Mosquitono: El aparato para evitar que los jóvenes se congreguen

¿Solución frente al vandalismo, o fuente de discriminación?

Todos estamos de acuerdo en que algunos adolescentes pueden ser un poco más caóticos que el resto, pero ciertas «soluciones» propuestas por los adultos han sido muy controvertidas, y un buen ejemplo de ello es el Mosquitono. En esencia, el Mosquitono es un dispositivo sónico diseñado para impedir que los jóvenes se reúnan en lugares específicos y «causen problemas». Los dueños de tiendas y las autoridades juran sobre su efectividad, pero otras organizaciones lo han declarado discriminatorio, y violatorio de los derechos humanos.

A simple vista parece un altavoz protegido por una caja metálica, una alarma, o parte del sistema de ventilación en un edificio. En la práctica, el Mosquitono es un dispositivo envuelto en debates, estudios, y controversia. Todo comenzó en 2005, cuando Howard Stapleton decidió llevar a la práctica una idea que lo acompañó durante años (una fábrica cercana hacía un ruido específico que lo irritaba mucho cuando era pequeño). El detonante fue un grupo de muchachos, entre 12 y 15 años, que molestaron a su hija de 17 en la puerta de la tienda a la que había ido a buscar leche. Stapleton diseñó la versión original del Mosquitono, y en poco tiempo lo lanzó al mercado a través de su compañía de seguridad.

Mosquitono
Las tiendas, entre las primeras en adoptar al Mosquitono

El Mosquitono aprovecha el efecto de presbiacusia (pérdida natural de capacidad auditiva en el registro de altas frecuencias), generando un tono de 17.4 kHz que sólo puede ser escuchado por los más jóvenes. Las revisiones posteriores del Mosquitono también incluyen una segunda configuración a 8 kHz (que alcanza a todas las edades), una presión sonora máxima de 108 decibelios, y un alcance de 40 metros. Los pioneros que adoptaron al Mosquitono fueron los dueños de tiendas, en un intento por dispersar y mantener alejados a los jóvenes con «comportamiento antisocial» que se reúnen en las cercanías y asustan a sus potenciales clientes. Sólo en el Reino Unido se vendieron 3.000 Mosquitonos durante los primeros tres años de disponibilidad, y aún es posible adquirirlos en su página oficial. El modelo estándar cuesta 600 libras esterlinas, mientras que la edición compacta (diseñada para escaleras, pasillos y otros espacios reducidos) se vende a 350 libras.

Mosquitono
El «Mosquito MK4» cuesta 600 libras

Como era de esperarse, el Mosquitono tiene detractores y defensores. En más de una oportunidad se trató de prohibirlo, con resultados muy variados. El Mosquitono debió enfrentarse a las cortes de Bélgica y Francia, y en otros países su simple uso puede ser considerado una forma de asalto (bajo la etiqueta de «arma sónica»). Al mismo tiempo se acusa al Mosquitono de demonizar a niños y jóvenes, violando sus derechos. El aspecto más serio del Mosquito alcanza a la salud de los individuos expuestos. Los estudios hechos hasta la fecha son inconclusos, pero diferentes grupos dedicados a la concienciación sobre el autismo destacaron los riesgos del Mosquitono debido a la hipersensibilidad auditiva de muchos autistas. ¿Has visto o escuchado a un Mosquitono en acción?

Deja tu voto

8 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 8

Upvotes: 8

Upvotes percentage: 100.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Lisandro Pardo

3 Comments

Deja una respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.