in

Otra ilusión óptica para comprobar que nuestros ojos apestan

Aún tenemos pesadillas con ese maldito vestido infernal al que todos veían «blanco y dorado» o «azul y negro», pero las ilusiones ópticas no se detienen. De hecho, existe el premio Best Illusion of the Year, y el primer lugar fue para «Splitting Colors», una creación de Mark Vergeer. En resumen: Las dos líneas delgadas son iguales, pero cuando su entorno se ve modificado por los otros bloques, cambian de color y dirección en su animación. No arrojes el monitor a la basura: Son tus ojos, y tu cerebro.

Las ilusiones ópticas no sólo son sorprendentes por razones obvias, sino que nos ayudan a «visualizar» nuestros límites de forma contundente. Al momento de «ver» algo, cualquier persona podría decir que se trata de la luz reflejada sobre la superficie de ese «algo», sin embargo, hay un complejo proceso de recolección e interpretación de datos. Bajo ciertas condiciones, este proceso puede fallar, provocando resultados asombrosos, y a la vez completamente errados. Uno de los ejemplos más mediáticos fue ese horrible vestido de las profundidades del caos, al que todavía sigo viendo blanco y dorado, aún con la imagen real del catálogo a su lado, que lo muestra azul y negro. Hoy, tenemos algo similar.

 

La ilusión óptica lleva el nombre de «Splitting Colors», y fue desarrollada por el belga Mark Vergeer. Todo comienza con dos líneas delgadas, animadas usando un patrón idéntico. Hasta ahí no hay nada extraño, pero nuestra visión comienza su traición cuando aparecen dos bloques con un patrón azul y amarillo que se desplaza de derecha a izquierda. Estos bloques encierran a la primera línea, y automáticamente cambia a rojo y cian, moviendo su patrón en la dirección contraria. El segundo grupo de bloques invierte el proceso: El patrón es rojo y cian, y la animación se mueve de izquierda a derecha, pero el resultado es que la segunda línea cambia a azul y amarillo, desplazándose en la otra dirección. Si bien sabemos que un color puede verse alterado según su entorno, Splitting Colors lo demuestra de manera notable.

 

Esta ilusión óptica obtuvo el primer lugar en la competencia Best Illusion of the Year, a la que ya habíamos explorado el año pasado. El segundo vídeo pertenece al segundo puesto, «Ambiguous Garage Roof», que a diferencia de su rival, apela a la geometría en vez de jugar con el color. En términos sencillos… el techo de ese pequeño garaje está embrujado y debemos correr por nuestras vidas, mientras que la explicación real nos dice que el cerebro humano prefiere interpretar el borde del techo como un corte perpendicular a su eje. Hay más en el sitio oficial, ¡disfruta!

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Lisandro Pardo

11 Comments

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Halo 5 Warzone: Un modo multijugador que merece su propio trailer

Doom: La bestia está de vuelta