in

Orquesta Radioactiva: La música de los isótopos

La radioactividad siempre ha sido considerada como algo peligroso y portencialmente letal, y demostró nuevamente este perfil en los medios después del grave accidente nuclear sucedido en Japón tras el tsunami. Sin embargo, nuestra relación con la radioactividad es mucho más estrecha de lo que pensamos. Estamos expuestos diariamente a radiación, y si bien podemos medirla o detectarla, nuestros sentidos no nos permiten saber que está allí. En un intento por cambiar eso, el DJ Axel Boman y la Agencia de Seguridad Nuclear sueca KSU han unido fuerzas para crear una forma de convertir en música a la desintegración de los isótopos. Los resultados, son más que interesantes.

La Radiación de Fondo de Microondas fue uno de los descubrimientos más importantes del Siglo XX, y en nuestra curiosidad, una de las cosas que intentamos averiguar fue qué sonido tenía. Al final, todos aquellos que estudiaron esto llegaron a la misma conclusión: El Universo apesta como instrumento de música. pero al menos se respondió una pregunta. La cantidad de cosas que no podemos percibir es gigantesca. Desde esa perspectiva, los sentidos humanos deberían provocar un nivel incalculable de frustración, pero al mismo tiempo, la ignorancia puede ser una bendición. Tomemos por ejemplo a la radiación. Estamos rodeados de ella constantemente, aunque no tenemos medios naturales para percibirla. Si por otro lado pudiéramos escuchar a la radiación, lo más probable es que terminemos por arrancarnos las orejas, ya que el ruido sería insoportable.

De la misma forma en la que la Radiación de Fondo de Microondas fue “convertida” en sonido, el DJ Axel Boman se unió a un grupo de cuatro expertos de la KSU, la Agencia de Seguridad Nuclear de Suecia, para tratar de crear música a partir de los más de tres mil isótopos conocidos. La explicación técnica del proceso habla de una simulación del proceso de desintegración atómica. Se despide un fotón gamma por cada fase de la pérdida energética, la energía del fotón es interpretada como el tono de una nota, y el fotón toca la nota cada vez que esto sucede. Cada isótopo tiene una firma única, lo que prácticamente garantiza la diversidad sonora.

El resultado por sí solo es impresionante. Lejos del sonido agresivo y áspero de la Radiación de Fondo, los isótopos entregan algo mucho más atractivo a los oídos, a pesar de su aparente simpleza. Lo mejor de todo es que la “Orquesta Radioactiva” tiene una página Web, en donde podrás escoger hasta cinco isótopos (no todos están disponibles por falta de datos), cambiar valores como el tono y los BPM, y experimentar con ellos. La intención es que eventualmente esto llegue a tener su propio CD con canciones, y aunque eso dependerá exclusivamente de la habilidad del DJ, el saber que ha utilizado como base a la desintegración de isótopos, le da ese toque extra que nos haría escucharlo.

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Lisandro Pardo

6 Comments

Leave a Reply
  1. "Estamos expuestos diariamente a radiación, y si bien podemos medirla o detectarla, nuestros sentidos no nos permiten saber que está allí"

    la luz que viene del sol es parte de la radiación que éste emite, es radiación visible. Facilmente con mi sentido de la vista puedo detectarla

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Toshiba lanza primera portátil con 3D sin gafas

M-Disc: ¿Discos ópticos que duran para siempre?