Otra ilusión óptica para comprobar que nuestros ojos apestan

Aún tenemos pesadillas con ese maldito vestido infernal al que todos veían «blanco y dorado» o «azul y negro», pero las ilusiones ópticas no se detienen. De hecho, existe el premio Best Illusion of the Year, y el primer lugar fue para «Splitting Colors», una creación de Mark Vergeer. En resumen: Las dos líneas delgadas son iguales, pero cuando su entorno se ve modificado por los otros bloques, cambian de color y dirección en su animación. No arrojes el monitor a la basura: Son tus ojos, y tu cerebro.

Las ilusiones ópticas no sólo son sorprendentes por razones obvias, sino que nos ayudan a «visualizar» nuestros límites de forma contundente. Al momento de «ver» algo, cualquier persona podría decir que se trata de la luz reflejada sobre la superficie de ese «algo», sin embargo, hay un complejo proceso de recolección e interpretación de datos. Bajo ciertas condiciones, este proceso puede fallar, provocando resultados asombrosos, y a la vez completamente errados. Uno de los ejemplos más mediáticos fue ese horrible vestido de las profundidades del caos, al que todavía sigo viendo blanco y dorado, aún con la imagen real del catálogo a su lado, que lo muestra azul y negro. Hoy, tenemos algo similar.

 

La ilusión óptica lleva el nombre de «Splitting Colors», y fue desarrollada por el belga Mark Vergeer. Todo comienza con dos líneas delgadas, animadas usando un patrón idéntico. Hasta ahí no hay nada extraño, pero nuestra visión comienza su traición cuando aparecen dos bloques con un patrón azul y amarillo que se desplaza de derecha a izquierda. Estos bloques encierran a la primera línea, y automáticamente cambia a rojo y cian, moviendo su patrón en la dirección contraria. El segundo grupo de bloques invierte el proceso: El patrón es rojo y cian, y la animación se mueve de izquierda a derecha, pero el resultado es que la segunda línea cambia a azul y amarillo, desplazándose en la otra dirección. Si bien sabemos que un color puede verse alterado según su entorno, Splitting Colors lo demuestra de manera notable.

 

Esta ilusión óptica obtuvo el primer lugar en la competencia Best Illusion of the Year, a la que ya habíamos explorado el año pasado. El segundo vídeo pertenece al segundo puesto, «Ambiguous Garage Roof», que a diferencia de su rival, apela a la geometría en vez de jugar con el color. En términos sencillos… el techo de ese pequeño garaje está embrujado y debemos correr por nuestras vidas, mientras que la explicación real nos dice que el cerebro humano prefiere interpretar el borde del techo como un corte perpendicular a su eje. Hay más en el sitio oficial, ¡disfruta!

Deja tu voto

0 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Lisandro Pardo

11 Comments

Deja una respuesta
  1. Terrible expresión de que los ojos apestan las regularidades en la percepción de los ojos son los que crean nuestra realidad

      • De acuerdo, pero carajo, a mí no me apestan mis ojos, en absoluto. Los quiero más que a nada en el mundo. Más del 90% del mundo que percibimos se lo debemos a nuestro sentido de la vista. Es el sentido que más alcance tiene. Para utilizar el sentido del gusto, tenemos que meter algo en la boca o al menos chuparlo. El sentido del tacto nos llega a la distancia del brazo estirado. El sentido del olfato, de modo similar al del oido, nos llega desde unos milímetros a unos cientos de metros o en el mejor de los casos, unos pocos kilómetros. todos estos sentidos necesitan un soporte como es la atmósfera. El sentido de la vista es el único que tiene un alcance virtualmente ilimitado. Cuando miramos al cielo nocturno, vemos a muchos años luz de distancia y no necesitamos el soporte atmosférico. Entre nuestros ojos y nuestro cerebro hacen una máquina casi perfecta. Tanto es así que como corrobora este artículo, cuando algo no está claro, el cerebro lo simula para, en cualquier caso, darnos una respuesta. Siempre vamos a tener respuesta. Si hay un arbusto confuso en la selva, ante la duda, el cerebro le va a decir a la gacela que salga corriendo, porque puede ser un guepardo agazapado. Si el cerebro intentase siempre definir las respuestas, antes de pasar la información, ya no quedarían gacelas.

  2. Apestaran los ojos del redactor, a estas alturas con tantos videos «brillantes» en youtube raro se me hace que no pueda identificar donde esta el truco, gente de youtube es gente con tiempo de sobra.

  3. Lo mas curioso es que precisamente gracias a lo que mucha gente cree que son deficicienciencias en nuestro sistema visual, las cuales nos provocan este tipo de ilusiones, son precisamente tambien auqello que nos permite inferir y tener una percepcion tan exacta de la realidad. Todo este tipo de convoluciones, normalizaciones locales de iluminación, color, gradientes, proyecciones en base a conocimiento previo, etc, es precisamente lo que luego nos permite segmentar superficies donde de otra forma seria casi imposible.

  4. O esta ilusión ópticas es una farza, o necesito una operación en ambas crneas; porque sinceramente yo no puede ver ningún cambio de color. Lo único que ocurre es que una linea (la superior) no parece estar completamente alineada con la otra linea en algunos momentos. Mas solo eso…
    Soy el único al que le ocurre esto?

    PD: Que ilusión más fea!! Por favor!! Que alguien le enseñe diseño a este muchacho que hizo esta «ilusión»!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.