in

Plantas de energía voladoras basadas en drones


Los drones no sirven únicamente para matar a niños inocentes en guerras sin sentido, ni para entregar paquete de Amazon en menos de 30 minutos, sino que también pueden ser útiles para los tiempos de crisis energética que se vienen. En Reino Unido han creado New Wave Energy, que son plantas de energía voladoras basadas en drones que proveerán energía solar  eólica.

La energía renovable se ha convertido en un tópico de creciente interés debido a su funcionalidad como fuente de disminución en el uso de combustibles fósiles, finitos y cercanos a extinguirse en la Tierra, además de contaminantes. Los investigadores están empujando constantemente los límites de lo que las células solares y turbinas de viento son capaces de hacer, pero las restricciones que tienen estas tecnologías en relación al clima y a la geografía en donde se apliquen terminan retrasando el desarrollo. Por esto una compañía en el Reino Unido ideó un prototipo que tiene la esperanza de resolver ese problema con plantas de energía voladoras.

El concepto se presenta de esta manera: drones equipados con paneles solares y pequeños aerogeneradores que vuelan sobre la superficie de la Tierra, por encima del tráfico aéreo actual, a 15km de altura. Esos drones recogen energía solar y eólica, y luego, utilizando un sistema de microondas, las se envía la electricidad a la Tierra a través de antenas. Éstas serán las que por último convertirán la energía de microondas en energía eléctrica. Por supuesto, un poco de la energía generada queda en el dron, lo que lo mantiene en vuelo y en constante funcionamiento y generación de energía. El estimado de energía que cada dron podrá generar es de 50kW, por lo que si una ciudad necesita basar su energía en estos dispositivos, tendrá que construir miles de ellos.

newwaveenergy-2-640x356

Prototípicamente el proyecto fue bien recibido, aunque la compañía (que hace campaña de fundación en Kickstarter pidiendo 500.000 dólares), reconoció las debilidades de este sistema en relación a la poca cantidad de energía generada en relación al costo de construcción de cada dron. De todas formas, este experimento puede hacerse realidad dentro de los próximos seis meses y luego se le irán realizando actualizaciones, con el objetivo de que sean una opción más viable para las crisis de energía o para cuando una ciudad colapsa ante una catástrofe como puede ser un huracán, un maremoto o un accidente nuclear.

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Nico Varonas

Comentarios

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

Adelgazar con un implante cibernético

UVA+B Sunfriend: Pulsera que te indica cuánto Sol tomaste