in

¿Se viene GDrive? ¿Qué significa?

Al menos eso es lo que aparenta, después de que un blogger encontrara algunas líneas de código en un archivo de JavaScript dentro del Google Pack. Hasta hace poco el gigante de Mountain View se había rehusado a realizar cualquier declaración que confirmara o negara la existencia de este muy esperado servicio, pero en este caso parece casi imposible negar que una línea de código vale más que mil rumores.

Nos gustaría decir que ya es oficial, pero todavía no podemos. La razón, obviamente, es que a pesar de estre significativo descubrimiento, nadie en Google se ha colocado frente a un micrófono para anunciar (o deberíamos decir "reconocer") la existencia de GDrive, o al menos la intención de crear GDrive. Pero la nube de rumores casi se ha disipado tras la aparición de este código misterioso que, a falta de otra explicación, no muestra otra cosa más que la descripción de GDrive.

La frase "almacenamiento y respaldo de archivos en línea" habla por sí sola. Algo como GDrive nos evitaría tener que invocar a algunos trucos que hemos visto para aprovechar el almacenamiento disponible en Gmail creando un disco virtual asociado a una cuenta de correo, o recurrir a alternativas que si bien muchas de ellas son gratis, suelen ser plataformas de promoción para sus servicios premium, con costosas tarifas anuales y megabytes contados.

Tal vez lo más atractivo de GDrive sea las plataformas de acceso que planea abarcar. Por un lado, el escritorio. Es una obviedad decir que GDrive será compatible con Windows, pero en cuanto a los otros sistemas operativos, tenemos que poner una pizca de duda en la receta. La razón para esto no es otra más que Google Chrome, llevando meses disponible y aún sin versiones para Linux y Mac. Aunque no tengan soporte directo sobre el escritorio en lo que sería un teórico modo off-line, tal vez estos sistemas puedan aprovechar la excelente oportunidad de acceder a GDrive gracias a un navegador web, método de acceso especialmente útil para quien se vea forzado/a a estar lejos de su ordenador. Útil, y a la vez demandante, si tenemos en cuenta la cantidad de navegadores disponibles y las variaciones en sus configuraciones. GDrive tendrá que funcionar con todos ellos, y nadie aceptará menos que eso.

Pero nos encontramos con la tercera plataforma: El teléfono móvil. BlackBerry, iPhone, Nokia o el que sea, cada vez hay más dispositivos compatibles con conexiones de alta velocidad. Al imaginar a GDrive siendo compatible con el móvil no podemos evitar hacer la asociación "tengo cobertura = puedo acceder a mis archivos", lo cual sería fantástico… siempre y cuando tu móvil pueda abrir tus archivos, claro. En cuanto a la música y las imágenes, no creemos que sea un problema muy severo, pero si es complicado abrir una planilla de Excel 2007 correctamente sin depender de la aplicación de Microsoft, es posible que sea bastante más problemático alcanzar este efecto en un móvil, con la posible excepción de aquellos que usen Windows Mobile.

Si por alguna razón Google decide cambiar su estrategia de un día para el otro y lanzar GDrive, en lo personal no creo que pueda alcanzar todo su potencial en el corto plazo, debido a que esta clase de sistemas de almacenamiento depende de un factor crítico, y es la velocidad de conexión a Internet. Cierto, las velocidades de descarga han mejorado muchísimo, y existen planes para aumentarlas aún más. Pero nadie habla de la velocidad de subida. Como ya hemos mencionado en otras ocasiones, las conexiones promedio la velocidad de subida suelen estar entre la cuarta y la octava parte de la velocidad de descarga. ¿Has intentado subir 50 MB a alguna parte con una tasa de subida de 128 kilobits por segundo? No se lo deseo ni a mi peor enemigo.

Más problemático aún, durante estos últimos días he tenido la posibilidad de utilizar algunas conexiones a Internet basadas en la tecnología 3G. Y lo cierto es que estuve a punto de masticar vidrio de la exasperación. Extrañé horrores a mi conexión ADSL durante el tiempo que tuve que sufrir a estas conexiones 3G, y la simple idea de descargar algún archivo relativamente grande de GDrive a través de mi teléfono móvil, me hará pensarlo tres o cuatro veces como mínimo. Puede que simplemente haya tenido algunos días malos de conexión (es posible, no lo negaré), pero sigo creyendo que las conexiones 3G son lentas para tareas de esta clase.

Tal vez lo mejor sea tomarse a GDrive con calma, y no caer en el furor que se vio con la salida de Google Chrome. Google está ofreciendo actualmente servicios muy buenos, como Gmail y Google Docs, pero de tanto en tanto también meten la pata. GDrive será realmente exitoso si demuestra que la gente tiene necesidad de él, y si las tecnologías actuales no le juegan en contra. Por supuesto, también habría que ver detalles como el contrato-licencia de GDrive, si Google quiere conquistar el mundo con él, o si quiere tu alma a cambio de que puedas usarlo, pero eso ya es otra historia…

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Lisandro Pardo

5 Comments

Leave a Reply
  1. es cierto la cobertura 3g es pesima en ciertos sectores, y no ahi nada como adsl pero es inevitable el hecho de que en algun momento de apuros nos veremos frustrados por no poder tener los datos a mano y la solucion sea tal vez peor que la enfermedad jaja

  2. y que vendria a ser lo que estoy usando para compartir archivos con otra gente? se llama GDrive, aparece como una unidad en Mi PC, hay que loguearse una sola vez y ya queda configurado…

  3. "¿Has intentado subir 50 MB a alguna parte con una tasa de subida de 128 kilobits por segundo? No se lo deseo ni a mi peor enemigo."

    128 kbps de subida dices?, eso es lo mejor que existe en este país a modo de ADSL. Estos primer mundistas y sus problemas… 😉

    Saludos desde Uruguay

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Agujero de seguridad en UAC de Windows 7 (y otras novedades)

¿Linux es palabra no grata en Xbox Live?