in

Los acertijos de Google eran inútiles para contratar gente


Has caído como mosca diabética sobre una tarta de membrillo al aire libre. Envalentonado por tu amor a los acertijos y a las técnicas de productividad laboral, te has dejado seducir por Google pensando que la resolución de acertijos en la contratación del personal era toda una experimentación con las mentes de sus futuros empleados y, al parecer, una forma de predecir el éxito de estos. Más doloroso es para quien ya estaba aprendiéndose todos los acertijos posibles mientras imprimía el CV para llevar a Mountain View. Es que una declaración pública de último momento señaló que los acertijos de Google eran inutiles para contratar gente. De Hecho, según los responsables del área, era una  pérdida de tiempo.

Google  tiene  formas especiales de hacer las cosas justamente porque es Google. En los últimos tiempos tuvimos la oportunidad de informarnos acerca de una curiosa costumbre que tenía Google para con sus aspirantes (que no se tratan de Owen Wilson y compañía). Según lo que se sabía, en una de las formas de aspiración a un puesto laboral en la compañía de Larry Page y Sergei Brin, se les pedía a los futuros empleados que junto a completar sus datos, realizaran algunos acertijos. Las preguntas eran variadas y destruían los cerebros de los postulantes, que asombrados por la requisitoria ponían sus neuronas a trabajar. Bueno. Ahora la misma gente de Google ha confesado al público qu siempre supieron que sus acertijos no servían para nada y que por lo tanto no los tomaban en cuenta a la hora de elegir a quienes eran los privilegiados pasantes

La lista de preguntas de Google se publicó con la firma de Lewis Lin, uno coach laboral especializado en ingresos a compañías de renombre. En 2009, Lewis había recopilado preguntas como estas:“Diseña un plan de evacuación para San Francisco”, “Cuántas veces en el día las manecillas de un reloj se superponen”, “Un hombre empujó su coche hacia un hotel y perdió su fortuna. ¿qué pasó?” “Cuánto cobrarías por lavar todas las ventanas en Seattle? y un montón de preguntas más que se sumaban a las que ya de por sí se hacían en el resto de la entrevista, como la importantísima referida a por qué querrías trabajar en Google y qué tendrías para aportarles a ellos. Para Google, según Laszlo Bock, vice presidente de las operaciones de las personas en Google, estas preguntas no servían para nada porque básicamente sólo servían para hacer sentir inteligente al postulante.

Las preguntas que Google hacía tenían el objetivo de poner al entrevistado en un plano subjetivo que lo predispusiera a la resolución de otros problemas más pertinentes al interés de Google, pues según Bock, la compañía no le da tanta importancia a las calificaciones universitarias o los puntajes de SAT. Además cuenta que Google basa sus decisiones en medios más cotidianos a la hora de entrevistar a los potenciales empleados, tales como la normalización de las entrevistas para que los candidatos pueden ser evaluados sistemáticamente y el “comportamiento en entrevistas”, donde se le pide a los postulantes que cuenten cómo resuelven un problema difícil. Ya sabes, si estabas preocupado por no dar la talla en Google ya que los acertijos no son tu fuerte, aún tienes una buena oportunidad.

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Nico Varonas

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

Levitagram: Levita en tus fotos (iOS)

Saint Seiya: Brave Soldiers