Menu

Tiradero Visual de la Semana (N°15)

Les dejo un suceso que acontenció hace muy poco y que narré con estas palabras en mi perfil de Facebook, a razón de una comadreja que apareció en el fondo de mi casa. Con mi mujer le llamamos Cuca, y hasta llegamos a grabarle un video. Para vuestra información, porque las menciono en el relato, La Rubia y Pampa son mis perras.

 


Ayer apareció muerta Cuca, la comadreja. Era de noche cuando la vimos, volvíamos con María de la quinta y yo casi me caigo al tropezar con su cadáver. Estaba en el patio delantero de mi casa, a unos metros de la entrada, a pasitos del fuentón lleno de agua de lluvia que tenemos para regar la higuera.

Olía a podredumbre, como huelen las comadrejas, así que no tardé en dar con la identidad del occiso, aún oscuro como estaba. Luego de una rápida inspección, palo de escoba y linterna mediante, noté que la víctima no tenía heridas consecuentes al de un ataque canino. Su cuerpo estaba aún flácido, su boca estaba abierta y la lengua le sobresalía de una manera bastante rara. También encontramos, todo alrededor de donde yacía, lo que solo puedo describir como “diarrea sanguinolenta”.

La Rubia estaba enloquecida y quería jugar con el cadáver, así opté por culminar mi estudio forense CSI, embolsar el cuerpo y limpiar la zona con lavandina, agua y más lavandina. Mis sospechas indican que la comadreja fue envenenada. La ausencia de marcas de lucha y las heces sangrientas a los costados del cadáver apuntan a eso. El principal sospechoso, por supuesto, es el vecino del fondo, el que tiene el gallinero.

La comadreja habitaba en mi fondo, como se puede ver en el video del primer comentario. Por supuesto, el animal se alimentaba en el fondo de mi vecino, de huevos y pollitos. En uno de sus viajes, la comadreja comió allí algo que la envenenó. El veneno no mata instantáneamente, así que murió luego, lentamente, en su casa, mi fondo.

La Rubia había vuelto conmigo, así que ella no extrajo el cadáver de la comadreja de su escondite. Pampa no tiene ese tipo de carácter, y más bien le escapa a lo que no conoce. Así que mi conclusión es que la comadreja, moribunda, salió de su escondite para beber agua (por que eso imagino que hacen las comadrejas cuando están envenenadas y muriéndose). Su cuerpo quedó muy cerquita del fuentón lleno de agua de lluvia, el mismo que tal vez hubiese aliviado un poco su sufrimiento antes de fallecer.

Caso cerrado

Deja tu voto

30 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 34

Upvotes: 32

Upvotes percentage: 94.117647%

Downvotes: 2

Downvotes percentage: 5.882353%

Tú puedes crear un post como este ¡Crea un post ahora!

Deja una respuesta