Actualizando Windows desde la versión 1 hasta la 10

31 años de upgrades, y pura locura

La primera versión de Windows fue lanzada al mercado en noviembre de 1985. Calculo que muchos de nuestros lectores ni siquiera habían nacido en aquel entonces, pero era una época en la que Windows apenas funcionaba como entorno gráfico untado sobre MS-DOS. Con más de tres décadas sobre los hombros, Windows evolucionó hasta convertirse en un sistema operativo completo por mérito propio, y jamás perdió la capacidad de upgrade, detectando elementos de una versión anterior para incorporarlos a la siguiente. Dicho eso, ¿qué tal suena un vídeo que nos muestra la ruta completa de actualización en Windows, desde la versión 1 a la 10?

Mi ordenador principal tiene pendiente una reinstalación completa de Windows, y básicamente estoy esperando a que Microsoft lance el Creators Update de Windows 10 para que todos sus hotfixes queden integrados en una sola imagen ISO oficial. Si el resultado final no me gusta, supongo que no tendré problema alguno en regresar a Windows 7, más allá de las sesiones de Windows Update que toman tres o cuatro horas (en un buen día). Sin embargo, lo que nos trae aquí hoy no es un downgrade, sino un upgrade. Mejor dicho, es el tatarabuelo de todos los upgrades. En marzo del año 2011, el canal TheRasteri en YouTube publicó un vídeo llamado «Chain of Fools», en el que muestra todo el proceso de actualización desde Windows 1.0 hasta la última edición disponible. Seis años después tenemos tres versiones nuevas de Windows, y la decisión fue actualizar el contenido.

(N. del R: Debo advertir que hay un poco de contenido NSFW. Al narrador le gusta dibujar ciertas cosas en Paint…)

El vídeo comienza con la instalación de IBM PC DOS 3.10, que era una de las versiones más comunes cuando Windows 1.0 llegó al mercado. También destaca la disponibilidad de algunas de las funciones de Windows 1.0 en herramientas independientes, como fue el caso de Aldus PageMaker. Windows 2.0 logró retener la configuración de la interfaz con varios ajustes manuales, mientras que Windows 3.0 importó todo automáticamente, además de detectar aplicaciones previas. La instalación de Windows 3.1 requirió una actualización a MS-DOS 5.0, y como referencia, se instaló un viejo juego de Monty Python. Windows 95 conservó el esquema de colores, y Windows 98 cometió un par de errores (dos versiones de Internet Explorer, 4.0 para W98 y 5.0 para 3.1). A diferencia del vídeo original, esta vez decidió actualizar Windows 98 a Windows ME, sin mayores sobresaltos.

Windows XP demandó la conversión de la partición a FAT32, y fue la primera en descartar la configuración de colores debido a su tema de fábrica, pero todos los programas instalados a partir de Windows 3.0 seguían funcionando, incluso aquellos que no lo hicieron en Windows 9x. Las actualizaciones a Windows Vista (con una conversión a NTFS en el medio) y Windows 7 mantuvieron una retrocompatibilidad similar. Como era de esperarse, Windows 8 dejó la interfaz de cabeza, aunque los viejos programas seguían allí, y la mayoría funcionó bien. Después de pasar por Windows 8.1, el vídeo finaliza con Windows 10, que una vez más ignoró cualquier personalización de interfaz. Sin embargo, al rastrear viejos programas de Windows 2.0 en el disco duro, TheRasteri comprobó que aún se ejecutaban sin problemas, al igual que el juego de Monty Python. En resumen: Es una pesadilla como pocas, pero a la vez confirma que la retrocompatibilidad de Windows resiste casi todo.

Deja tu voto

15 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 19

Upvotes: 17

Upvotes percentage: 89.473684%

Downvotes: 2

Downvotes percentage: 10.526316%

  • German Cecch

    Hace falta poner un video que incluye imagenes de penes eyaculando? Muy desagradable.