de duración, empaquetarlo y enviarlo a tu casa.

Obviamente todo es discutible. Mientras que los números expuestos en el informe pueden mostrar a la nube como una panacea, muchos sostienen que es una locura dejar en manos de un desconocido algo tan delicado como son nuestros datos. Si bien los data centers de Google y otros jugadores del sector son seguros y mantienen copias de seguridad de todos los datos almacenados, siempre cabe la posibilidad de que algún accidente termine con ellos. Por supuesto, esto también puede pasarnos en casa, pero parece más grave cuando ocurre en la empresa que ha sido creada para esa tarea. Tampoco existe una forma simple de acceder a nuestros archivos cuando la conexión de internet cae por algún motivo. Pero a pesar de todas estas cuestiones, la mayoría de las cuales seguramente se resolverán a medida que la tecnología madure, es indudable que desde el punto de vista energético, la nube es mucho más eficiente que su contraparte “distribuida. Y eso no es poca cosa.

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Ariel Palazzesi

Comentarios

Leave a Reply
    • #1 comparto tu opinión, podrá ser todo lo energéticamente eficiente que se quiera pero lo importante es que no hay PRIVACIDAD, como leía el otro día en un artículo, ya que toda empresa de procedencia USA tiene que rendirle cuentas a su gobierno cuanto este se lo solicite; así que no estamos protegidos de fisgones indeseados.

    • Como bien dijo #1 a la nube le falta privacidad, si todos los mails estuvieran encriptados y solo se desencriptaran en la pc del cliente (con una clave que google no conozca) entonces seria algo totalmente distinto.
      Si el codigo que maneja datos (buscador, lista de contactos) se pasa al cliente (por medio de javascript por ejemplo) el problema de la privacidad estaria solucionado.
      El unico problema con esa solucion es que al hacer parte del proceso en casa, no es tan eficiente como parece ser en la nube, pero es un precio que vale la pena pagar.

  1. Excelente artículo, es muy interesante el cloud computing pero todavía estamos un poco celosos en cuanto a nuestros datos! “y con toda razón, no podemos dar nuestros datos para que un tercero los administre” pero tras pase el tiempo y el concepto se solidifique estaremos todos en la nube
    Saludos

  2. Muy buen artículo. Y como ya se dijo el principal problema de la nube es la privacidad de los datos, aunque esto ciertamente no parece estar afectando el crecimiento de la computación en nube.

  3. Faltan todavía muchos años para que pueda almacenar mis 80 GB de datos en ningún servidor ajeno, falta todavía mas para que nadie me ofrezca esa capacidad de espacio sin cobrarme más de lo que cuesta un disco de 1 TB, que hoy día son muy accesibles.

    Y falta ver para entonces que clase de capacidades estarán disponibles de manera local.

    Y bueno viniendo de una compañía que desconoce el significado de la palabra privacidad y que solamente le interesa mi información para alimentar su máquina publicitaria, cuando además ni siquiera utilizo sus servicios para nada, excepto muy de vez en cuando youtube, pues creo que se quedarán sentados esperando.

  4. El problema vendría cuando se caiga el Internet y no puedas accesar a esos datos importantes o urgentes. Por eso prefiero tenerlo todo local, respaldado 1 o 2 veces, en disco óptico u otro medio.

  5. Hoy cualquier gobierno con la excusa de la "seguridad" tendría el poder para mirar los datos de todos. Lo que menos les interesa es la "seguridad" sino mas bien ver que oportunidades hay para colaborar a las empresas pro-gobierno y como boicotear empresas pro-oposición.

    ¿Almacenar en la nube resultados de investigaciones, inventos, descubrimientos, cuentas, negociaciones con clientes y proveedores, etc? NI de riesgo, los gobiernos podridos de políticos corruptos tratarán de sacar provecho de esa información así tengan que pisotear toda regla ética posible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

Crunchyroll: Anime en línea, y legal

Lámparas de bajo consumo, ¿Fracaso irreversible?