Un hack en el Registro permite más updates en Windows XP

A pesar de que Microsoft lo retiró oficialmente en abril pasado, Windows XP sigue encontrando formas de resistirse al paso del tiempo. Después de recibir un parche “fuera de banda” para proteger a versiones compatibles de Internet Explorer, ahora ha surgido una modificación en el Registro que habilita al sistema operativo a instalar parches adicionales, destinados a una oscura versión de Windows Embedded.

Windows XP ya no tiene más soporte oficial. Nos ha servido bien, y por muchas razones será un ejemplo a seguir en el desarrollo de sistemas operativos futuros, especialmente en cuanto a compatibilidad y facilidad de uso se refiere. Sin embargo, cualquier reporte sobre su desaparición ha sido gravemente exagerado. Varias agencias gubernamentales se han visto forzadas a pagar para extender el soporte, debido a serios retrasos en el proceso de migración. Las empresas tienen los recursos suficientes para cubrirse por un tiempo, ¿pero qué hay del usuario final? Uno de los problemas es el volátil accionar de Microsoft. Cuando todos pensaban que XP no recibiría más parches, aparece un hotfix crítico destinado a las versiones de Internet Explorer que se ejecutan sobre el sistema operativo. Y para complicar aún más las cosas, no debemos olvidar que “Windows XP” es solamente un nombre.

Windows XP

¿Qué quiero decir con esto? Que en realidad hay varios sistemas operativos basados en la tecnología de XP con un soporte mucho más amplio que el sistema original. Uno de esos ejemplares es Windows Embedded POSReady 2009. Tal y como lo indica su designación, se trata de una versión orientada a plataformas de hardware “Point of Sale”, con instalación modular y otros componentes no disponibles en las versiones generales. ¿Por qué es importante esta versión específica de Windows? Porque Microsoft ofrecerá soporte hasta abril de 2019. Sus actualizaciones deberían ser esencialmente compatibles con un XP estándar, y con esto en mente, alguien decidió aprovechar la situación.

Todo lo que debe hacer el usuario es abrir el editor del Registro, y seguir la ruta “HKEY_LOCAL_MACHINE\SYSTEM\WPA\”. En su interior debe crear una clave llamada “POSReady” (sin comillas), y dentro de esa clave, crear un nuevo valor DWORD llamado “Installed”, con una configuración de “1”. Al reiniciar el sistema, esa instalación de Windows XP debería reportarse como POSReady 2009, y recibir cualquier parche adicional disponible. Puedo dar fe de que los parches existen (he tenido la posibilidad de ver un ordenador con POSReady instalando hotfixes la semana pasada), aunque calculo que el gigante de Redmond agregará alguna clase de protección adicional para evitar que los hotfixes de POSReady se “deslicen” hacia Windows XP. Mientras tanto… no dejes de aplicar parches.

Deja tu voto

0 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

3 Comments

Deja una respuesta
  1. ¿Y por que no decis que la propia Microsoft desaconseja su uso por posibles inestabilidades, puesto que no son parches directos para XP?

    Ademas, que quizas ahora no falle… pero puede darse el caso. Mejor aconsejar realizar las copias de seguridad necesarias antes de cada parche que se aplique…. en fin… que esta muy bien de esto pero tambien avisar… de lo puede pasar, ¿no?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.