in

Sony y la publicidad del futuro


Si no miraste el capítulo “15 million Merits” de la grandiosa serie Black Mirror, deja todo lo que estés haciendo y ve ya mismo a descargarlo. Luego de mirarlo sabrás exactamente por qué ahora te digo que el futuro que se viene es distópico para quienes no somos conscientemente consumistas y odiamos intestinamente a la publicidad. Si eres de los nuestros, agárrate del asiento porque Sony y su sentido de la publicidad del futuro acaban de patentar una tecnología para convertir los comerciales de la TV en videojuegos con los que el usuario interactúa para tener una relación más íntima con la marca. Te aseguro, no es de esos juegos en los que te gustaría participar.

La sobreabundancia de publicidad produce un impacto negativo sobre el usuario en términos del corto plazo, pero funciona de manera eficaz para los anunciantes en el largo plazo, cuando de tanto disparar a la diana, alguna flecha da en el blanco. Como los costos son relativamente bajos gracias a internet y la masividad de prospectos potenciales es abrumadora, un tiro certero por día  justificó toda la inversión y el círculo comienza otra vez, aunque en realidad nunca finaliza. Aún con esto por delante, las compañías buscan nuevas formas de publicidad en la que la interacción del usuario juegue un papel más importante en la penetración de la marca en su subconsciente y Sony ha dado en la tecla con un método que, al menos a mí, me parece terrorífico.

Sin disimularlo demasiado, la idea patentada por Sony establece que un consumidor tendrá la oportunidad de jugar con los anuncios televisivos para obtener recompensas. Estas podrán ser de dos tipos: la primera sería que el comercial se corte o dure menos tiempo del estimado por el anunciante. La segunda sería tangible y vendría en forma de cupones de descuento o similares, recompensas que te llegarían por correo, sms o correo electrónico. Un ejemplo posible sería el siguiente: Estás viendo tu programa favorito y se van a un corte comercial. En el mismo aparece una publicidad de –siguiendo el ejemplo de la patente- McDonald’s. En el comercial se indica que si te paras y gritas McDonald’s, el mismo finalizará y volverás a ver tu película o pasarás a otro comercial. Con tecnología de reconocimiento de voz y movimiento existente y en acción, otro modelo sería que ejecutes alguna acción con un control o con tu mano ante el comercial. Por ejemplo, tirar pepinillos a una hamburguesa en la TV para que el comercial termine más rápido. ¿Recuerdas el método Pavloviano? Estímulo > Respuesta. Acción > Recompensa. En la publicidad: más interacción = más penetración.

Nada sorpresivamente, el método presentado no estaría supeditado a que el prospecto esté en el cómodo sillón de su hogar, pues la patente menciona bluetooth, móviles, tablets, televisores, consolas y ordenadores de escritorio. Internet ya es un medio multiformato, y no olvides nunca que la razón de su éxito no es la comunicación social, sino la comunicación comercial; la publicidad. Sony da a entender que su publicidad del futuro usaría varios géneros de juegos, como los de disparos, carreras y trivias. ¿Te imaginas respondiendo sobre cuántas calorías tiene una hamburguesa para poder seguir mirando tu serie favorita? Alguien dirá: Sí, pero al menos es una forma de adelantar lo que no nos molesta. Es hasta cómodo. ¿Sí, pero hasta qué nivel de nuestra salud mental y libertad de elección queremos entregar a cambio de una comodidad? Google, Facebook y lo demás ya nos han hecho hacer esta pregunta varias veces.

Los libros, series, películas, estudios y la propia percepción de la realidad de cualquier persona con más o menos dos dedos de frente implica reconocer un estilo de vida consumista en el que básicamente todo el tiempo te quieren vender algo y tú -oh, casualidad- terminas comprándolo, directa o indirectamente, voluntaria o involuntariamente. La publicidad acecha la subjetividad del ciudadano promedio, convidándolo con muestras gratis que luego se pagan doble. En cualquier medio, en cualquier circunstancia y atravesando paredes íntimas que creíamos bien solidificadas, una marca penetra y se hace parte de tu experiencia reciente, detonando cientos de estímulos que quedan latentes en tu subconsciente.

Una vez que la publicidad entra, sale de dos formas: consumo o información sobre tus hábitos de consumo. Funciona como la posibilidad de decir por qué no quieres un anuncio o qué te ha parecido un anuncio en Facebook) Cuando escoges algo no estás bloqueando publicidad, estás filtrando qué publicidad quieres. Pero principalmente, estás sirviendo de conejillo de indias para los grupos de marketing. Cuando accedes a jugar con la publicidad, la penetración es mucho mayor, ya que se establece una duración más duradera y concreta que la simple visualización o escucha de un comercial grabado y final. El mundo como grupo de estudio. Yo no quiero eso. ¿Y tú?

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Nico Varonas

Comentarios

Leave a Reply
  1. Si ya los señores de Sony eran pesados concibiendo nuevos formatos exclusivos para simplemente sangrar más y mejor a las personas, de implantarse esta distopía (como muy bien afirma este buen artículo) serán ya un objetivo a combatir. Ellos tienen sus armas, nosotros las nuestras. Pero no habría que olvidar jamás que de implantarse esta aberración serían ellos los que comenzaron la guerra.

    No es fácil combatir la publicidad, máxime si es intrusiva. Requiere tener criterio y personalidad, además de práctica. La tecnología es una maravilla si funciona como ayuda y efecto multiplicador. Es un lastre si sirve a los aburridísimos objetivos de siempre por parte de las sanguijuelas corporativas: Sangrar dinero.

    Estoy harto de ser considerado siempre un número que solo sirve para alimentar un pozo sin fondo ávido de dinero y más dinero. Si Sony implanta esta basura estará diciendo bien a las claras lo que pretende, su estupidez será transparente para mucha gente.

    Ojalá no se implante nunca, pero si sucediera sería un placer combatirlo. No es imposible. Por mi parte he conseguido reducir mi consumo de televisión a una ratio de 10 horas/año. Y desde luego sin secuelas de ningún tipo.

    Creo que muchos que me están leyendo ahora opinarán como yo. Por mi parte me alineo con lo que expresa Nico Varonas: Yo tampoco quiero esto. Sony, en menuda empresa miserable te vas a convertir…

    No dejéis nunca de dar caña. No somos números, sino personas. No somos máquinas programadas, ni robots pavlovianos.

  2. Opino que si la gente saliéramos más a la calle a hacer vida, en lugar de pasarnos todo el día delante del ordenador y la tele, no se inventarían estos métodos de publicidad agresiva.

  3. Me acabas de dar un motivo para no cambiar mi LCD, sin conexión a internet, ni bluetooth, ni artilugios varios. Simplemente un LCD más. Cuando el servidor busque mi equipo y se quede WTF!! jajaja…

  4. Muy buena la peli "15 millones de créditos", vamos como las otras dos de la serie. La titulada "La historia completa sobre ti" nos dice cómo puede evolucionar proyectos como el Google Glass.
    Al hilo de la noticia, creo la publicidad intrusiva tiene los días contados, ya que es odiada por todos y no es demasiado eficaz. Estoy convencido de que quedarse mirando esos anuncios repetitivos en las cadenas de televisión puede producir serios problemas mentales, con eso lo digo todo.

  5. Este tipo de acciones publicitarias están lejos de ser responsables y apropiadas, pues insultan la inteligencia humana pretendiendo conducir y obligar al consumidor a actuar cual marioneta sin criterio ni opciones.

    La publicidad intrusiva y excesiva no es un factor innovador ni de desarrollo.

  6. me parece que en el futuro voy a terminar viendo más series y películas por la web donde las veo sin cortes publicitarios…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

Visual SyncAR: Realidad Aumentada sincronizada con la TV

Resident Evil 1.5: El Resident Evil “que no fue”