in

GeekyGeeky Una moneríaUna monería

Los teléfonos públicos: Reliquias modernas (galería)

Tótems electrónicos de una época casi olvidada


Y un día… comenzaron a desaparecer. Nuevas opciones de comunicación personal sumadas a la magia de la portabilidad provocaron que los teléfonos públicos pierdan esa conveniencia histórica que los acompañó durante décadas. El ojo entrenado aún puede encontrarlos (aunque no sin dificultad), y en la gran mayoría de los casos es probable que no funcionen, cortesía del vandalismo o la falta de mantenimiento de la compañía. Hoy vamos hacer un breve recorrido visual, apenas un pequeño homenaje a esas torres alrededor del mundo que aún resisten el paso del tiempo, o que ya han arrojado la toalla frente al óxido, la humedad, y el olvido.

Primero fueron los cospeles, pequeñas fichas con una configuración especial. Después adoptaron las monedas de curso legal, y también se hizo el intento con tarjetas magnéticas, aunque este último método fue hackeado rápidamente en muchos países. Hizo todo lo posible para adaptarse a los nuevos desafíos, pero no fue suficiente. Los dispositivos móviles de bajo costo, la mensajería instantánea y el WiFi dejaron al humilde teléfono público muy abajo en nuestra lista de prioridades.

Concedido, aún existen unidades semipúblicas, y el llamado «locutorio» experimentó una mutación que lo llevó a ofrecer otros servicios más allá de la telefonía, sin embargo, la mayor parte de las compañías no dudaron en sellar su destino, interrumpir su mantenimiento e iniciar el retiro.

Hoy vamos a ver algunos de esos teléfonos públicos, sin reparar ni restaurar. Un par presentan buenas condiciones, pero el resto se encuentra tal y como los puedes encontrar hoy; Golpeados, pintados, abandonados.

(Del Archivo de NeoTeo, 27 de noviembre de 2017)

1.

¿Metro, aeropuerto, estación de tren…?

2.

¿Nieve o lluvia?

3.

La caja parece ser un sistema público de teletipo…

4.

«732»

5.

«Noche de los Museos», creo que eso es Buenos Aires

6.

El dinosaurio está… decepcionado

7.

El último paso de Superman lo dejó un poco arruinado. (?)

8.

Alguien se tomó la molestia de retirar adhesivos…

9.

«1-866 SOY YO MAMI»

10.

«Marque 1-855-ALOHA-00»

11.

¡Pantallas LED!

12.

Con su guía y todo

13.

No parece un vaso de Starbucks…

14.

Ver «AT&T» en un teléfono genera mucha nostalgia

15.

MTS… ¿Canadá?

16.

«Sí, este teléfono funciona»

17.

«4 minutos por ???»

18.

«Por favor, use el otro teléfono»

19.

Jamás vi algo así en persona

20.

«Taxi Oaxaca»

21.

Creo que Jassy, Jassi y Jasmine son la misma persona…

22.

Teléfonos Telstra en Australia (Rick Rycroft)

23.

Japoneses, impecables. No estoy sorprendido.

24.

Bell, otro nombre histórico. ¡Gracias por mirar!

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Lisandro Pardo

Comentarios

Leave a Reply
  1. que nostalgia joder, recuerdo que en mi pais bolivia los telefonos publicos supongo que tendrian algun bug, pero metias la tarjeta prepagada, marcabas y la retirabas rapidamente, no te descontaba nada de saldo y hablabas todo lo que querias.

  2. Ahhh el de Telefónica, aún hay uno cerca de mi casa, obviamente no funciona y esta en condiciones deplorables, me genera cierta nostalgia.

  3. Me acuerdo cuando apareció la tarjeta, yo trabajaba en el microcentro CABA, la cantidad de tarjetas que se olvidaba la gente en la calle florida, que estaba lleno de cabinas.-

  4. El de teclado alfanumérico de la #19 es de MTS
    En una época se podían enviar mensajes de texto por los teléfonos públicos a los -pocos- celulares que los recibían y a teléfonos de tierra, Movicom lo hacia, te lo convertía a voz para los tel. fijos.
    Muy muy pocas cabinas de locutorios Telecom tenían teléfonos que seleccionabas la tecla TXT y escribías con el T9 del teclado, el formato era numero y mensaje ( XXXXXXXX#*TEXTO); sino llamabas al numero de teléfono pero posponiendo #*, el toque te decía deje su mensaje, te lo convertía a texto o si era fijo se lo leía
    Jamas los vi en otro lugar que no fuera por el centro de CABA

  5. A los 17 años hackeaba las tarjetas de telefónica de Argentina. Era muy fácil hacerlo. Nomás ponías un microcontrolador que imitaba al chip original. La cuestión es que cuando consumías pulsos, el teléfono quemaba partes del chip. El microcontrolador imitaba el proceso, sólo que el teléfono creía que consumías pulsos, pero el chip no se quemaba. Tenías una cantidad limitada de crédito. Terminada esta, lo único que tenías que hacer era retirar la tarjeta y volverla a poner. Wualá! de nuevo con crédito. Así hice muchísmas llamadas nacionales e internacionales sin costo algúno.
    Y aprendí gracias a Internet. Una página de crackers, Timofónica o algo así se llamaba. De la misma manera, con otras páginas, aprendí a uncappear cablemódems. Pero eso es ya otra historia.

    • Yo intenté hacerlo, y el teléfono mostró en pantalla “Detectando fraude, cobrando…”
      Saque mi tarjeta y no volví a ese teléfono por varios meses….

    • La tarjeta tenía fusibles que el teléfono iba quemando a medida que se gastaba el crédito.
      Pero el hdp despues de quemar, verificaba que se haya quemado.

      El microcontrolador simulaba los fusibles y los iba quemando “en ram” digamos… Al sacar la tarjeta modificada se reseteaba la ram y la tarjeta volvía a tener todos los fusibles intactos. Tarjeta llena digamos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0
Clon de Windows 11

Windowsfx 11: Un clon de Windows 11 hecho en Linux

Contraseñas guardadas Android

Cómo ver las contraseñas guardadas en Android