in

Las emisiones de CO2 incrementan la acidez de los océanos


A pesar de que a veces no resulta fácil demostrarlo, es evidente que la actividad humana produce cambios en nuestro planeta. Las emisiones de CO2 seguramente se encuentran entre las más peligrosas, y ahora un estudio revela que las emisiones humanas de este compuesto ha elevado la acidez de los océanos de forma sostenida durante los últimos 100 o 200 años. El equipo responsable de este trabajo, perteneciente a la Universidad de Hawaii en Manoa, llegó a esta conclusión luego de analizar datos correspondientes a los últimos 21 mil años.

Un estudio realizado por un equipo internacional de científicos ha demostrado que aproximadamente la tercera parte de las emisiones de CO2 producidas por actividades humanas acaba en los océanos. Al reaccionar con el agua de mar, el CO2 aumenta la acidez de lo océanos, reduciendo significativamente la tasa de calcificación de los organismos marinos, amenazando a corales y moluscos. Si bien no es sencillo determinar el grado de responsabilidad que tiene la actividad humana en el proceso de la acidificación del agua de mar, gracias a la combinación de diferentes modelos informáticos con el análisis de datos correspondientes a los últimos 21 mil años ha sido posible determinar que las emisiones antropogénicas de CO2 producidas los últimos 100 a 200 años han elevado su acidez por encima de lo que podría ser atribuido a causas naturales. El equipo que ha realizado este trabajo está integrado por profesionales de diferentes disciplinas, entre los que se encuentran modeladores del clima, conservacionistas marinos, químicos oceanográficos, biólogos marinos y ecologistas. El trabajo ha sido dirigido por Tobias Friedrich y Axel Timmermann, ambos del International Pacific Research Center de la Universidad de Hawaii, en Manoa. Los resultados obtenidos han sido publicados en la revista Nature Climate Change.

El equipo utilizó modelos informáticos que simularon las condiciones climáticas desde que tuvo lugar el Último Máximo Glacial, hace 21.000 años, hasta fines del siglo XXI. Entre los parámetros que se tuvieron en cuenta para elaborar los modelos y alimentar las simulaciones se encuentran el nivel de nivel de saturación de aragonita. Esta es una de las formas del carbonato de calcio que normalmente se utiliza para medir el nivel de acidez del océano, ya que a medida que desciende el nivel de saturación de las gotas de aragonita aumenta la acidez de las aguas. En algunas zonas, claves por ser sitios en los que proliferan los corales, los niveles de saturación de aragonita se encuentran unas cinco veces por debajo del que se encontraban en la época pre-industrial. En la práctica, esto significa que la tasa de calcificación de los corales y demás organismos que forman conchas de aragonito ha disminuido aproximadamente en un 15%. Los científicos advierten que el uso continuado de combustibles fósiles provocará una disminución aún más importante en los niveles de saturación, lo que podría hacer caer la tasa de calcificación de algunos organismos marinos en más de un 40% en las próximas décadas.

Tobías Friedrich dice que “cualquier descenso significativo por debajo del nivel mínimo de aragonita al que los organismos han estado expuestos durante miles de años probablemente los estrese, a ellos y a los ecosistemas asociados. Desafortunadamente, en algunas regiones la tasa de cambio en la acidez del océano desde la Revolución Industrial a esta parte ha aumentado hasta cien veces más de lo esperable en forma natural. Es el mayor cambio registrado entre el Último Máximo Glacial y los tiempos de preindustriales. Cuando la Tierra comenzó a calentarse, hace unos 17 mil años, los niveles de CO2 en la atmósfera pasaron de 190 partes por millón a 280 a lo largo de 6 mil años. Esta tasa de cambio les dio tiempo a los ecosistemas marinos para adaptarse. Pero en los últimos doscientos años hemos tenido un aumento similar, lo que les ha impedido cualquier forma de ajuste.” Se sabe que los arrecifes de coral se encuentran actualmente en los lugares donde la saturación de aragonita llega a niveles de 3.5 o mayores, condiciones que pueden encontrarse en aproximadamente la mitad de los océanos, sobre todo en las regiones tropicales. El estudio ha revelado que si bien algunas zonas, como el Pácifico oriental tropical, se verán menos afectadas que otras, ayudando a amortiguar los cambios, lo cierto es que muchas regiones serán muy vulnerables a la acidificación del océano inducida por el hombre. Sin dudas, otro factor a tener en cuenta a la hora de evaluar la viabilidad de determinadas fuentes de energía o actividades industriales.

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Ariel Palazzesi

Comentarios

Leave a Reply
  1. Hay muchos calculos para saber la cantidad de CO2 que gastamos por persona, en el día, o mientras estamos en la oficina o en nuestra casa.
    Pero lo unico y mas importante es que: TOMEMOS CONCIENCIA.

    Que la gente sepa y entienda este tipo de cosas es indispensable.

    Great!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

10 grandes escándalos sobre privacidad en internet

Frankenmalware: ¿Los virus pueden infectarse entre ellos?