Nvidia anunció a toda su serie 10 de tarjetas GeForce GTX, ahora en portátiles

Después de lo que fue el lanzamiento de la GeForce GTX 1080 y la llegada de la Titan X, cualquiera hubiera pensado que Nvidia se tomaría un descanso, pero las últimas novedades nos enseñan exactamente lo contrario. En un intento por unificar sus líneas de desarrollo y reducir los compromisos técnicos entre formatos, el gigante verde de Santa Clara anunció a las tarjetas GeForce GTX 1080, 1070 y 1060 para ordenadores portátiles, cuyas diferencias de rendimiento frente a sus hermanas de escritorio no serán mayores al diez por ciento, cortesía de la nueva arquitectura Pascal y un mayor control sobre las frecuencias.

Jugar en un portátil es más complicado de lo que aparenta. El usuario necesita conformarse con juegos casuales y títulos que poseen algunos años sobre los hombros, o invertir una fortuna en plataformas con chips gráficos que entregan un rendimiento inferior al que despliegan sus colegas de escritorio. Todos estamos de acuerdo en que un GPU de alta capacidad debe ceder terreno ante las limitaciones naturales del formato, comenzando por el consumo de energía y la refrigeración. Por estas y otras razones hemos visto varios avances en tarjetas gráficas externas. Gracias a ese «atajo», el usuario accede a lo mejor de ambos mundos: Conservar la movilidad clásica de su ordenador portátil, y obtener el poder gráfico que demandan los últimos títulos. Sin embargo, Nvidia tiene una alternativa más «directa» si se quiere: Lanzar sus GPUs GeForce GTX 1080, 1070 y 1060 para portátiles, casi con el mismo rendimiento que sus equivalentes tradicionales.

 

Dicho de otro modo, son los mismos chips gráficos sin la clásica «M» que antes destacaba su perfil móvil. Esta «unificación» por así decirlo comenzó con la GeForce GTX 980, que si bien tuvo una variante «M», también llegó al mercado como «GeForce GTX 980 para portátiles», ofreciendo especificaciones muy parecidas a las del modelo estándar. La serie GeForce GTX 10 no hace más que expandir la misma estrategia, aplicando otra vez cambios mínimos. El mejor ejemplo de dichos cambios lo encontramos en la GeForce GTX 1070, que posee un total de 1.920 núcleos CUDA en su versión de escritorio, pero la variante móvil eleva la cantidad a 2.048 con una frecuencia reducida. En esencia, Nvidia busca mantener un equilibrio de rendimiento entre los chips de escritorio y los chips móviles, y desde el comienzo propone que la diferencia no sea mayor al diez por ciento.

GeForce GTX 10
Los chips no son idénticos a sus versiones de escritorio, pero Nvidia espera mantener la diferencia en FPS «dentro del 10 por ciento»

Estos requerimientos colocan un poco de presión extra sobre los OEM, que no sólo deberán mantener una frecuencia base mínima en los chips, sino que necesitarán adoptar soluciones de refrigeración más avanzadas. De hecho, la serie GTX 10 en portátiles es la primera en la que Nvidia permitirá overclocking de fábrica. Aún no estamos seguros cómo van a lograr eso (el TDP en la 1080 es de casi 200 vatios), pero el punto es que se podrá hacer. Razer, MSI, Asus y EVGA son los primeros cuatro fabricantes que ofrecerán nuevos modelos de sus portátiles con chips Pascal en su interior, sin embargo, el objetivo no se reduce a añadir los chips y ya. Nvidia trabaja de cerca con sus socios principales para incorporar soporte G-Sync a 120 Hz en las pantallas, y aunque todavía no abre las puertas de un 4K fluido a 60 FPS, con ajustes mínimos sobre las opciones de vídeo en ciertos juegos, la experiencia es más que aceptable. En lo que se refiere a precios, Nvidia confirmó que los modelos con un chip GTX 1060 estarán disponibles a partir de 1.300 dólares.

Deja tu voto

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *