¡La pareidolia ataca de nuevo!

¿Estás listo para ser nuevamente conejilo de indias? ¡A pedido de los lectores tenemos una nueva entrega de pareidolia!, o «por qué no puedes evitar que tu cerebro piense lo que quiere «. ¡Esta vez tú eres el protagonista! ¡A participar!

Allá por el 2012 habíamos empezado una serie de artículos acerca de una característica de nuestra mente conocida como pareidolia, una función automática que hace que reconozcamos formas aún donde no las hay. La pareidolia está emparentada con las alucinaciones, y no importa cuánto lo intentemos, no podemos evitar que nuestro cerebro vea imágenes donde no las hay. Esto es atávico y proviene de mecanismos de protección. Pensemos por ejemplo en épocas en que éramos (más) salvajes, y debíamos descubrir si, por ejemplo, no había un tigre dientes de sable oculto en la maleza. Ante la duda, nuestros sesos intentan reconocer un rostro perdido en la maraña de colores.

Pues bien, eso no ha cambiado. No puedes evitar que tu cerebro intente reconocer expresiones. ¿No lo crees? Probemos el siguiente juego: ¿qué expresiones emocionales ves en cada foto? ¿qué está pasando con cada objeto? ¿todos vemos lo mismo? ¡Allí vamos, esperamos tus comentarios!:

A) Iluminación interior coche:

Iluminación coche

 

B) Sillón:

Sillón

C) Zapato:

Zapato

 

D) Lavarropas:

Lavarropas

E) Destapabotellas:

Destapabotellas

F) El lampazo de la foto principal de la nota.

¡Hasta el próximo To bit!

Deja tu voto

1 punto
Upvote Downvote

Total votes: 1

Upvotes: 1

Upvotes percentage: 100.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Gianni Sabbione

Written by Gianni Sabbione

Gianni Sabbione es editor literario, científico y músico. Como editor trabajó y trabaja en editoriales y medios internacionales de EE.UU., España y Latinoamérica. Es asesor en reorganización y automatización de áreas de IT e investigó en IA y redes neuronales.
Es cantante de su banda, Machaca, y aprovecha su perfil en Neoteo para promocionarla (www.machacaoficial.com.ar). Al menos hasta que se de cuenta el Sr. Director del sitio.

6 Comments

Deja una respuesta
  1. La pareidolia es resulta de nuestra evolucion, cuando aun eramos primates un poco mas simples y en la selva debiamos identificar un compañero o un posible depredador

  2. hasta que empezamos a ver virgenes en la corteza de los arboles y a cristo en los Cheetos y empezamos a adorarlos …entonces empezamos a decender por debajo del primate

  3. En otra ocasión que salió este tema, ya comenté mi opinión de a que se debe esto. Diríamos que la pareidolia forma parte del algoritmo de compresión de datos que utiliza nuestro cerebro. Si por ejemplo veo una piedra con forma de perro, no es que la piedra sea exactamente como un perro, pero en cuanto veo la piedra, el cerebro empieza a trabajar para intentar encontrar similitudes con algo que ya conozco. Si se parece mínimamente a un perro, almacenará que es una piedra con forma de perro. Esta información ocupa mucho menos en mi cerebro que si tuviese que almacenar la forma de la piedra, aunque fuese solamente de modo aproximado.

    Otro ejemplo muy típico es escuchar eso de «para mí todos los negros o chinos son iguales». Hasta que conoces a uno y ya lo distingues. Porque mientras no lo conozcas, para el cerebro es más sencillo asignar la misma cara a todos.

    De este último truco del cerebro se aprovechan por ejemplo los fabricantes de videojuegos. En un videojuego solo es único el protagonista, los personajes secundarios son tres o cuatro patrones que se repiten con leves variaciones para dar la sensación de que son distintos. Por ejemplo, fijaros en las hordas de zombies de Resident Evil 5.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.