Dejar de fumar: ¿Qué sucede cuando dejas de fumar?

Conoce los beneficios de dejar la nicotina

Dejar de fumar

Dejar de fumar es una decisión de vida o muerte, de forma literal. Pero, como adicto a la nicotina, entiendo que las frases hechas tampoco ayudan demasiado. A veces se necesita información objetiva, algo que nos ponga en un frío número todo lo que nos estamos perdiendo por este maldito vicio y, por sobre todo, todo lo que podemos ganar. Ahí es donde servicios como la “Calculadora de recuperación de fumadores” es útil. Está útil calculadora, con apenas unos pocos datos, nos dirá no solo cómo mejorará nuestra vida después de fumar, sino también cuántos años de vida ganaremos. Si tienes pensado dejar de fumar, sigue leyendo.

Fumar apesta. Es un vicio debilitante, no solo a nivel físico, sino también psicológico. Fumar es algo que domina nuestras vidas, desintegra nuestro cuerpo y disminuye nuestra autoestima y voluntad. Dejar de fumar es un objetivo que todos los fumadores, sin excepción, deberían tener en sus horizontes. Sin excusas. Y para ayudarte un poco en esa titánica tarea, porque sé que esto es muy difícil, nada mejor que la ayuda de la ciencia, los números objetivos y, por sobre todo, el conocimiento de cuánto mejorará nuestra vida una vez desterrada la adicción.

Síndrome de abstinencia y recuperación del ritmo cardíaco

Cómo dejar de fumar

La “Calculadora de recuperación de fumadores” es ideal para ayudarnos a tomar esa resolución. Es una simple herramienta que con muy pocos datos (edad, años de fumador, cuántos cigarros fumas por día, etc.), te dará una perspectiva de lo que podrás esperar a futuro: cuántos años de vida ganarás, cuando bajará tu presión arterial, cuándo disminuirá la posibilidad de cáncer de pulmón y, lo más importante, en qué fechas deberás esperar los cimbronazos del síndrome de abstinencia, así como cuándo empezarán a reducirse los síntomas.

dejar de fumar
Riesgo de diabetes y de caída de dientes

Por ejemplo, en mi caso, si dejara de fumar mañana, en dos días la ansiedad se haría presente. Por suerte, el síndrome de abstinencia tiene también fecha de caducidad: a los diez días empezarán a disminuir y a los veinticuatro días, más o menos, habrían de desaparecer por completo. Esto es importante porque, en plena desesperación, es fácil creer que la ansiedad podría durar eternamente, pero este servicio deja en claro que no, las cosas van a mejorar… ¡y mucho! La presión arterial, el riesgo de diabetes, de caída de dientes, de contraer cáncer de pulmón irán disminuyendo con el tiempo. Y, lo mejor, que si dejara de fumar mañana, ganaría poco más de seis años de vida. Nada mal.

Si tienes pensado no fumar más, esta simple calculadora podría ayudarte a tomar la decisión. Porque es mucho lo que tienes por ganar, no solo en años de vida, sino en calidad de vida. ¡Adelante y mucha suerte!

Deja tu voto

10 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 12

Upvotes: 11

Upvotes percentage: 91.666667%

Downvotes: 1

Downvotes percentage: 8.333333%

Ferzzola

12 Comments

Deja una respuesta
  1. lo que susede cuando dejas de fumar es que te agarra el sindrome de abstinecia del drogadicto

    luego empesas a mentirte a vos mismo diciendo que ese va a ser el ultimo
    y luego le mentis al resto diciendo que ya lo dejaste, mientras fumas a escondidas en los baños publicos usando la ventana como escape del humo

  2. Cuando era chavo un tiempo fuí adicto a fumar, sobre todo en fiestas y borracheras. Hasta hace poco fui adicto a la coca hasta que en febrero de este año que me decidí a dejar el vicio de ese refresco gaseoso y delicioso. Llevo casi tres meses de abstinencia y me siento genial, se fue el cansancio y la vision borrosa que me perseguía todo el día y que me hacía tomar más y más. Salud.

      • Yo retomé el mal hábito con la gorda… fue lo que me ayudó a soportar el estrés de la experiencia ciudad bolivar diciembre 2016, donde sobrevivimos a saqueos, bombardeos con lacrimógenas y varios helicópteros sobrevolando la ciudad.

  3. Dices que dejar de fumar es difícil, nada más lejos de la realidad. Es muy fácil, tan solo hay que decir: No gracias, yo no fumo. Vale que los primeros días se pueden pasar mal, pero en seguida llega la recompensa en forma de satisfacción y mayor energía para dedicar a cosas de provecho.

      • Claro que he fumado, y porros, que la marihuana hay quien dice que no es adictiva pero lo cierto es que engancha psicológicamente una barbaridad. Haz como que nunca has fumado, cuando te ofrezcan di que no fumas y cuando te entren ganas acuérdate de que no fumas. Un poco de voluntad y dejar que el tiempo ponga de su parte. Por supuesto cuando pase lo peor, es de tontos volver a tontear con ello. Un saludo y fuerza para alcanzar tus metas.

        • ¡Gracias! Al porro lo dejé hace meses. Más por cuestiones de dinero que por verdadera voluntad, he de aclarar. Pero es muy cierto que crea una dependencia psicológica inmensa. Mi cuerpo no me la pide, pero mi mente me insulta todo el tiempo, más en esos momentos en los que uno quiere evadirse un poco. Por suerte todavía puedo pagar alcohol. Jajajajaja. Un abrazote y gracias por pasar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.