in

Se estrelló el carguero espacial Progress M-12M


Pánico en la Estación Espacial Internacional

El carguero espacial ruso Progress M-12M, encargado de transportar más de dos toneladas y media de agua y alimentos a la Estación Espacial Internacional se precipitó a tierra instantes después de despegar. Según se informó, la nave falló en su intento de alcanzar la órbita terrestre e impactó en la República de Altai , en la región de Siberia, luego de perder contacto con los responsables de la misión. El accidente parece haber tenido lugar luego de que fallase uno de los motores del cohete portador Soyuz-U. Afortunadamente no hay que lamentar víctimas, ya que el Progress M-12M no era una nave tripulada y cayó en una región despoblada. La agencia espacial rusa acaba de informar que se ha tomado la decisión de suspender los lanzamientos de los cohetes portadores Soyuz hasta que se esclarezcan las causa de este accidente.

La Estación Espacial Internacional (EEI) depende de los cohetes rusos y europeos para la provisión de insumos, ya que los transbordadores espaciales que hicieron posible buena parte de su construcción y mantenimiento han sido retirados definitivamente. Pero al igual que ocurre en la NASA, la agencia espacial federal rusa Roskosmos parece estar atravesando dificultades financieras que impactan en los resultados obtenidos. Hace pocos días supimos que, luego de ser lanzado al espacio, se perdió todo contacto con satélite de telecomunicaciones Express AM4. Y ayer, cinco minutos después de su lanzamiento, se estrelló el carguero espacial Progress M-12M, encargado de transportar 2.6 toneladas de agua y alimentos a la Estación Espacial Internacional.

El Progress no alcanzó a llegar a la órbita.

Afortunadamente este tipo de transporte no requiere de una tripulación que lo guíe y el conjunto cayó en la República de Altai, una zona muy poco poblada, por lo que no hay que lamentar víctimas fatales. Y si bien los astronautas que se encuentran en la EEI esperaban la llegada del Progress M-12M y su cargamento compuesto por agua, oxígeno, alimentos (incluidos algunos frescos, como manzanas, limones, naranjas, cebollas y ajos), libros, regalos, tanques de combustible, equipos médicos, ropa, artículos de higiene personal y equipos para algunos de los experimentos científicos, lo cierto es que no se encuentran de ninguna manera frente a un problema inmediato por la falta de ninguno de esos elementos, aunque supone un innegable motivo de preocupación. Algunos analistas observan con atención a la industria espacial soviética, que si bien durante décadas realizó cientos de lanzamientos sin mayores contratiempos, ha comenzado a tener problemas. De hecho, esta es la primera vez en la historia que se produce un fallo en el lanzamiento de un carguero ruso. Y al satélite de telecomunicaciones Express-AM4, de casi seis toneladas de peso, extraviado la semana pasada hay que sumar un satélite militar geodésico que acabó en una órbita equivocada y otros tres (pertenecientes al sistema de posicionamiento global GLONASS) que terminaron en el océano Pacífico, a 1.500 kilómetros de las islas Hawai.

Este es el aspecto de un carguero espacial Progress.

El Progress M-12M había sido lanzado desde el cosmódromo de Baikonur (Kazajistán), y según el escueto comunicado de la agencia Interfax “se desvió de la órbita prevista y se estrelló contra la tierra en el distrito Choiski en Altái". El motivo de este accidente ha sido atribuido a un fallo producido en uno de los motores del cohete portador Soyuz-U. Los operadores rusos perdieron el contacto con la nave pocos minutos después de su lanzamiento. Segun el parte de Interfaz, “el Progress M-12M envió un corto mensaje reportando un fallo y luego desapareció." Poco después la nave se estrellaba en un área boscosa y despoblada de Siberia, produciendo una explosión que pudo oírse a unos 100 kilómetros de distancia del punto del impacto. “Miré al cielo y vi una línea blanca como la que a veces dejan los aviones. Pero después me di cuenta que los aviones comerciales no vuelan tan bajo. Luego vi un objeto que desprendía chispas. Entró en una nube y me quedé mirando, esperando a que saliera por el otro lado. Pero no salió y de repente escuché fuertes explosiones. Una fue particularmente potente y luego resonaron otras dos, menos fuertes”, comentó una testigo del incidente.

Si bien la versión oficial preliminar culpa del siniestro a un problema producido en la tercera etapa del motor del cohete portador, que se detuvo y no logró impulsar el conjunto hasta la órbita, la agencia espacial rusa ha creado una comisión destinada a investigar a fondo el accidente. 

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Ariel Palazzesi

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

Lift, un misterio de las mentes de Twitter

Juegos Online de la Semana (25/08/11)