in

Petrobras y las ciudades submarinas

Las declaraciones de Carlos Tadeu Fraga, del Centro de Investigaciones de Petrobras, han sorprendido a todo el mundo: la empresa petrolera del estado Brasileño tiene la intención de reemplazar las clásicas -y peligrosas- plataformas de perforación petrolífera utilizadas en alta mar por ciudades submarinas completamente automatizadas. De concretarse, este sería uno de los proyectos industriales más ambiciosos jamás emprendidos, y -según sus defensores- podría terminar con los derrames de crudo en el mar.

Todos hemos visto las terribles imágenes del derrame de petróleo ocurrido el pasado 22 de Abril en el Golfo de México, después de que explotara la plataforma petrolera Deepwater Horizon y que los medios periodísticos de todo el mundo cubrieron durante semanas. Sin embargo, es posible que hasta que comenzaste a leer este párrafo, hayas olvidado el incidente. A pesar de lo terrible que resultan para la ecología este tipo de derrames, el hecho de que se repitan periódicamente los convierten en algo que deja de impresionarnos profundamente, y perdemos rápidamente el interés en su desarrollo. Pero lejos de resultar inofensivos, este tipo de desastre ecológico dejan su huella en planeta, y cualquier idea que pueda ayudar a evitarlos es bienvenida. Uno de los últimos proyectos destinados a convertir la extracción de petroleo del lecho marino ha sido desarrollado por Petrobras -la empresa petrolera estatal del Brasil- y podría cambiar radicalmente la forma en que se realizar esta tarea.

Deepwater Horizon, una verdadera catástrofe ecológica. (US Coast Guard)

Todos hemos visto las enormes plataformas que las empresas del sector utilizan para la extracción de crudo. Son prácticamente una ciudad flotante, que se remolca hasta el sitio donde previamente se ha determinado que la explotación de los recursos fósiles existentes debajo de la corteza marina será redituable. Una vez allí, la plataforma se encarga del resto: sus equipos permiten realizar la perforación del lecho marino, entubar el pozo, extraer el negro producto desde las entrañas de la Tierra, y embarcarlo en superpetroleros que se encargarán de llevarlo hasta las refinerías donde, procesos químicos mediante, se convertirán en los combustibles que tan gustosamente quemamos. Pero todo ese proceso no está -ni mucho menos- exento del peligro que representan los accidentes. Como ha quedado tristemente demostrado, la operación de estas plataformas suele producir enormes desastres. En Petrobras creen que gran parte de estos accidentes podría evitarse si toda la maquinaria que normalmente se encuentra flotando sobre el mar se ubicase en una “cuidad submarina”, asentada en el lecho oceánico. Según Carlos Tadeu Fraga, del Centro de Investigaciones de Petrobras, Brasil tiene la intención de substituir las plataformas de perforación de alta mar por ciudades submarinas completamente automatizadas. El proyecto, explica Fraga, contempla instalar la  maquinaria necesaria para la extracción y robots a 6000 metros por debajo de la superficie del mar, operadas por humanos de forma remota. El equipamiento instalado en estas ciudades se encargaría de separar el petróleo de la arena y el agua, e incluso generar la energía que necesita para funcionar.

Serán ciudades submarinas completamente automatizadas. (Rarewalpapers)

Nuestro objetivo”, dice Fraga, “es que dentro de diez años no se necesitan plataformas petroleras tradicionales". No está demasiado claro la forma en que este nuevo tipo de instalación eliminará los riesgos de derrames, ya que muchos de los eslabones poco seguros de esta cadena siguen presentes -aún hay que perforar, entubar, y enviar el crudo a la superficie del mar- pero no deja de ser auspicioso que los ingenieros estén pensando en formas de explotación que tiendan a minimizar el impacto ecológico. Las ciudades imaginadas por Petrobras también podrían encargarse de la extracción de combustibles de las arenas petrolíferas. Con los precios del petróleo nuevamente mostrando una tendencia al alza, muchos analistas creen que este tipo de operación será muy rentable dentro de pocos años. Las arenas petrolíferas de Canadá, por ejemplo, se han convertido en una especie de “nueva Medio Oriente”, con decenas de empresas invirtiendo más de cien millones de dólares solamente en el norte de Alberta. Si Brasil logra hacer esto de forma segura, en el lecho marino, seguramente habrá dado un paso más en su consolidación como potencia emergente. Se trata de un reto impresionante, no carente de riesgos. Petrobras no ha expuesto los detalles necesarios como para poder evaluar los posibles beneficios o peligros asociados con estas ciudades submarinas automatizadas, pero seguramente lo hará pronto. Mientras tanto, solo podemos esperar.

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Ariel Palazzesi

7 Comments

Leave a Reply
  1. Wow, quien recuerde "animatrix"… me parece que la ciudad "cero uno" sería submarina, sólo piensen… automatizada, controlada por robots, y los robots suministrando (luego comercializando cuando tengan IA) el combustible fósil por el cual tantos países claman (EU). Que panorama ¿no?

    Pero fuera de la ciencia ficción me parece que si los ingenieros y arquitectos que están (seguramente) presentando los proyectos dicen que es más seguro que las plataformas flotantes… pues, sólo ellos saben, y quizá ni ellos mismos puedan predecir los problemas futuros. No es lo mismo una barreta como componente principal móvil en un ambiente de agua salada y arena abrasiva, que toda una ciudad que necesita tener movimiento bajo esas condiciones.

    Me parece que el proyecto necesita votos de fe para realizarse.

    Buen post Neoteo.

    • ¿Que tiene que ver un arquitecto en una construcción submarina?
      En muchos paises no pueden diseñar construcciones de mas de dos pisos sin el aval de un ingeniero.

      • Pues no lo sé. Que lo contesten los arquitectos, pero a mi me parece que sí tienen que ver, y mucho… quizá tanto como los ingenieros.

  2. la verdad que los riesgos parecen menores pero montar una ciudad submarina a esas profundidades no es tarea facil, es complicado, la presion, el alto coste que valdria etc

    nose nose yo lo veo un poco complicado hoy en dia, y dentro de 10 años como dice alñomejor es mas viable pero, cuanto petroleo quedara para entonces?, seguramente muy poco y quizas mas caro que otras energias alternativas que hoy en dia son poco rentables y costosas

  3. Muy dificil que el pequeño coreano pueda contra el grande de Google!, se ve mas interesante la propuesta de Google!.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Diseñan metal raro similar al paladio

Los efectos de la “abstinencia de información”