in

GeekyGeeky

«Tocadiscos binario»: Leyendo texto en discos de madera

Explorando medios de almacenamiento, de un modo muy especial


Tocadiscos

A mediados de 2018 aprendimos cómo funciona un tocadiscos, y la forma en que el audio es almacenado sobre discos de vinilo. Un par de meses más tarde observamos a un CD-ROM bajo el microscopio, todo un festival de puntos y rayas simbolizando unos y ceros. ¿Qué sucede si combinamos ambos conceptos? El resultado es un tocadiscos binario, fabricado por el usuario de YouTube John Bumstead, con la capacidad de leer texto codificado en grandes discos de madera.


Uno de los aspectos más interesantes del sistema binario es que podemos usar casi cualquier cosa para representarlo: Luces, botellas, frutas, ¡agujeros! Las tarjetas perforadas fueron nuestras principales aliadas a la hora de almacenar y reproducir código, y aunque hoy se las considera obsoletas, su legado es gigantesco. Pero la tarjeta es apenas un formato. Cualquier objeto que reciba agujeros tiene el potencial de convertirse en un medio de almacenamiento, siempre y cuando exista un método para recuperar la información más tarde. Entonces, ¿qué tal un tocadiscos? Y no me refiero a uno tradicional: Este lee texto.



El tocadiscos binario es un desarrollo de John Bumstead, ingeniero óptico que decidió demostrar cómo funcionan los dispositivos de almacenamiento, básicamente modificando su escala. Los discos de madera poseen agujeros y «no-agujeros» (así los llama Bumstead) que bloquean un láser o lo dejan libre, ceros y unos respectivamente. A través de esa combinación, Bumstead puede codificar pequeñas muestras de texto, que luego son reproducidas en una matriz LED, y acompañadas por notas MIDI. En promedio, sus discos almacenan unos 700 bits debido al tamaño de los agujeros, y eso lo obliga a usar mensajes muy cortos. A modo de comparación, un CD convencional de 700 megabytes guarda ocho millones de veces más información.

Tanto el vídeo como su tutorial en Instructables exploran la construcción del dispositivo, que es más complejo de lo que aparenta (la fase de prototipos fue difícil). Bumstead explica que necesita dos detectores, uno para leer la información, y otro para que no pierda el timing (en otras palabras, «el reloj»). La lista de materiales requeridos es larga, e incluye a un Arduino Nano. Más allá de sus dificultades naturales, estamos convencidos de que deberías reproducir al proyecto si tienes la oportunidad.


Accede al tutorial: Haz clic aquí


Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Lisandro Pardo

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0
Televisor

Un viejo TV afectó el servicio de Internet de un pueblo galés por 18 meses

Vertedero Animado de la Semana (N°122)