Google Inbox: Una nueva visión para Gmail

No han sido pocos los servicios que anticiparon el fin del correo electrónico. Lo mismo se puede decir de algunos programas, y todos ellos fallaron. Google también dio un paso en falso sobre el concepto actual de e-mail (¿alguien recuerda a Wave?), pero ahora nos cruzamos con Inbox. ¿Qué es exactamente Inbox? Una forma diferente de administrar y visualizar tus correos en Gmail, con recordatorios, grupos, y una estética nueva.

La primera pregunta que debemos hacer es la siguiente: ¿Qué tan necesaria es una nueva aplicación de correo electrónico? Estoy consciente de que esto propone adoptar una postura defensiva, pero el correo electrónico opera en un nivel diferente al del inbox de Facebook o los mensajes de WhatsApp. En lo personal, el correo electrónico significa trabajo. Todas y cada una de las entradas que pueden leer aquí con mi nombre en la parte inferior han pasado en mayor o menor medida por mi casilla. Al mismo tiempo, entiendo como pocos la frustración que generan esos correos de prioridad nula, mezclados con cosas en verdad importantes. Entonces, cambiemos la pregunta: ¿Qué se le podría pedir a una nueva aplicación? Reconocer prioridades, ser precisa en esa tarea, y mantenerse limpia. Google cree haber dado en el clavo con todo eso, gracias a Inbox.

 

Google Inbox apuesta al valor de la información contextual, presentando cada correo electrónico no como un elemento aislado e individual, sino como algo más completo y rico, que puede ser parte de una categoría mayor. Inbox también reconoce la necesidad de clasificar correos de forma rápida y sencilla: Un barrido a la izquierda los coloca en espera para chequearlos más tarde (como una especie de “snooze”), y uno a la derecha los descarta y archiva por completo. Después están los Conjuntos, o “Bundles” como prefieren algunos. Mensajes de redes sociales, recordatorios con horarios de viajes, correos con datos de trabajo e información financiera son esas “categorías mayores” en las que Inbox agrupa los correos. Como era de esperarse, el usuario tiene la chance de modificar este comportamiento, incluyendo deshacer “bundles” enteros. Finalmente, cada correo puede ser destacado sobre el resto del contenido con un pequeño pin, un equivalente directo a colocar una estrella en la versión tradicional de Gmail.

El cambio que propone Google Inbox es brusco y radical. Hay mucho de Material Design en su aspecto, y por sí solo esto demandará cierto tiempo de adaptación. Por suerte, Google se lo está tomando con calma. El acceso a Inbox es sólo con invitación, y la solicitud se realiza (apropiadamente, creo) enviando un correo electrónico. Google Inbox podría cambiar definitivamente la forma en que usamos nuestro correo electrónico… o podría morder el polvo como tantos otros. En mi opinión, el mayor riesgo es que Google Inbox se convierta en el “Metro de Gmail”. Al fin y al cabo, el correo electrónico como medio de comunicación carga con su dosis de tradición, pero vamos a seguir muy de cerca a esta nueva idea de Mountain View.

Deja tu voto

0 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Lisandro Pardo

One Comment

Deja una respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.