in

SeaOrbiter: el laboratorio que revolucionará la oceanografía


Un laboratorio flotante de 58 metros de altura, diseñado por el arquitecto francés Jacques Rougerie e inspirado en las ideas de Jean Jacques Cousteau, comenzará a ser construido este año. Está previsto que surque los océanos,  la mayor aparte del tiempo sumergido, convirtiéndose en una plataforma de investigación marina que parece una fantasía futurista de Julio Verne. El proyecto SeaOrbiter es la pieza central del pabellón francés en la Expo 2012 de Corea del Sur, y ya ha aprobado las pruebas industriales y de diseño necesarias para su puesta en marcha.

Posiblemente el nombre del arquitecto francés Jacques Rougerie ocupe un lugar de privilegio en la historia de la investigación marina junto a otros de la talla de Jean Jacques Cousteau. O al menos lo hará si el proyecto que ha presentando hace más de una década y que todo parece indicar comenzará a ser construido antes de fin de año se convierte en realidad.  Rougerie es el responsable del diseño del SeaOrbiter, un plataforma de investigación que tendrá 58 metros de altura que promete una nueva aproximación a la investigación oceanográfica. La mitad de esta estructura permanecerá sumergida mientras navega, lo que permitirá a un equipo de oceanógrafos recorrer los mares del mundo como si fuesen una versión moderna del Capitán Nemo imaginado por Julio Verne.

Jacques Rougerie comenzó a trabajar en el proyecto SeaOrbiter hace 12 años, y luego de recorrer el mundo buscando el dinero necesario para construirlo, parece que podrá convertir su sueño en realidad. Convertido en la pieza central del pabellón francés en la Expo 2012 de Corea del Sur, el SeaOrbiter ha superado exitosamente las pruebas industriales y de diseño necesarias para su puesta en marcha, y comenzará a ser construido antes de fin de año.

Todos los detalles técnicos están resueltos, y hemos trabajado desde hace cinco o seis años para conseguir apoyo industrial e institucional. SeaOrbiter se ha convertido en un proyecto financiero real hace dos años,” dijo el portavoz del proyecto Ariel Fuchs. Se sabe que construir este laboratorio costará unos 43 millones de euros, provenientes de instituciones de la talla de la Agencia Espacial Europea (ESA). Estudiará los fondos y corrientes marinas, y se propulsará principalmente con energía proveniente de fuentes limpias y renovables. Todo parece indicar que será el Calypso del siglo XXI.

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Ariel Palazzesi

Comentarios

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

Error 451: No disponible por “razones legales”

Croppola: La mejor composición para tus fotografías