Brutalismo: Los titanes del hormigón (galería)

Un estilo que resiste al tiempo y a los críticos por igual

Lista abierta
30 envíos

La arquitectura brutalista tuvo su momento de gloria desde la década del ’50 en la que nació, hasta mediados de los ’70. Construcciones sobrias, espartanas y sin excesos se transformaron en las preferidas de muchas agencias gubernamentales e instituciones educativas, pero en algún punto de los años ’80, el mundo le declaró la guerra al brutalismo (con el Reino Unido a la cabeza), decidido a demoler sus creaciones…

Algunos de los edificios que verán a continuación ya desaparecieron. Otros siguen allí, ya sea abandonados, en pleno funcionamiento, o protegidos con un estatus especial. Los críticos han llamado al brutalismo frío, totalitario, decadente, inhumano y monstruoso. En lo personal… lamento estar en desacuerdo con ellos. Si bien es verdad que ciertas instalaciones han envejecido peor que otras, la contundencia y la eficiencia del brutalismo merecen ser preservadas. Quien desee ir más allá de esta humilde galería, puede comenzar por aquí.

Deja tu voto

29 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 29

Upvotes: 29

Upvotes percentage: 100.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Tú puedes crear un post como este ¡Crea un post ahora!

Lisandro Pardo

8 Comments

Deja una respuesta
  1. Eficiencia futurista.
    Efectiva y positivamente hermosa.
    Increíble que movimientos así ya hayan caído como tendencia.
    Comparado con los movimientos actuales de arquitectura, le hace pensar a uno que hemos ido en bajada.

    • Estimado, hormigon armado diseño moderno encontrara que todavia se utiliza bastante o por lo menos encontrara similitudes aprovecho para comentar sobre la universidad de Peru que gano premios por su similitud con machu-piccu. Impresionante…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.