in

True Skin: Una mirada sobre el futuro de nuestra existencia (corto)

Mezcla de Blade Runner, Total Recall, Enter The Void y un poquito de District 9, el nuevo corto de Stephan Zlotescu muestra un futuro en donde la aumentación biónica es la manera de vivir más y mejor ante una naturaleza que avasalla nuestros deseos de inmortalidad y salud. Androide o humano, real o irreal, natural o artificial. Una decisión que hoy parece lejana y que un futuro próximo podría mostrar como cotidiana. Este es el argumento de un corto sobre el futuro de nuestra existencia llamado True Skin que ya tuvo repercusiones como para extenderse a otros formatos más largos y producidos.

Como uno de esos chips que el mercado negro de las ciudades del futuro venderá a precios encandiladores, las imágenes de la distopía futurista ya están implantadas bajo nuestra piel, formando parte de nosotros y modificando nuestra percepción de este presente. La contradicción existencial y biológica, en la que diariamente tratamos de crear tecnología innatural para resolver problemas “no resueltos” por la naturaleza, nos mueve a pensar devenires civilizatorios en donde la gente ilumine sus caras con neón incrustado en el acero quirúrgico de nuestras biónicas mandíbulas, piernas, manos, ojos, lo que sea.

La idea de convertirse en un androide conlleva intrínsecamente la de desconvertirse  en humano, aunque sea un problema del que los filósofos y el general de la civilización no prefiere ocuparse por ahora. Algún día, si se da como algunos piensan, llegará el momento de pensar tu existencia y tomar decisiones claves, y de eso trata True Skin, un corto sobre el futuro de nuestra existencia y la verdadera esencia humana

Los sintetizadores abren los oídos y preparan los ojos para la lluvia de neón y destrucción humana que hay en las calles, donde la sociedad echa de sus espacios a quienes no han tenido la posibilidad de adaptarse al devenir de los tiempos. La llama viva de la mirada humana es de menor intensidad ante el neón brillante de las pupilas autoadaptables. Kaye, el protagonista, lo sabe muy bien y aunque todavía se mantiene como un natural, las dudas sobre la nueva vida que le ofrecen todo tipo de seres humanos aumentados lo está poniendo ante una duda existencial cuyas opciones ya conoce. El corto True Skin relata en 6 minutos un tratado futurista sobre el Ser, y plagado de conceptos y con un arte delicioso en la forma de mostrarlos, N1ON se ha hecho de millones de aplausos en tan sólo unas cuantas semanas de estrenado.

Para realizar la obra llamada True Skin (Piel verdadera, en una castellanización de la cual no me siento orgulloso), se utilizó una cámara profesional Canon 5D Mark II y según el autor del mismo, Stephan Zlotescu, las animaciones y todos los efectos especiales se lograron gracias a la ayuda del Pratt Institute y la School of Visual Arts. Lo más interesante es que a pesar de la “modestia” de la producción, varios estudios de Hollywood mostraron interés en la obra y se llegó a hablar de una extensión del corto apañada por un casting de reconocidos actores y con una inversión considerable para los efectos y la ampliación de la trama.

Además, Scott Glassgold, manager del director, anunció que también habían recibido ofertas para que en vez de una película, el corto mutase en un videojuego de acción moderno, muy similar a los que están saliendo actualmente como Dishonored o Remember Me. Así ha sido la percepción de una trama intrigante y que mueve a pensar sobre qué nos pasará cuando, llegado el momento, estos divertimentos actuales sobre el futuro sean problemas del presente.

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Nico Varonas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cómo medir el ancho de banda de tu conexión

Un smartphone con pantalla de tinta electrónica