in

Premio Nobel de Química 2012


Los anuncios de los Premios Nobel de este año continúan su curso. Ayer mencionamos a los ganadores del Nobel de Física, y hablamos un poco sobre lo que los llevó a obtener este galardón. Pero hoy es el turno del Nobel de Química. El premio ha sido entregado a dos estadounidenses: Robert J. Lefkowitz y Brian K. Kobilka. Su trabajo está basado en el estudio avanzado de lo que se conoce como receptores acoplados a proteínas G, que en términos relativamente sencillos, son los sensores elementales que tienen las células para interpretar su entorno, y en cierta forma “reconocer” si nos está pasando algo.

Si hay algo que debemos concederle a los Premios Nobel es su versatilidad a la hora de reconocer los logros de científicos alrededor del globo. En 2009, el galardón de Química fue para el estudio de la función y la estructura de los ribosomas. En 2010, fueron los acoplamientos cruzados con catalizadores de paladio en síntesis orgánica. Y el año pasado, el descubrimiento de los cuasicristales. En este año, el Premio Nobel de Química fue destinado a los científicos estadounidenses Robert J. Lefkowitz y Brian K. Kobilka. El término oficial para describir la razón detrás del premio es: “por sus estudios sobre receptores acoplados a proteínas G”, pero lo cierto es que la frase no hace justicia.

El trabajo de estos dos científicos es de gran relevancia debido a la magnitud de la importancia que tienen los receptores. La mayoría de los procesos fisiológicos dependen de ellos, y grupos enteros de medicinas trabajan a través de esos receptores (antihistamínicos, por nombrar un ejemplo). El problema está en su identificación y comprensión. Los científicos han estado batallado durante años, tratando de entender cómo es que los “datos” (si me permiten la referencia informática) recogidos por los receptores en el exterior atraviesan la membrana celular e ingresan en la célula. Allí es en donde aparecen las proteínas G (la proteína G se activa al detectar la señal del receptor, y a su vez provoca un cambio en el metabolismo de la célula). Lefkowitz ha estado trabajando en este campo durante más de cuatro décadas, mientras que Kobilka se unió a su equipo en los año ‘80.

Desde el estado de ánimo hasta el sistema inmunológico (y sin mencionar a nuestros sentidos) están relacionados con las proteínas G. Y al conocer de manera más íntima la forma en que trabajan los receptores, no sólo se comprende con mayor profundidad a las células mismas, sino que también puede llevar al desarrollo de medicinas más avanzadas, más precisas y sobre todo más eficientes, minimizando su toxicidad y cualquier efecto secundario que pueda manifestarse. Lefkowitz y Kobilka se repartirán en partes iguales los casi 930 mil euros que componen el premio. Y por supuesto, nuestras felicitaciones para ambos.

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Lisandro Pardo

Comentarios

Leave a Reply
  1. Mi pregunta seria:
    Me parece que su trabajo “por sus estudios sobre receptores acoplados a proteínas G” es sobre la Fisiologia Humana, no entiendo:

    1.-No deberian haber sido nominados al Premio Nobel de Fisiologia?
    2.-En que se relaciona esto con la Química?
    3.-Quien decide esto realmente ?

  2. 1.- No seas pendejo no dan el premio nobel en la rama de fisiología.
    2.- Existe una rama llamada bioquímica, a la cual pertenecen este par de cientificos.
    3.- Tu puta madre

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

Digits: Reconocimiento de gestos, directo de tu mano

“Polaris”: El robot que perforará la Luna (en busca de agua)