in

ODROID-W: Nuevo clon en miniatura del Raspberry Pi

Negar la popularidad del Raspberry Pi es absurdo a esta altura, pero tampoco sería lógico dejarlo libre de críticas. Bajo muchos proyectos, el Raspberry Pi es simplemente demasiado grande, lo que limita su despliegue. Por suerte existen algunos clones, y el más reciente es el ODROID-W, que utiliza el mismo chip Broadcom, garantizando su compatibilidad.

Durante una buena cantidad de años, los clones fueron la sangre de la evolución informática. Mientras que los fabricantes principales atrapaban a sus usuarios en sistemas costosos e interfaces propietarias, los clones respondieron a cada necesidad que surgió en el camino. Por supuesto, había cuestiones de calidad que el usuario debía resolver de un modo u otro, sin embargo, la existencia de los clones tuvo sus beneficios a pesar de ese detalle. Los microcontroladores y los ordenadores SBC no son ajenos a esto. He usado variantes del famoso Teensy para convertir protocolos en mis teclados, y la familia Arduino también tiene su flota de clones. En el caso del Raspberry Pi, existen cosas como el Banana Pi y el HummingBoard, más costosos, pero a la vez con hardware más poderoso.

[amazon box=”B01LDLBBY8″]

En esta oportunidad nos encontramos con el ODROID-W, y lo que propone es ir en la otra dirección. En vez de elevar las especificaciones (y por extensión, el precio), el ODROID-W utiliza el mismo SoC Broadcom BCM2835 presente en el Raspberry Pi, junto con una memoria de 512 megabytes. Aplicar los mismos componentes en su configuración permite al ODROID-W brindar una compatibilidad del 100 por ciento con el software destinado al hardware oficial, y eso incluye al sistema operativo Raspbian. La diferencia más importante en el ODROID-W llega con su tamaño. Posee un puerto Micro USB, un puerto Micro HDMI, dos conectores para baterías de litio y RTC, y un conector de quince pines compatible con la cámara del Raspberry Pi. El resto de las interfaces está allí, pero en la forma de agujeros, que esperan recibir sus pines dedicados, o de ser necesario, un puerto USB de tamaño completo (ubicado entre el Micro USB y el Micro HDMI).

[amazon box=”B01AMP8QL2″]

Lamentablemente, el ODROID-W no tiene un puerto Ethernet dedicado, aunque existen un par de alternativas. Por un lado, nada impide al usuario soldar el puerto USB y usar el convertidor adecuado (sea a 8P8C, o directamente a WiFi), pero también hay un “Docking Board” que incorpora cuatro puertos USB, puerto Ethernet, un puerto UART, y salida de audio de 3.5 pulgadas. El anuncio del ODROID-W ha tomado por sorpresa a más de un entusiasta, y abre la puerta a un conflicto legal (usa el nombre Raspberry Pi en su promoción, que no deja de ser una marca registrada), pero en materia de funcionalidad, el ODROID-W se ve muy sólido. Su precio oficial es de 30 dólares, y el Docking Board costará 20 dólares más. Ambos estarán disponibles a partir de agosto.

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Lisandro Pardo

2 Comments

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

El ataque a Tor, y el anonimato en jaque

El algoritmo de la solidaridad