in

Retroinformática: Oric 1 (1983)


Retroinformática: Sinclair ZX80 (1980)

El éxito de los ordenadores desarrollados por Sinclair en Inglaterra a principios de la década de 1980 hizo que varios fabricantes intentasen crear máquinas más o menos similares para poder conquistar parte de ese valioso mercado. Tangerine Computer Systems hizo lo propio con el Oric 1, un microordenador doméstico diseñado específicamente para competir con el Sinclair ZX Spectrum pero basado en el microprocesador MOS 6502. Fue comercializado a través de una empresa creada especialmente para ese fin -la Oric Products International Ltd- y consiguió vender unas 210 mil unidades. Superaba al Spectrum en algunas características, pero la enorme cantidad de bugs contenidos en su ROM dificultaron la programación de juegos comerciales, lo que determinó su caída..

La historia demuestra que cada vez que alguien tiene una idea más o menos original, aparece alguien más decidido a aprovechar el momento e intentar sacar algún provecho de la situación. La decisión de Sir Clive Sinclair de crear un ordenador económico pero atractivo que fuese utilizado por la mayor cantidad de personas posibles, cristalizada en el ZX80 primero, el ZX81 después y en el muy popular ZX Spectrum más tarde fue una de estas “ideas originales”. Muchos fabricantes de equipos electrónicos vieron de pronto la oportunidad de fabricar un producto que resultase realmente exitoso y rentable, capaz de quitarle a Sinclair una porción de la enorme torta que había conseguido.

El Oric 1 era ligeramente más barato que el ZX Spectrum.

Tangerine Computer Systems se encontraba en una buena posición para intentar esta aventura. Hacia poco que había desarrollado el Tangerine Microtan 65, uno de los primeros ordenadores comercializados en forma de kit –comprabas un montón de piezas sueltas y armabas el ordenador tú mismo– basados en el microprocesador MOS 6502, y había logrado vender una respetable cantidad de unidades. Los responsables de la empresa habían tomado la decisión de construir un ordenador de sobremesa que resultase útil para el mercado profesional, pero la aparición de las máquinas de Sinclair les hicieron cambiar de idea: difícilmente un ordenador orientado a la pequeña empresa o profesional independiente pudiese venderse en las cantidades que se vendían las pequeñas máquinas “ZX”. Había que modificar los planes.

El nuevo objetivo fue construir un ordenador pequeño, potente, con coloridos gráficos y barato, capaz de conquistar a los jóvenes que utilizaban estas máquinas casi siempre para jugar. El resultado fue el Oric 1, que a pesar de haber heredado unas cuantas características del viejo Microtan 65 incluía la suficiente cantidad de novedades como para ser un producto atractivo. La principal diferencia con el Spectrum seria su microprocesador, ya que en lugar del Zilog Z80 haría uso “clones” del MOS 6502 ( Synertek SY6502A o Rockwell R6502AP) que ya habían utilizado en su predecesor. Se construyeron dos versiones, una con 16KB de RAM y la otra con 64KB. El precio al público era de 129£ y 169£ respectivamente, lo que lo hacia ligeramente más barato que el ZX Spectrum. 

La memoria ROM, de 16 KB, albergaba un BASIC derivado del de Microsoft y ampliado con comandos especiales para controlar el sistema de sonido. El diseño del equipo permitía que algunos periféricos ampliasen la ROM, de forma que -por ejemplo- la unidad de discos flexibles (que finalmente nunca tuvo) agregase sus propias rutinas de control. El modelo vendido como “64KB” en realidad ponía al alcance del usuario solo 48KB, ya que los otros 16KB de RAM quedaban “solapados” con la ROM y aunque podían “verse” desde los programas escritos en ensamblador, eran inaccesibles desde el BASIC. Tampoco había memoria especifica para el vídeo (VRAM), sino que se utilizaba la parte superior del mapa de RAM del usuario. En modo texto podía mostrar 40 columnas de 28 caracteres, con 8 colores posibles. El juego de caracteres era un set del ASCII de 128 elementos, dibujados en una matriz de 6 x 8 píxeles que podían ser modificados por el usuario. En el modo gráfico podían direccionarse 240 x 200 píxeles y -irónicamente- padecía el mismo problema de atributos (llamado colour clash o attribute clash en Inglaterra) que el Spectrum, al poder direccionar solamente un color por línea.

Placa madre del Oric 1

El aspecto del ordenador también recuerda al de las máquinas Sinclair. Se trata de una carcasa pequeña, de 280 x 178 x 150 mm, inyectada en plástico de color blanco con un teclado ligeramente inclinado asentado sobre una zona de color negro. Las 57 teclas son como las del Spectrum, del tipo “chicle”, aunque de material plástico en lugar de goma. Extrañamente, no hay teclas para el control del tabulador ni CAPS LOCK (mayúsculas). Un pequeño altavoz permitía al usuario escuchar los sonidos de su ordenador, que eran generados a través de un chip General Instrument AY-3-8912. Este sistema proporcionaba hasta tres canales de 8 octavas de sonido más uno adicional de ruido blanco. El volumen disponía de 16 niveles posibles. Los datos y programas se almacenaban en casetes de audio gracias a la interfaz incorporada, que permitía velocidades de 300 y 2400 baudios. La señal de vídeo podía tomarse a través de un conector de RF UHF situado en la parte posterior o mediante un conector DIN 5 con las señales RGB. Un conector de 20 pines proporcionaba una salida del tipo paralelo y un conector de bus de 34 contactos permitía la ampliación mediante cartuchos. La fuente de alimentación, externa, entregaba 9 voltios  y poco más de medio Amper.

En algunos puntos, como la posibilidad de utilizar un monitor RGB, su bajo precio o la calidad de su teclado, superaba al Spectrum. Pero la gran cantidad de bugs contenidos en su ROM dificultaba enormemente la programación “seria” de juegos de vídeo comerciales, por lo que pocos títulos aparecieron en el mercado. Sin ellos, el Oric 1 estaba sentenciado, y solo se vendió durante poco tiempo. Así y todo, se comercializaron unas 160 mil unidades en Gran bretaña y más de 50 mil en Francia, bastante menos de las 350 mil proyectadas pero las suficientes como para que Tangerine consiguiese vender la división Oric Products International Ltd a Edenspring por unos suculentos 4 millones de libras esterlinas. Fue reemplazado por el modelo Atmos primero y el Stratos después, pero esa es otra historia que te contaremos pronto. ¡Hasta la próxima!

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Ariel Palazzesi

Comentarios

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

Internet consume el 2% de la energía mundial

The Pirates! Band of Misfits (trailer)