in

Libelula: Helicóptero personal con cohetes


Y aquí es donde trazamos la línea. A nosotros nos encanta todo lo que tenga que ver con el futurismo, los jetpacks y los vehículos voladores, pero esto parece sacado de un dibujo animado (El Inspector Gadget, por ejemplo). Puede que funcione, no lo vamos a negar. Incluso puede que llegue al mercado. Pero ninguno de nosotros se propondrá como voluntario de pruebas, eso es seguro.

Las mejores y más increíbles invenciones vinieron de la mano de excéntricos visionarios, adelantados a su tiempo. En NeoTeo no vamos a negar el poder que otorgan los sueños, las utopías, los ideales. Pero este prototipo, de TAM (Tecnología Aeronáutica Mexicana), está muy cerca del delirio. Es que la Libelula, un mini helicóptero mochila con propulsión a cohete, parece más peligroso que útil. Incluso aunque funcione como se promete.

Como TAM aclara en su página, la idea de un helicóptero personal, a modo de mochila, no es nueva. Ya en los años 60, Eugene Gluhareff había probado el suyo, el MEG-1X, con relativo éxito. Otros le han seguido,  alguno de los cuales ya han sido cubiertos por NeoTeo, y la tecnología se ha ido refinando con cada intento. Y, según afirman, Libelula es un paso más allá. Y de eso no caben dudas: incluye, además de una hélice, un cohete.

Simplificando, las hélices serían para levantar vuelo, mientras que el cohete estaría como estabilizador, reemplazando el rotor de cola de un helicóptero convencional. La dirección se maneja mediante un control frente al usuario, que mueve el timón trasero. No tiene rotor ya que, según TAM, el mismo es responsable del 80% de los accidentes de helicópteros. La única manera de reemplazar el rotor de cola es mediante dos hélices que giren en sentido contrario, para compensar la tendencia a girar del vehículo “o con un impulso directo de jet en la punta de las hélices”. Y hete aquí la utilidad del cohete (o jet).

Siempre según TAM, “este será el helicóptero más liviano del mundo, tan liviano que te lo podrás enganchar en la espalda con un corsé de fibra de carbón.” El responsable del concepto está usando partes de su invento anterior, el Rocket Belt, para poner a punto a la Libelula.

¿Crees que una cosa así nunca podría salir al mercado? Piénsalo mejor: el Rocket Belt fue producido y vendido. Así que no sería de extrañar que lo mismo suceda con este. Y ojala así sea. A nosotros nos parece hyper peligroso, pero siempre hay algún valiente que se atreve, de pura adrenalina.

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Ferzzola

Comentarios

Leave a Reply
  1. la verdad esque el solo hecho de pensar en ponerse algo tan ruidosso ya lo hace poco practico el hecho de que lleve tambien coehete lo cunbierte en la tipica fantasia animada del collote y ah el nuca le sale bien asi que como no sean mas practicos poco van ah lograr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

Cómo hacer un disco de inicio con un pendrive USB

9XMedia: súper monitores