NOMAD: Edificio rodante anti-zombies (concepto)

NOMAD: Edificio rodante anti-zombies (concepto)

59 Flares Twitter 57 Facebook 0 Google+ 2 Pin It Share 0 Email -- 59 Flares ×

La Web ha esperado casi con desesperación el regreso de The Walking Dead a la pantalla chica, y con el estreno de World War Z pactado para el próximo mes de junio, quedamos una vez más en tono, aguardando a la (inevitable) invasión zombie. Se pueden encontrar muchos diseños de armas y refugios para protegerse de las hordas, pero el concepto conocido como NOMAD presenta algo muy diferente: Una estructura que no es estática, sino que puede rodar a través del terreno, alejándose de los zombies, o por qué no, pasando por encima de ellos.

The Walking Dead reinició su actividad en la televisión el pasado domingo, y solamente en los Estados Unidos la vieron 12,3 millones de personas. No quiero imaginar la cantidad de gente que de alguna forma logró ver el nuevo episodio desde otras regiones del globo, pero el mensaje es claro: La gente quiere consumir zombies. Esta tendencia continuará a lo largo de todo el año, y tendrá una sesión especial en cine cuando World War Z tome por asalto las salas, de la mano de Brad Pitt. Mientras tanto, aquellos que piensan más en defenderse de los zombies que disfrutar de ellos en la pantalla, continúan estudiando planes de supervivencia para cuando la invasión se convierta en realidad. Uno de los proyectos más recientes, es NOMAD.

NOMAD es una estructura rodante, compuesta por un total de 24 distritos. Estos distritos están divididos en tres categorías: Residenciales, comerciales, y destinados a la producción de recursos. El diseño de NOMAD es compatible con diferentes prácticas, como la agricultura y la cría de peces. La energía para el NOMAD se obtiene de dos fuentes: Solar, a través de los paneles instalados en la banda de rodamiento de la estructura, y turbinas de viento en sus laterales. El agua disponible para la cría de peces también cumple el rol de “búfer”, de forma tal que cada distrito pueda mantener su nivel mientras la estructura gira. En otras palabras, los distritos conservan su posición de una forma similar (aunque no idéntica) a las cabinas de una noria.

Otro aspecto del proyecto NORAD es que la estructura puede abandonar su forma circular en menos de quince minutos, desplegándose horizontalmente sobre el terreno una vez que se ha encontrado una zona segura. Los datos relacionados con este concepto no mencionan datos sobre la cantidad de habitantes que pueden vivir dentro de un NOMAD, ni presenta estimaciones de consumo energético, o más importante aún, cálculos relacionados con el costo de cada estructura. No voy a negar que es una idea colorida, pero si cada NOMAD tiene el potencial de convertirse en un “arca” que nos mantenga a salvo de la horda zombie, sería prudente contar con información más sólida.