in

Pareja de robots inventa su propio idioma


Un equipo de investigadores de la australiana Universidad de Queensland han presentado una pareja de robots llamados Ligodroides (Lingodroids), que poseen la particularidad de haber desarrollado su propio lenguaje para describir el terreno sobre el que se encuentran. Usando este “lenguaje” son capaces de navegar por el entorno y asignar nombres a cada sitio, términos que luego pueden usar para comunicar su posición o el lugar a donde se dirigen. Se trata de un muy buen  avance que algún día permitirá a los robots “entenderse” mejor entre si, y con nosotros.

Es bastante común ver, sobre todo en los laboratorios de robótica pertenecientes a las universidades, grupos de robots participando en tareas cooperativas. En estos experimentos, dos o más robots suman sus esfuerzos en pos de completar una tarea determinada. Lo mismo ocurre con los que constituyen los equipos participantes de los torneos de “fútbol de robots”. En estos casos, los desarrolladores deber proveer a sus dispositivos de un sistema que les permita a cada robot comunicarse con los demás, para que el conjunto funcione de una forma más eficiente.

Los robots creaban palabras para denominar cada sitio.

Un experimento realizado por un equipo de investigadores de la Universidad de Queensland (Australia) bajo la dirección de Ruth Schulz utilizando una pareja de robots llamados Ligodroid ha servido para demostrar que es posible que un grupo de robots “elabore un idioma propio”, y que son capaces de utilizarlo para  comunicarse y desplazarse con seguridad entre una serie de obstáculos. Básicamente, el trabajo del equipo de Schulz consistió en dotar a sus robots de “sentidos” basados en cámaras, láseres y sonares, y dejarlos deambular por un recinto. A medida que se desplazaban, iban creando un mapa de todos los obstáculos con los que se encontraban. A la vez que iban elaborando su mapa, creaban palabras para denominar cada uno de estos sitios. Para “inventar” las palabras utilizaron una base de datos compuesta por sílabas predeterminadas, evitando de esta manera que se creasen palabras impronunciables por un humano. Una vez completado este reconocimiento, cada robot logró comunicar a su compañero los datos recogidos, utilizando para ello sus micrófonos y altavoces.

Cada robot logró comunicar a su compañero los datos recogidos.

Gracias a esta esta información, cada robot dispone de los datos necesarios para saber que quiere decir el otro cuando menciona una palabra determinada. Supongamos que el centro de la estancia ha sido bautizada como “jaya”. Una vez que ambos robots han acordado que ese sitio se llama de esa manera, pueden usar el término para referirse a él. A partir de ese “diccionario común”, los robots son capaces de intercambiar información sobre su posición actual, de donde vienen o a donde van, incluso consignando su dirección y velocidad. Este ”juego” permite a los robots intercambiar datos entre sí para reforzar el idioma. Por ejemplo, un robot podría decir el otro robot “Kuzo“, y entonces iniciar una carrera hacia dónde creen que se sitúa el sitio “Kuzo“. Cuando se encuentran en (o cerca del) el mismo lugar,  la conexión entre la palabra asignada y el lugar geográfico se refuerza. Luego, “Kuzo” puede utilizarse como una herramienta para situar otros sitios, o inventar palabras para conceptos más avanzados como la dirección y la distancia.

Este experimento puede ayudar a los robots a comunicarse mejor.

El trabajo del equipo de Schulz, integrado por Arren Glover, Michael J. Milford, Wyeth Gordon y Wiles Janet, lleva como título “Lingodroids: Estudios Espaciales de la cognición y el lenguaje” y fue presentado la semana pasada en la Conferencia Internacional IEEE de Robótica y Automatización (ICRA), en Shanghai. Sienta las bases para que los futuros “Lingodroides” puedan “hablar” entre ello sobre conceptos más elaborados, como la descripción de los pasos necesarios para poder llegar a un lugar determinado. Se supone que este tipo de experimento puede ayudar a los robots a comunicarse entre sí con mayor eficacia, y también a encontrar formas más eficientes  para la comunicación entre humanos y robots.

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Ariel Palazzesi

Comentarios

Leave a Reply
  1. Y que vamos a necesitar un traductor para entenderles. Y sin contar que debido a su capacidad de calculo podrian hablar con lenguaje encriptado. Cada vez nos acercamos mas a esos robots estilo terminator….
    Afortunadamente todavia no son inteligentes.

  2. Queridos… los robots serán nuestro legado al planeta. Huérfanos en un futuro no muy distante. Nosotros pereceremos por nuestra propia irresponsabilidad y ellos quedarán ahí. Algunos esperando órdenes, otros, otros dándolas, otros comunicándolas… armaran su propio orden mundial sólo porque algo van a tener que hacer. Quizás sólo se dediquen a limpiar nuestra basura como el pequeño héroe de Wall-E. O armarán un imperio del orden y la lógica. Sería lo más lógico, no? Pobres, los testigos de nuestro ocaso. (Bueno, están en lo correcto: me fuí un poquitín a la mierda).

  3. No, ya fuera de broma. Es interesante lo del lenguaje, y como aprenden a compartir la misma idea de nombrar a las cosas. Fascinante!

  4. la gente que crea maldad llamamosles gente negativa no yegan ah tener intelecto suficiente para dar ordenes ah los robods por eso es poco probable que se revelen porque las unicas ideas que tinen probienen de nosotros y el entorno el lenguaje sirve para trasmitir informacion y eso promuve la supervivencia la robotica avanza muy deprisa pero todavia esta ah medio camino de convertirse en algo practico

  5. Creo que se ha subestimado la importancia de este hecho. La creacion de una lengua-o sistema de signos- es demasiado compleja par amodificarse y en el caso de los humanos no se puede establecer un punto histórico en el cual se diga DESDE AQUI ENTRA EN LA CLASIFICACIÓN DE LENGUAJE, el hecho de crear un lenguaje implica procesos psicolóicos muy complejos, a su vez la comprension transmicion y almacenamiento de esos mismos datos y la creatividad para las futuras asignaciones de "Significados"a los "Significantes". Estos procesos psicológicos dan cuenta de una inteligencia subestimada por lo comentarios anteriores y que en realidad comos e ha comprobado no se puede establecer un valor numérico para la inteligencia (yaque existe una inteligencia para cada esfera de la vida humana-en este caso robótica). En el caso de los ordenadores convencionales funciona ya que no desempeñan tareas creativas o de comunicacion independiente o de asignacion. Para más informacion ver: Saussure Curso de linguistica general

  6. Haaa… si, creo que seran nuestros sucesores, erase una vez… cuando habian humanos, que tristeza me esta dando, sniff, sniff, sniff.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

Un coche eléctrico que filtra aire sucio

Juegos Online de la Semana (19/05/11)