in

Vacuna en polvo contra el sarampión

Una nueva vacuna en polvo aspirable podría reemplazar a las clásicas inyecciones que reciben los niños en la lucha contra el sarampión y salvar miles de vidas en el mundo. La Sociedad Química Americana, en el marco de su 238º Encuentro Nacional, presentó la primera vacuna inhalable de polvo seco, y anunció que empezará a probarse en ensayos clínicos en la India el año próximo.

Casi todos los que hemos visto la cara de un niño cuando recibe una vacuna, mediante el pinchazo de una aguja, hemos pensado que debería existir un sistema diferente para inmunizar a los pequeños, para evitarles ese duro trámite. Sin embargo, hay razones más poderosas que la eliminación de ese pequeño dolor a la hora de buscar sistemas de administración de vacunas que no utilicen agujas, ya que estos elementos son a menudo portadores de infecciones (si no se esterilizan convenientemente) o incluso de enfermedades como el SIDA o la hepatitis. Estos riesgos son aún mayores en poblaciones pobres, en las que la palabra “descartable” parece haber sido eliminada del vocabulario.

La nueva vacuna en polvo aspirable podría reemplazar a las clásicas inyecciones

Enfermedades que debidamente prevenidas revisten poco riesgo, como el sarampión, afectan  a varios millones de niños en la India cada año, provocando unas 200.000 muertes que podrían evitarse simplemente administrando una vacuna a tiempo. Robert Sievers, de la Universidad de Colorado (Estados Unidos), presente en el encuentro de la  Sociedad Química Americana, explicó que de la misma forma que “muchas infecciones graves, como el sarampión, pueden entrar en el organismo por inhalación", también pueden administrarse vacunas. “Una vacuna contra el sarampión convertida en polvo seco ofrece la posibilidad de vacunar a bebés, niños y adultos mediante la inhalación, evitando todos los problemas asociados a las clásicas inyecciones líquidas”. Sievers sabe de que habla: fue el encargado de dirigir una investigación que culminó con la creación de una vacuna inhalable que funciona a través de un proceso conocido como CAN-BD.

Para elaborar este tipo de vacunas se sigue el procedimiento básico de las vacunas líquidas, en las que se utilizan como base ejemplares del virus del sarampión debilitado. En este caso, los virus se mezclan con dióxido de carbono en estado supercrítico -un estado en el que parte del CO2 se encuentra en estado gaseoso y otra en estado líquido- para generar gotas y burbujas microscópicas. El compuesto se deja secar y se convierte en un polvo que, luego de ser filtrado, puede administrarse a los pacientes.

Hay razones más poderosas que la eliminación del dolor.

En lugar de jeringas y agujas, se utiliza un pequeño saco de plástico con una abertura, similar al cuello de una botella de agua. Basta “con una sola aspiración profunda a este cilindro, un niño puede ser vacunado eficazmente”, asegura Sievers. Los resultados de los ensayos realizados en animales demuestran que el sistema es tan eficaz como la vacuna tradicional. “Las vacunas infantiles que puedan ser inhaladas, o directamente suministrada a través de las mucosas, ofrecen importantes ventajas con respecto a las inyectadas. No sólo podrían reducir el riesgo de infección del SIDA, de hepatitis y de otras enfermedades graves causadas por agujas no esterilizadas, sino que pueden resultar más efectivas para luchar contra la enfermedad”, agrega Sievers.

La idea no es del todo nueva. En 1999 se efectuó un ensayo en modalidad "doble ciego" con 4561 adultos sanos, elegidos al azar, con edades comprendidas entre 18 y 64 años. Estas personas estaban suscritas a 13 centros de salud de los Estados Unidos, y mientras un grupo recibió una vacuna trivalente intranasal elaborada a base de virus vivos atenuados, el otro grupo recibió un placebo. Las personas vacunadas tuvieron uno o más episodios febriles durante épocas de brote, al igual que las no vacunadas. Pero la vacuna inhalable redujo de manera significativa el número de episodios febriles graves y de enfermedades febriles del árbol respiratorio superior. Diez años más tarde, un sistema similar salvará la vida de cientos de miles de niños.

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Ariel Palazzesi

7 Comments

Leave a Reply
  1. Huy una noticia meneada.

    Que la vacuna contra el sarampion no es la que te deja una cicatriz tamaño melón?

    De las primeras lineas de defensa es la mucosa nasal, por sentido común vendría bien inhalar un poco del virus de sarampión debilitado. Lo malo es que, a pesar de ser lo más saludable tener las narices tapadas de mocos, es asqueroso.

  2. […ya que estos elementos son a menudo portadores de infecciones (si no se esterilizan convenientemente) o incluso de enfermedades como el SIDA o la hepatitis….] Porque colo can "o incluso", el SIDA y las hepatitis (la mayoria) son enfermedades infecciosas. Deberian colocar algo asi:
    "…ya que estos elementos son a menudo portadores de infecciones (si no se esterilizan convenientemente) incluyendo enfermedades como el SIDA o la hepatitis…"

    Y no se que son tan amarillos por un pinchazo que no duele, asi se distribuye ese miedo estupido por las jeringas y agujas (tampoco es recomendable amenazar a los niños con las vacunas).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

OpenStreetMap: Wikipedia de los mapas

La Gran Ola: Nueva teoría del Universo