¿Cómo funcionaba el sistema de trucos «Game Genie»?

Un verdadero clásico para obtener vidas infinitas y más

Algunos juegos podían ser particularmente brutales con su dificultad, y cuando el desarrollador no habilitaba ninguna clase de ayuda, la única opción para los jugadores era adoptar un sistema externo de trucos. Los tres nombres principales del mercado eran Action Replay, GameShark, y el Game Genie, tan repudiado por Nintendo que incluso demandó a uno de sus distribuidores originales. Hoy vamos a ver de cerca el funcionamiento del Game Genie, y a decir verdad, es mucho más complicado de lo que imaginamos…

Existe una vieja frase para describir la dificultad de juegos clásicos, y es «Nintendo Hard». Battletoads, el primer Contra sin códigos Konami, Castlevania, Ghosts ‘n Goblins, Ninja Gaiden, Mega Man, TMNT, Punch-Out!…títulos implacables si los hubo. La idea era que el jugador siempre volviera por más, pero en muchos casos la frustración se hacía tan grande que quedaban a medio terminar. Claro que… llevar la dificultad al máximo no fue algo exclusivo de Nintendo. El resto de las plataformas no se quedaban atrás, y la búsqueda de trucos era constante. Seamos sinceros: La mayoría de las publicaciones dedicadas a los videojuegos en los ’80 y ’90 existían para compartir trucos, trampas y atajos. Sin embargo, eso adquirió otra dimensión con el lanzamiento de los «cheat systems», entre los que se destaca el Game Genie.

El vídeo explica todos los detalles técnicos sobre la interacción entre el Game Genie y las diferentes plataformas para las que fue lanzado. Características esenciales como el procesador de las consolas y el uso de «bank switching» cambiaban radicalmente su funcionamiento, pero en términos relajados podemos decir que el Game Genie es un «hombre en el medio» que intercepta la comunicación entre la ROM del cartucho y la consola. Todo lo que debía hacer el jugador era ingresar un código especial para modificar un par de bytes vinculados a un elemento dentro del juego, por ejemplo, la cantidad de vidas disponibles o el tiempo restante. Cuando el procesador necesita ejecutar o leer algo desde la ROM, el valor dentro del cartucho se almacena en un registro interno. El trabajo del Game Genie es monitorear cada lectura de la ROM, y si uno de los códigos afecta a una ubicación de memoria, «secuestra» la señal para reemplazarla con otro valor.

Esta técnica hace que un código sólo pueda leer y/o modificar una zona de memoria a la vez, por lo tanto, el Game Genie aceptaba entre tres y cinco códigos como máximo. El «bank switching» complica aún más las cosas, porque en el proceso de «intercambio», una dirección de memoria idéntica no siempre corresponde al mismo valor de la ROM. El Game Genie no tenía forma de saber qué banco ROM había sido mapeado en memoria, y su solución parcial era sumar un valor extra de comparación (o chequeo de integridad) en el código. El Game Genie estuvo disponible para NES, Game Boy, Sega Game Gear, Super Nintendo y Genesis/Mega Drive. Muchos jugadores aún creen que el Action Replay y el GameShark son opciones superiores (crear tus propios códigos no daba tantos dolores de cabeza), pero todo truco era bienvenido en aquel entonces, sin importar el sistema usado.

Deja tu voto

15 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 25

Upvotes: 20

Upvotes percentage: 80.000000%

Downvotes: 5

Downvotes percentage: 20.000000%