in

Robot cuadrúpedo que se transforma en tanque


Desde que tenemos uso de razón que lo estamos pidiendo y nadie nos escuchaba. En serio. Soñábamos con él y nadie nos prestaba atención, diciendo que era inútil y no tenía sentido se creación. Al final hemos triunfado y alguien nos terminó oyendo, pues encontramos un chimpancé robótico que se transforma en vehículo. Referencias a Transformers de lado, este robot cuadrúpedo que se transforma en tanque puede ser una gran ayuda en urgencias y accidentes de todo tipo, especialmente en los que hay que escalar y luego aplastar.

La DARPA Robotics Challenge es una competición que genera adrenalina en los participantes, que corren contra reloj para investigar y desarrollar robots capaces de ejecutar tareas complejas en peligrosos y degradados entornos. El premio no es para nada reprochable, ya que quien tenga el modelo más completo de un robot de estas características se hará con 2 millones de dólares en financiación, además de la importante certificación del departamento de defensa de los Estados Unidos, a cargo de DARPA. Entre los proyectos presentados encontramos uno que nos llamó la atención por los conceptos escogidos para fabricarlo, ya que se trata de un simio robot que se escala casi cualquier estructura y luego de unos movimientos mecanizados se transforma en un tanque que apisona cualquier terreno en el que tenga que transitar.

CHIMP es el nombre de este robot y se compone gracias a las siglas de CMU Highly Intelligente Mobile Platform, toda una declaración sobre el poderío de un robot cuadrúpedo que se transforma en tanque. A cargo de un equipo de 10 personas pertenecientes a Carnegie Mellon National Robotics Engineering Center, el robot es parte de un proyecto mayor llamado Tartan Rescue. La apariencia de simio (en realidad la forma del cuerpo y la longitud y articulaciones de sus miembros) tienen el objetivo de dar una movilidad fuera de lo común a un robot de salvataje para situaciones extremas. Sus miembros se convierten en orugas de tanques, pudiendo deslizarse sobre terrenos complicados en los que un robot bípedo podría no hacer pie. Además de lo complejo y caro que es construir un sistema de balanceo que funcione eficientemente en entornos donde tal vez se lidie con vientos, agua, fuego, etc.

Con pinzas en sus manos, este robot también puede tomar objetos y maniobrarlos con respetable detalle. También le sirven para colgarse de estructuras y subir escaleras como si fuera un bombero entrenado, alcanzado alturas que ningún otro robot de la gama puede dominar. La operación de CHIMP es vía un programa que tiene imaginería 3D en tiempo real, con lo que los sensores del robot van detectando el ambiente que lo rodea y los transmite al programa para que el operador maniobre con anticipación. Con una forma diferente, mucha agilidad, versatilidad y evadiendo cualquier problema de balance gracias a que usa estabilidad estática, este robot cuadrúpedo que se transforma en tanque tiene muchas chances de hacer un buen papel en el concurso de DARPA que cierra el 23 de diciembre de este año.

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Nico Varonas

Comentarios

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

El desastre de SimCity

La piratería de música impacta positivamente sobre las ventas online