La capa de hielo de la Antártida empezó a colapsar

La antártida occidental correrá peligro luego de que el Thwaites desaparezca

Mientras que los mismos que niegan la evolución intentan argumentar en contra de la teoría del calentamiento global, un desastre ambiental se está desarrollando en cámara lenta. A principios de esta semana, dos equipos de científicos informaron que el glaciar Thwaites, una piedra angular que sostiene la enorme capa de hielo de la Antártida Occidental, está comenzando a colapsar, derrumbándose paulatinamente. El panorama a largo plazo es sombrío.

Y un día vamos a terminar pagando las consecuencias del castigo permanente que le hace nuestra civilización a la Tierra, poniendo en riesgo todo lo que con naturalidad ha ido evolucionando luego de millones de años. Es que mientras a nosotros 50 años nos parecen una eternidad, 200 años en la vida de un glaciar no es nada; es meramente un pestañeo. Ese es el tiempo que le han dado los científicos al glaciar Thwaites, de 182.000 kilómetros cuadrados ubicado en la Antártida Occidental, que se ha desprendido para comenzar un largo proceso de colapso sobre sí mismo, derritiéndose y aumentando el nivel del mar considerablemente.

 

 

La noticia surge luego de dos presentaciones realizadas por dos equipos científicos. Uno de ellos combinó los datos sobre el reciente desprendimiento del glaciar Thwaites de 182.000 kilómetros cuadrados con un modelo diseñado para ver la dinámica de los glaciares y predecir su futuro. En un artículo publicado en la revista Science, señalan que en tan sólo 2 siglos el borde más externo del glaciar Thwaites se derretirá sobre el mar antártico. Básicamente, su modelo sugiere que el glaciar colapsará rápidamente una vez se mueva lo suficiente en estado de independiente del continente antártico debido a que éste se asienta debajo del nivel del mar en una especie de depresión en forma de bol. Una vez que el glaciar llegue al borde de ese bol geográfico, el derrame será inevitable. El segundo equipo, publicando en la revista Geophysical Research Letters (GRL), describe el reciente mapeo de radar de los glaciares de la Antártida Occidental y confirma que la cresta de 600 metros de profundidad es el último obstáculo antes de que la roca subyacente del glaciar se sumerja en un “hondo recipiente”.

 

El glacial en cuestión
El glacial en cuestión

 

Ambos equipos de investigación dicen que su colapso podría inundar la Antártida Occidental con agua de mar debido a las conexiones que existen a través de las cuencas internas con otros glaciares. De esta manera, se perdería muchísimo hielo en la zona y esto equivaldría a una suba global del nivel del mar en unos 3 metros de altura, lo que podría ser muy peligroso para algunas ciudades costeras. Para predecir el destino del Thwaites, el equipo conectó los datos de los mapas de satélite y de radar de aviones del glaciar y los de la roca madre subyacente a un modelo de simulación por ordenador.

 

La antártida occidental correrá peligro luego de que el Thwaites desaparezca
La antártida occidental correrá peligro luego de que el Thwaites desaparezca

 

En las simulaciones se mostraron los resultados a largo plazo, que muestran cómo en 200 años el glacial se derretirá. Y eso es en el más conservador de los escenarios, alertaron desde el European Remote Sensing Satellite, que viene midiendo los 14 kilométros de retiro del glaciar desde 1992 a 2011. En cuanto al resultado, Eric Rignot, un científico del clima de la Universidad de California y escritor del estudio de mapeo de radar del GRL dice que la simulación en el ordenador no es totalmente confiable porque no cuenta con el calentamiento que podrían sufrir los mares en las próximas décadas, por lo que el derretimiento del glaciar podría ser antes de lo pensado. Lo peor es que no hay nada que hoy podamos hacer al respecto para evitarlo (sí se podría desacelerar), y una vez que el Thwaites se haya ido, el resto de la Antártida Occidental podría estar en riesgo.

 

Deja tu voto

0 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

  • nahuelito

    En 200 años yo ya voy a estar bajo tierra, no creo que me afecte..

    • Anónimo33

      Pues nada hombre, como no vas a estar vivo, pasamos de todo, y les vamos enseñando a ir en canoa a nuestros hijos y nietos.

    • facepalm

      entonces hacete eunuco .. así nos vas a tener hijos que la sufran ..

  • Molusco

    Ya lo dijo Podeti: “Moriremos como ratas!!”

    • Laura González

      Ah! yo no sé nadar.

  • marcos

    donde esta dicho que la gente que no acepta la evolucion no reconce el calentamiento global? mucho prejuicio veo

    • BestmanPi

      Totalmente de acuerdo con tu opinión. Es como si dice que los que no creen que se llegó a la Luna tampoco creen en el calentamiento global. O como si yo digo que los mismos que alarman sobre el calentamiento global son los mismos que alarmaban con el agujero de la capa de ozono, que desapareció sin saberse como. En todas las cosas hay ciclos, lo mismo que las olas del mar. Un ser diminuto que viviese en una playa y viese venir una ola, podría pensar que va a seguir entrando agua, sin parar, hasta inundarse todo el mundo, pero lo mismo que la ola llega, se va y luego viene otra y así sucesivamente.
      El tema es que la ecología, al igual que las guerras, el hambre, las drogas o la pornografía, es un negocio muy rentable y se tiene que crear alarma social para que pueda subsistir.

      • D.Sarkissian

        “El tema es que la ecología, al igual que las guerras, el hambre, las
        drogas o la pornografía, es un negocio muy rentable y se tiene que crear
        alarma social para que pueda subsistir.”

        Lo leo y aún no puedo creerlo. De seguro vives muy cómodo en tu agujero para poder escribir algo así.

  • lachy

    Es algo muy procupante, algunos deverian tener un poco de conciencia

  • Leonmafioso

    Deberian no, deberiamos, porque todos desperdiciamos energia de una u otra forma, ya sea que una unica persona utilice un automovil diseñado para seis personas, ya sea por dejar los cargadores de celulares conectados en vacio.