¡Feliz cumpleaños, Mazinger Z!

Está cumpliendo años. El mito. La leyenda. El icono. No fue el primero de su clase, pero se convirtió en un avatar universal. Cuarenta años han pasado desde aquel último trimestre de 1972. El manga, en octubre. El primer anime, exactamente un 3 de diciembre. Quebró el estereotipo de los héroes perfectos y los personajes femeninos sumisos. Su legado dio paso a otras series, miles de expresiones en mercadotecnia, y señales de devoción que incluyeron estatuas alrededor del globo. Damas y caballeros, Mazinger Z cumple 40 años. Y hay que ponerse de pie.

He decidido desafiar a las reglas que muchos sitios han obedecido para festejar el cumpleaños de Mazinger Z. ¿Por qué? Porque estoy convencido de que no voy a cambiar nada si las sigo también. Ya sabemos que nació del lápiz de Go Nagai. También sabemos que la serie original de anime, a la cual rebautizaron al otro lado del charco como “Tranzor Z”, tuvo un total de 92 episodios, y que permaneció casi dos años en el aire sólo para dar lugar a una secuela directa con 56 episodios más. Pero esos números no transmiten nada, no provocan nada en nosotros, que fuimos parte de la generación que contó con el privilegio de poder disfrutar de esta creación, con algunos años de retraso tal vez, pero que en nuestros ojos era de todos modos “en vivo y en directo”.

Los números no dicen nada de cómo quedamos hipnotizados frente a las pantallas (en algunos casos blancas y negras), con tazas de leche con chocolate en nuestras manos, o luchando con nuestros progenitores para quedarnos cinco minutos más antes de salir corriendo a la escuela (dependiendo obviamente del horario en el que fuera emitida). Nada pueden decir los números de cómo soñamos con ser Kouji Kabuto, subiendo al Mazinger y acabando con cualquier cosa que se nos colocara delante. Pobre sería el resultado de los números y los datos técnicos si tuvieran que transmitir el impacto que causó el primer vuelo de Mazinger usando los pechos de Afrodita como propulsores. Y ni hablar de cómo quedamos paralizados cuando vimos caer derrotado a Mazinger Z, sólo para dar paso al festejo provocado por la paliza que repartió el Gran Mazinger en ese histórico episodio final.

Por lo tanto, que los detalles se queden en otro lugar. Nuestra fuente en esta ocasión tiene una buena cantidad de ellos. Querido lector, para festejar los 40 años de Mazinger Z, apelo a tus sentimientos y a tus recuerdos. Apelo a cada vez que gritaste “¡Puños fuera!” junto con Kouji. Apelo a cada momento en el que pensaste que Afrodita era inútil (bueno, no tanto), y en el que se te puso la piel de gallina con la canción de apertura. Es inmortal el robot, siempre lucha por la paz… a través del tiempo, y a través de sus variantes. La esencia no cambia. Cuarenta años no han hecho daño, la aleación está intacta. Crecimos junto con ese robot, y nadie nos puede quitar eso. ¡Feliz cumpleaños, Mazinger Z! Vamos por otros cuarenta, y por supuesto, gracias por tanto.

Deja tu voto

0 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

19 Comments

Deja una respuesta
  1. Que lindo era volver del colegio, tirar todo y ver Mazinger Z!! Hasta me llevaron de penitencia una vez a la direccion por imitarlo en el aula tirando los puños atomicos!! Que play, ni celular, ni nada era la emoción de llegar a tiempo para verlo!!! Slds a todos aquellos que disfrutaron de este zaga.-

  2. Pues este anime es el punto de partida para muchas cosas, como valores integrados a muchos, tambien podemos hablar que inspiraron a muchos (como yo) a estudiar una ingenieria, a buscar la manera de hacer de este mundo un lugar mejor, FELICIDADES MAZINGER Z !!!!! telcas fuera!!!

  3. jajajaja no soy de esa época ni mucho menos, pero a mi papa le encantaba esa serie tanto que me obligo a verlo cuando tenia 8 años y aun hoy a veces la veo solo puedo decir que GRACIAS papá POR OBLIGARME A VER ESA SERIE GRACIAS EN VERDAD.

  4. Yo crecí viendo toda la serie y de tanto que me gusto, mi madre me compro un muñeco inflable. Siento volver a ser niño cuando los veo de nuevo

  5. Genial serie ufff yo si soy de la generación Mazinger jajajaj ademas tengo la suerte de vivir muy cerca de una de esas estatuas y en unas cuantas ocasiones me e hacercado a verla de nuevo y recordar como eran los dibujos animados.

  6. colle vale me haz hecho llorar como un niño se me habían olvidado muchos recuerdos de mi niñees cada palabra que escribiste me llego al alma… por ejemplo el tv de la casa era blanco y negro y siempre en la mejor escena empezaba a bajar la imagen, una raya que dividía el televisor y lo que se perdía por debajo salia por arriba y había que darle un golpe al televisor para corregir pero al rato empezaba otra vez, recuerdo el primer capitulo, cuando bolo por primera vez y el ultimo tal cual son inolvidable y lo torpe del robot gordo ja ja ja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *