in

ReFS: El nuevo sistema de archivos de Microsoft

El sistema de archivos NTFS nos ha acompañado durante una buena cantidad de años. Su funcionalidad no está en duda, pero incluso las mentes de Redmond creen que es momento de llevar a cabo una especie de renovación. Así es como han llegado al sistema de archivos ReFS, derivado de “Resilient File System”. Estará basado en la estructura elemental de NTFS, por lo que habrá un importante aspecto de compatibilidad presente, al mismo tiempo que se recortan algunas funciones consideradas irrelevantes hoy y se agregan otras mirando a tecnologías futuras. Y aunque ReFS llegará junto con Windows 8, no estará disponible en las versiones de escritorio de dicho sistema oeprativo.

Cuando instalas un nuevo disco duro o una unidad de estado sólido, seguramente lo único que quieres de este nuevo hardware es que funcione perfecto, y lo más rápido posible. Pero si está destinado a operar bajo plataformas Windows, lo más probable es que reciba por defecto al sistema de archivos NTFS. La versión 1.0 del sistema de archivos NTFS llegó a nosotros en julio de 1993, con el lanzamiento de Windows NT 3.1. Los orígenes del sistema NTFS están asociados al sistema HPFS creado para OS/2, aunque ya sabemos cómo terminaron las cosas entre Microsoft e IBM con ese sistema operativo. Con un simple cálculo se llega a la conclusión de que NTFS cumplirá nada menos que diecinueve años en 2012. Una de las tantas curiosidades de la informática es que, mientras el hardware avanza a una velocidad increíble y su ciclo de retiro es cada vez más cerrado, quien haya comprado un ordenador con Windows hace unas pocas horas estará usando un sistema de archivos de casi dos décadas de edad.

En respuesta no sólo a su edad, sino a la postura que Microsoft está adoptando en Windows 8 de revisar y en muchos casos modificar elementos del sistema operativo que se han mantenido con cambios básicos en estos últimos años, las mentes maestras de Redmond han anunciado al sistema de archivos ReFS, o en su nombre completo, Resilient File System. De acuerdo a un artículo oficial publicado por Steven Sinofsky, nada menos que el presidente de la División Windows, ReFS tendrá objetivos bien definidos, comenzando por proveer compatibilidad al conservar varias funciones de NTFS, implementar la verificación y autocorrección de datos ante un caso de corrupción, mantener el sistema de archivos “activo”, de forma tal que si existe un problema pueda ser aislado y contenido mientras que el resto de los datos sigue a disposición del usuario, y básicamente, operar a gran escala. ReFS trabajará muy de cerca con otra función llamada Storage Spaces, considerada la heredera del “Extensor” de Windows Home Server, y con la cual un usuario podrá asociar a varias unidades físicas de diferentes tamaños en una sola unidad lógica.

Ahora, muchos sitios han reportado que ReFS estará disponible con Windows 8, del cual ya se está hablando sobre una beta en febrero y su lanzamiento oficial en octubre. Sin embargo, ReFS no estará presente en las versiones de escritorio de Windows 8 (que seguirá usando NTFS por defecto), sino que podremos encontrarlo inicialmente en “Windows 8 Server”. En Microsoft esperan poder reemplazar a NTFS con ReFS en el largo plazo, pero el sistema de archivos tiene un largo camino por recorrer. Primero servidores, luego terminales convencionales, y finalmente unidades de sistema, siempre y cuando no aparezcan inconvenientes. ¿Llegará dentro de un Service Pack para Windows 8? ¿Llegaremos a verlo en Windows 7 con una actualización especial? Habrá que esperar.

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Lisandro Pardo

11 Comments

Leave a Reply
  1. Un aplauso para las mentes detrás del NTFS porque 19 años después sigue vigente.

    Eso si fué una visión a futuro pero toda gran idea del antes siempre será superada hoy o mañana y más en la era de la información.

    Amén.

  2. Mmmm… No creo nunca que llegue en un service pack o actualizacion. Una actualización de sistema de archivos requeriría re-estructurar la forma en que el disco duro crea punteros hacia los diferentes sectores del disco duro, por lo que la unica forma de cambiar de NTFS o Fat a ReFS seria formateando el disco =/

    • #3 Estoy de acuerdo en que no llegara ni en Service Pack ni a windows Seven, de hecho es posible que ni siquiera lo haga en W8; hasta que no sea implementado en W server y corregido con SP. Así las cosas lo veremos dentro de mas de cuatro años implementable en pc de escritorio.

  3. Con respecto a todo su primer parrafo, no se trata de la edad sino de las mejoras. Muchas cosas viejas que se usan son buenas y es por eso que se siguen usando, porque son tan buenas que a la vez lo hacen difícil de superar. No digo que esa sea la causa de que se siga usando NTFS, es solo para decir que no se fijen en la edad como algo para criticar. Si usamos NTFS con sus casi dos decadas a cuenta es porque Microsoft no se habia molestado en buscar una nueva opcion hasta ahora.

  4. Algunos conceptros del ReFS salen de sistemas unix y linux.
    ¿Microsoft pagara por no poseer los derechos de autor? ¿Puede vender algo que es gratis?

  5. Buena mejora aunque me parece que a los usuarios poco les importa el sistema de archivos a menos que perciban una mejora en eficiencia. O que les limite como la hacía el FAT32 para el tamaño de archivos.
    Si no se ve cambio en eso al usuario le da igual. Pecando de ignorante, no se que sistema de archivos usa Android, pero me parece que debe ser bueno e igual lo uso.

  6. Yo creo que la aceptacion de este nuevo sistema de archivos (ReFS) se deberá a una sola cosa: compatibilidad. Compatibilidad entre todas las versiones de Windows, asi como ocurre con NTFS, ya que asi como hay usuarios que esperan impacientemente por Windows 8, también habemos los cuales seguimos prefiriendo al abuelo XP.

    Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Intentarán fotografiar un agujero negro

Replican un paso evolutivo clave para la vida