in

Bigotes electrónicos para que robots sientan el ambiente


Bigotes electrónicos
Bigotes electrónicos

Los animales son una fuente de inspiración interminable para la robótica, y la última musa inspiradora han sido los bigotes, barbas o vibrisas de algunos animales. Un equipo científico creó bigotes electrónicos para que los robots puedan sentir el ambiente y detectar niveles de presión en el aire, obstáculos y el clima.

Muchos animales hacen uso de sus bigotes para ayudarse a sentir el ambiente que los rodea. Los pelos táctiles muy sensibles de esa área pueden dar información sobre el clima y pueden ayudar al animal a navegar su entorno con poca visibilidad y haciendo el menor ruido posible para no ser detectado por sus presas. Como si fueran antenas táctiles, los bigotes o vibrisas también sirven para controlar el balance del animal y la recepción de algunos olores. Ahora científicos han revelado un prototipo para desarrollar bigotes electrónicos que podrían ser ampliamente utilizados por interfaces hombre-máquina y robots de última generación. La investigación en curso está siendo dirigida por el profesor de Ciencia de los Materiales, Ali Javey de la Universidad de Berkeley y el trabajo fue publicado recientemente en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias con gran aceptación.

Versión 3D de los bigotes electrónicos
Versión 3D de los bigotes electrónicos

Los bigotes están hechos de una combinación de nanotubos de carbono y nanopartículas de plata, que fueron aplicadas sobre fibras elásticas de alta proporción de aspecto. Estos materiales hacen que los e-whiskers sean bastante flexibles y se mostró ser unas diez veces más sensible que los bigotes mecánicos publicados anteriormente por otro grupo de investigación. Los bigotes electrónicos son muy sensibles y pueden detectar incluso un pascal de presión, que es aproximadamente la misma cantidad de presión ejercida por un billete de un dólar sobre una mesa. Para probar la funcionalidad de los bigotes, los investigadores generaron mapas de flujo de viento de dos y tres dimensiones, de alta calidad y en tiempo real. En una escala mayor, esto podría ayudar a los científicos ambientales a monitorear el clima con robots. Sorprendentemente, Javey establece que los e-whiskers son en realidad muy fáciles de fabricar y que por lo tanto tendrán un costo relativamente bajo.

Estructura de los bigotes electrónicos
Estructura de los bigotes electrónicos

En el futuro, el equipo planea integrar estos bigotes en robots con el fin de permitir que las máquinas puedan reunir más información acerca de sus alrededores y manejarse de mejor manera ante la presencia de obstáculos. Debido a que son de ligero peso, flexibles y muy sensibles, los bigotes electrónicos son un complemento perfecto para la próxima generación de robots inteligentes. Además, estos bigotes podrían ayudar en el desarrollo de interfaces hombre-máquina para aplicaciones biomédicas, ya que el equipo ha especulado que los bigotes electrónicos se podrían modificar y armar un sensor portátil con el fin de monitorear continuamente la frecuencia cardíaca y la fuerza real del pulso. Por último, Ali Javey y su equipo mencionaron estar detrás de una piel electrónica, que también tendrá el objetivo de interactuar con el ambiente.

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Nico Varonas

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

WSUS Offline Update: Descarga actualizaciones para Windows y Office

¿Magma como fuente de energía?