in

Shewanella: La bacteria antinuclear

Aunque lo parezca, no se trata de ninguna organización ecologista formada por cívicos microorganismos dedicados a montar manifestaciones en las cumbres del G8. Pero casi, porque unos científicos norteamericanos investigan una bacteria prodigiosa, capaz de purificar metales tóxicos y pasarlos a sustancias inocuas. Pueden llegar incluso a limpiar metales como el uranio, el tecnecio y el cromo. Esperamos verla pronto en acción, zampandose todo residuo que encuentre a su paso. Cuanto más glotona, mejor.

Los comensales gozando de la exquisitez metálica que están a punto de degustar

No me imagino a esta bacterias con pancartas en ristre y gritando a los altos mandatarios ¡nucleares, no gracias! Pero es cierto que,  si esta investigación que está llevando a cabo Brian Lower (Universidad Estatal de Ohio) llega a buen puerto, podrían contribuir de una manera considerable a establecer un nuevo marco ecológico donde los residuos nucleares no serían tan problemáticos como ahora. La fascinante peculiaridad de estos pequeños seres radica en que son capaces de purificar materiales considerados tóxicos, de tal manera que sus componentes contaminantes son eliminados. Su nombre completo es Shewanella Oneidensis y se trata de una proteobacteria que comparte categoría taxonómica con otras bacterias tan conocidas (y dañinas) como la Salmonella o el Helicobacter. Pertenece la clase de las gammaproteobacterias y al orden de las alteromonadales. Paradójicamente, su pariente más cercana, la Shewanella putrefaciens, es la que se encarga de corromper el pescado y el marisco hasta convertirlo en un despojo hediondo y sumamente perjudicial para la salud. Suele encontrarse de forma natural en los suelos de cualquier parte, incluidos los cementerios nucleares como el de Hanford, situado en el estado de Washington (Estados Unidos). Buen currículum para una simple bacteria.

Aquí la tenemos devorando una deliciosa pitanza de óxido de hierro

Nuestra protagonista ha sido observada por varios microscopios de forma combinada y se ha logrado comprender cómo esta bacteria consigue descomponer químicamente las sustancias metálicas para extraer su oxígeno. Dicho coloquialmente: estos diminutos microorganismos son capaces de arrancarle al metal su componente de oxígeno para alimentarse. Vamos, que si fueran personas podrían comer recortes de lata con total tranquilidad. Y este potencial es el que los científicos de la Escuela de Recursos Naturales y Medioambientales de la Universidad Estatal de Ohio, pretenden aprovechar para purificar remanentes tóxicos de la actividad nuclear como son el uranio, el tecnecio y el cromo. La particularidad que muestran estas bacterias es que a pesar de encontrarse en el subsuelo o sumergidas bajo el agua, tienen la propiedad de obtener la energía que necesitan mediante el procesamiento de metales para obtener ese oxígeno que se les niega en las condiciones anteriormente apuntadas. El profesor Lower explicó que se trata de una especie de “respiración antigua” que utilizan estas bacterias cuando no pueden disponer de oxígeno por culpa de unas condiciones adversas. "Este tipo de respiración es fascinante desde un punto de vista evolutivo, pero estamos también interesados en cómo podemos utilizar las bacterias para remediar contaminantes tales como compuestos de uranio, tecnecio y cromo", concluye.

Fin del banquete y, como se ve, se han puesto más que moradas

Se espera que los científicos, mediante complejas técnicas de ingeniería genética, logren transformar una cepa de Shewanella con la capacidad de purificar sitios contaminados por residuos nucleares, con una eficacia superior a la de los medios empleados actualmente. Además, uno de los mayores peligros de estos residuos tóxicos reside en la solubilidad que muestran en el medio acuático. Esto representa una amenaza, sobre todo con respecto al suministro de agua local, porque el contaminante puede llegar por las capas inferiores de la tierra. Sin embargo, las Shewanella pueden convertir los compuestos metálicos en sustancias insolubles y quedarse almacenadas en el mismo lugar, impidiendo extenderse a los contaminantes. Si estos científicos tienen suerte con su investigación, pronto tendremos devoradoras de residuos nucleares inflándose de hamburguesas de Uranio y zumos de tecnecio.

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por imported_Kir

15 Comments

Leave a Reply
  1. Interesante… ahora faltan bacterias que sean capaces de degradar el plástico.
    Muy buena noticia.

    "Aunque lo parezca, no se trata de ninguna organización ecologista formada por cívicos microorganismos dedicados a montar manifestaciones en las cumbres del G8"

    Es que… no lo perece… …ni ahi….
    `Regiones oscuras de la imaginación´

  2. Pues a mi sólo me falta verlo en una camiseta con una flor y un sol sonriente y me lo trago.

    Mi imaginación debe ser más oscura que sobaco de escabarajo en pozo de petróleo a las 4 de la madrugada. Casi que ni la veo.

    Por cierto, bacterias comeplástico también hay. Mi sobrina, por ejemplo.

  3. lamento ser tan pesimista, pero viendo de donde viene la noticia… (ee.uu) no me sorprendería dentro de un tiempo, que traten de neutralizar armas nucleares, de otros países , menos el suyo, claro, para mantenerse como potencia (aunque esto es cosa de la gestión pasada y me refiero a bush, por ahí ahora no sea tan así la cosa)

    desde argentina… por ahí nos vendría bien la bacteria para limpiar un poco el riachuelo, ¿no?

    • De bush mejor refierete a Bush padre porque el sabe todo el juego qeu hace la seguridad nacional de EEUU su hijo solo es un cebo y un titere

    • Fernando… si leiste bien… te darás cuenta que el título esta errado… las bacterias no comen los metales radiactivos inactivandolos, absorben el oxígeno que contienen los desechos haciendolos insolubles en agua, es decir… que no degradan el material radiactivo, sino que lo insolubilizan devolviendolo a su estado metálico o de depósito (lo purifican), o sea que lo que ahora son cementerios de desecho… pronto serían minas de material radiactivo gracias a la bacteria.

  4. Que buen articulo aunque no dice que va hacer ecologico para la tierra, en pocas palabras lo que quieren decir es elminar todo residuo radioactivo como ya mencionados.

    Ahora si podran limpiar en su totalidad el terreno de chernobil entre otros.

  5. FalsoooooO!!!!! nadie entendio el articulo!!! la bacteria evita que el material de desecho radiactivo se propague haciendolo insoluble, no elimina el material radiactivo (la radioactividad no desaparece), como carajos una bacteria sería capaz de ingurgitar un pedazo de metal??? lo que hace es sacarle el oxígeno para sobrevivir…

    • La mera neta, la mayoria de los articulos nadie les entiende, se centran en minimineces como una coma o un pinche punto.

      Con respecto a que lo radiactivo no desaparece pos quien sabe, si en su enlace interviene el oxigeno pues yo creo que sí lo puede degradar y volverlo un lindo cacho de plomo xD

  6. Felicitaciones a los científicos que están trabajando en el estudio de esta bacteria Shewanella oneidensis, Llegué a este artículo buscando las bacterias que logran purificar el agua residual de la actividad minera. Tuve la suerte de ver un documental acerca de como con bacterias lograron potabilizar estas aguas y permitir que las truchas vivieran. Esto en USA por un biólogo joven de ese país. Si alguien tiene referencia acerca de este asunto, POR FAVOR comuníquense conmigo. Gracias anticipadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Portable Windows Movie Maker

Codec Sniper: Soluciona problema de códecs