in

Pac-Man: parcheado luego de 28 años


Han pasado 28 años desde que Pac Man (también conocido como Comecocos) comenzara a comer esos puntitos psicodélicos que tanto le gustan. Ha sido perseguido por fantasmas, ha tenido una novia, hijos y ha comido tantas frutas que ya es imposible contarlas. Pero si hay algo de lo que ha sido incapaz es de ir más allá del nivel 256. Eso ya ha sido remediado.

¿Pac Man tenía un final? No exactamente. Pero, por limitaciones de hardware, programación y diseño, ningún jugador podía pasar más allá de la pantalla 255. El nivel 256 existía, sí, pero era imposible de completar. La mitad derecha de pantalla se llenaba de basura. Esto es conocido como Pantalla de la muerte, o Kill Screen en inglés. La del Pac Man es una de las más populares, pero existen muchas otras (como la de Donkey Kong y la de Dig Dug). El error es causado por un contador que debe dibujar una fruta vuelve a cero, ocasionando que se deban dibujar 256 frutas y siete espacios en blanco.

Por suerte, y para todos aquellos que han sido lo suficientemente dementes como para llegar a la pantalla de la muerte, y se han quedado trabados, ahora hay un parche para actualizar el ROM. Además, desde esa misma página puedes leer toda la documentación técnica necesaria.

Pantalla de la muerte – Cámara lenta

Ideal para los que se quedaron fascinados con el submundo de las competiciones de los clásicos de recreativas mostrado en The King of Kong: A Fistful of Quarters. Billy Mitchel, el malvado Billy, ahora podrá superar su proeza del juego perfecto.

Reportar

¿Qué te pareció?

Héroe

Escrito por Ferzzola

Moderador de ComunidadUsuario VerificadoAutor de contenidoCreador de GaleríasCreador de ListasVotadorReaccionario

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

Comentarios

0 comentarios

Series de TV al día con Airs

El Asesino del Linux: ¡CULPABLE!