in

Una batería que funciona con orina

De papel y del tamaño de una tarjeta de crédito, genera electricidad con la orinaLa ciencia está tratando siempre de encontrar la manera de producir “biochips” que puedan realizar tests para varias enfermedades, entregar resultados casi inmediatos y, lo mas importante, puedan ser producidos en serie.
Liderados por el Doctor Ki Lee, un equipo de la Universidad de Singapoore ha diseñado una batería de papel que es pequeña, barata y que ingeniosamente utiliza la orina como fuente de energía.
La composición química de la orina es ampliamente utilizada para encontrar signos de varias enfermedades, y también como un indicador del estado general de salud de una persona.
Aunque hay dispositivos que miden estos indicadores en la orina, siempre necesitan energía eléctrica o baterías alcalinas, lo que encarece su uso. Pero esta es la primera vez que se encuentra una forma de producir energía tan barata como la producción de estos biochips.
La batería esta diseñada con una capa de papel que está cargada con Cloruro de Cobre (CuCl) y tiene dos bandas de magnesio y cobre. Al estar entre la sal entre esas dos bandas la corriente generada por su reacción con la orina fluye por las bandas, con ambos signos ya que el magnesio actúa como el ánodo y el cobre como el cátodo.
Utilizando 2 mililitros de orina las baterías produjeron un voltaje de 1,5 V, con una potencia máxima de 1,5 miliwatts. Los valores obtenidos pueden ser alterados con solo modificar las dimensiones de las bandas.

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por editorwp_2544

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Día de Internet

El primer móvil DVB-H del mundo, LG-U 900