in

Los coches inteligentes de Ford

Ford presenta su coche eléctrico de masas

Ford está trabajando en una tecnología para coches que utiliza WiFi y GPS para que los coches se comuniquen entre sí. Esto podría permitir que el conductor este al tanto del cambio de velocidad del tráfico y la presencia de un coche en un punto ciego o al final de una curva, entre muchos otros ejemplos. Y todo esto sería posible mediante la misma tecnología que te permite conectarte a la web desde cualquier lado en tu teléfono móvil, pero integrada al coche.

Ford es una de esas compañías que comenzó en el negocio de los coches y no podemos imaginar una industria automovilística sin ella. Y como tal, intenta mantenerse en la vanguardia de la tecnología. Actualmente están trabajando en un sistema de comunicación entre vehículos, a través de WiFi, para que informen al conductor sobre posibles peligros o cambios de velocidad en el tráfico.

Para desarrollar esta tecnología, Ford está utilizando el mismo WiFi y GPS que utiliza tu teléfono móvil para encontrarte en el mundo o conectarte a la web desde cualquier lugar. Mediante la combinación de estas tecnologías, tu coche sabe la posición exacta del resto de los vehículos y su velocidad. Eso quiere decir que si estás detrás de una fila de coches y, uno frena repentinamente, evitarías la colisión porque el sistema te avisaría que un coche fuera de tu campo de visión frenó.

Uno de los aspectos más interesante es cómo puede informarte —visual o auditivamente— sobre lugares que no ves en una esquina. Como un coche que va a cruzar un semáforo en rojo y demás situaciones que generalmente terminan en accidentes evitables. Lo mismo ocurre con los puntos ciegos del coche. Si un vehículo aparece por el costado del conductor y este piensa pasarse de carril, el sistema le avisará que hay un coche que no puede ver a su lado. Y como estos hay cientos de ejemplos donde este sistema puede ser útil, como avisarle al usuario que hay un coche detenido justo al final de una curva.

El único problema que se nos ocurre, es que estaría disponible solo para coches de Ford y sería aún peor que puedan comunicarse solo con coches de la misma marca. Pero más allá de este detalle, esta es la clase de cambios inmediatos que habría que hacer. No tanto los coches que se manejan solos de Google, ya que ese es un paso demasiado grande. Actualmente deberíamos concentrarnos en que el vehículo sea más que una pequeña habitación con cuatro ruedas y que sea capaz de leer el medioambiente como —o mejor— que nosotros.

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Tomás Garcia

5 Comments

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Warning Signs: Remera detecta monóxido de carbono

Two Worlds II