in ,

Publicidad “a lo Minority Report” (IBM)

Los ingenieros de IBM han puesto a punto un sistema que permite mostrar anuncios publicitarios en escaparates y lugares públicos cuyo contenido depende -entre otras cosas- del sexo y la edad de la persona que tengan delante. El sistema funciona detectando los chips RFID que el transeúnte lleve con él, incluidos en tarjetas de crédito o teléfonos móviles, y cambiando el anuncio en función de su contenido. ¿Se trata de una forma revolucionaria de hacer publicidad, o de un nuevo atentado contra la privacidad de las personas?

El negocio de la publicidad genera miles de millones de euros al año. Con cantidades de dinero tan importantes en juego, no resulta extraño que muchas empresas relacionadas con la tecnología pongan a punto productos destinados a satisfacer las necesidades de las empresas de marketing. IBM, una empresa que posee un departamento de investigación tan aceitado que casi todos los años resulta premiada por ser la que mayor número de patentes registra, no es la excepción a esta tendencia. El ultimo producto que sus ingenieros han puesto a punto es un sistema que permite la personalización de la publicidad callejera a un nivel nunca visto hasta ahora: su contenido cambia en función de la persona que tiene delante. En efecto, el sistema de IBM rastrea continuamente su entorno buscando chips RFID y cuando detecta alguno, extrae la información que este contiene para intentar elaborar un “perfil” de su dueño y mostrarle un anuncio atractivo. Estos chips son mucho más comunes de lo que uno cree, y día a día se incorporan en nuevos productos, como teléfonos móviles o tarjetas de crédito, por lo que estas “vallas publicitarias inteligentes” tienen una buena posibilidad de encontrar “clientes potenciales” a cada momento.

El sistema permite la completa personalización de la publicidad.

La idea, en realidad, no es nueva. Dejando de lado los sistemas similares pero “de ficción”,   propuestos por autores como Phil K. Dick cuando escribió la historia en que se basa la película “Minority Report” -en la que puede verse como las vallas publicitarias reconocen al protagonista y lo invitan a comprar determinados productos- algunas empresas han desarrollado sistemas que buscan hacer posible el mejor sueño húmedo de todos los publicistas: el anuncio completamente personalizado. NEC, por ejemplo, comercializa unas vallas que gracias a una cámara y un software de reconocimiento biométrico es capaz de determinar el sexo, la raza y su edad aproximada para intentar venderle un “producto irrechazable”. Como decíamos, la publicidad es un negocio sumamente lucrativo -solo hay que ver lo bien que le va a Google con AdSense– y como todos saben, cuanto más acotado está el público al que ésta se dirige, más efectiva resulta. Si las empresas fuesen capaces de determinar la identidad del eventual consumidor y sus hábitos de compras, podrían crear anuncios que resultasen casi infalibles, ya que mostrarían productos en los que seguramente estaríamos interesados.

Los anunciantes han acogido con satisfacción esta tecnología.

Pero como ocurre a menudo, lo que para unos es un enorme avance para otros se convierte en una terrible calamidad. En el caso de estos anuncios dirigidos, muchos creen que su principio de funcionamiento puede convertirse en una amenaza a la privacidad de las personas, ya que nada impide que el dueño de los equipos o la empresa anunciante recopile información “sensible”. De hecho, y dado el conocimiento que tiene una empresa como IBM en estos temas, tranquilamente se podrían cruzar los datos obtenidos de los RFID (o incluso mediante algún software de reconocimiento facial) con los datos filiatorios de su dueño, y guardar información relacionada con sus hábitos de compra, formas de pago preferidas, solvencia económica o cualquier otro dato imaginable. Visto con ese cristal, el sistema de las vallas publicitarias inteligentes ya no parece tan bonito. IBM se ha encargado de dejar bien en claro que el objetivo de sus sistema es evitar que los usuarios sean “bombardeados” con anuncios irrelevantes, haciendo más placenteros sus paseos por el interior de los centros comerciales. También han insistido en que la información recogida no será guardada y que los carteles electrónicos no buscarán determinar la identidad de la persona sino solo el “nicho comercial” al que pertenecen. Los anunciantes han acogido con satisfacción esta tecnología, y aseguran que ayudará a reducir los costos de los productos. Dado que la publicidad sería más efectiva, el consumidor pagaría menos sus productos ya que el porcentaje de su costo destinado a publicitarlo sería menor. Por lo pronto, el debate queda abierto: este tipo de publicidad ¿invade o no nuestra privacidad?

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Ariel Palazzesi

19 Comments

Leave a Reply
  1. brainwashed!!
    a ver y nosotros les creemos? mira si van a gastar menos en publicidad por que es mas efectiva, XD cuando sea mas efectiva van a gastar todabia mas, es como decir "este ya me compro, bue no le vendo en tonses!" te parece que van a decir eso? vana a decir a este tiene el 1100A tonses le ofrecemos el 1100B, si fuera por ellos el pabimento de las calles diria "IBM" y te empapelaria con publicidad las paredes de tu casa.

    no solo atenta a la privacidad si no que combierte a la publicidad en algo peligrosamente potente.
    si se proivio el uso de subliminales en publicidades por que no se proive este tipo de cosas.
    que pasa cuando las publicidades nos llamen por nuestro nombre y se comuniquen con nos con I.A.
    con que mecanismo te podes defender a eso, cuando la misma publicidad usa tus datos personales y aprende dinamicamente a meterte ideas en la cabeza!
    brainwashed!!

    • Sin ánimos de ofender, lo que debería prohibirse es que la gente "escriva" con tantos errores ortográficos… Nadie va a tomar en serio tus opiniones si escribís así…

  2. Siempre he creido que cuando un producto es bueno, los propios consumidores se encargan de anunciarlo y recomendarlo.

    Por lo demás: F*CK RFID!

  3. Los que no manejamos tarjetas de crédito, estamos a salvo de la publicidad entonces…jajaja !!!…¿¿¿solo faltaría que "lea" los billetes y las monedas..??????

  4. A mí se me ocurren dos pegas: una relativa a la seguridad (pasando más allá de lo mencionado) que es: y si esos equipos son hackeados? No olvidemos que los cajeros automáticos y los teléfonos móviles son el blanco preferido de bandidos tecnológicos… y la segunda relativa a una simpleza: si voy por un centro comercial y todos los anuncios se filtran para ofrecerme algo que "creen" me va a gustar, me están ocultando otros campos y, sin querer, pueden estar haciendo que otros productos que pudiera "descubrir" en mi paseo por el centro comercial pasen desapercibidos. Por no hablar de que acabaría hastiado de que siempre me ofrezcan las mismas cosas. Llegaría un momento en que los anuncios que te rodean no valdrían ni siquiera para referencia, ya saben, eso de "sí, hay un anuncio de cerveza en el cruce, pues debajo quedamos"… porque el otro te dirá "qué anuncio de cerveza? yo veo uno de coches"… Qué putada, no? jejeje…
    El potencial del chip RFID es magnífico, pero hay que, como todo, saberlo usar. La publicidad selectiva y personalizada no creo que sea tan "abaratadora" de costos como dicen, porque llegaría un momento en que, un mismo producto, según el sexo (por ejemplo) del potencial comprador sea más efectivo venderlo con uno u otro anuncio… Por poner un ejemplo: a las mujeres no creo que les sea tan efectivo anunciar con chicas sexys como con hombres sexys… y a nostros a la inversa. Es una opinión… no les parece?

    • Que tal si por ejemplo a un tipo le gusta comprar cosas obsenas, pero no quiere que la gente se entere, y de publicidad le muestran una muñeca inflable, o una vajina sintetica, y las demas personas vieran eso seria el asmereir de todos, y ese tipo los va a odiar para toda su vida

  5. Yo opino que es una muy mala idea , estan dando a conocer que cualquiera puede obtener datos personales de cualquiera de nosotros con este tipo de tecnologia , y que si nos quieren secuestrar y solo con apuntarnos con un scanner sabran nuestros datos personales , nombre , edad , direccion , numeros de tarjeta , etc…. No se ponen a imaginar que hoy en dia la informacion es peligrosa, y esta en las manos de cualquiera.

  6. Yo ni me aparezco en frente de una pantalla de esas. No sea que salgan toda clase de juguetes o promociones de mis gustos y quede rayado delante de todos.

  7. Que pasa si tu mujer sale con tu tarjeta (o lo que sea que tengas con rfid) y le sale una publicidad de acompañantes scort.. Los de IBM se comen un jucio mínimo. jaja.. por lo menos que paguen los gastos del divorcio…

Responder a cochrane Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Galería: Software antiguo (parte 2)

Dragon Ball: Origins 2