in

MailTrack: Cómo saber si la otra persona ha leído tu mail

Uno de los detalles más molestos a la hora de comunicarse vía correo electrónico es no tener la confirmación de que lo han leído. La idea de contar con un “acuse de recibo y lectura” no es nueva, pero MailTrack probablemente sea la solución más sencilla para los usuarios de Gmail y Google Chrome que buscan esto.

En los últimos días, la sincronización del correo electrónico en mi smartphone ha desarrollado cierta… “actitud”. Si reviso la casilla desde un ordenador todos los correos están allí, pero la historia es diferente en el dispositivo móvil. Ahora, esto no es otra cosa más que un inconveniente técnico. La clásica excusa de “no me llegó tu mail” para ignorarlo por completo está a la orden del día, y también existe la llamada “bancarrota del correo”, en la que un usuario simplemente decide purgar su casilla debido a la enorme cantidad de mensajes sin responder que ha acumulado. Si la comunicación es casual y el asunto puede resolverse por otros medios, un correo sin leer no es algo grave, pero quien necesite sí o sí de la confirmación, tal vez debería probar algo como MailTrack, una extensión para Google Chrome compatible con el servicio de correo Gmail.

MailTrack

En esencia, lo que hace MailTrack es agregar una imagen minúscula al correo que se envía, y después chequea que dicha imagen haya sido cargada. Con ese proceso, MailTrack logra confirmar tanto la recepción como la apertura del correo, y en casos normales debería reportar la información sin inconvenientes. Claro que, la apertura automática de imágenes es una función opcional en los servicios de correo más importantes, y por cuestiones de seguridad (además de privacidad) los clientes dedicados suelen bloquear ese comportamiento. En otras palabras, si las imágenes no se cargan durante la apertura del correo, o si se utiliza el editor en modo de texto plano para enviarlos, MailTrack no funcionará correctamente.

Esto genera algunas preguntas sobre la privacidad de MailTrack. El servidor del servicio no guarda copias de los correos, aunque sí retiene detalles superficiales como el nombre del destinatario y el asunto, requeridos para el proceso básico de rastreo. Otro detalle es que MailTrack agrega una firma al final de cada correo, informando al destinatario de su presencia, pero una simple visita al dashboard de MailTrack es todo lo que se necesita para desactivarla. MailTrack es gratuito, y no he encontrado ninguna clase de publicidad encubierta o comportamiento extraño en su interior.

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Lisandro Pardo

6 Comments

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Un adolescente crea dispositivo que identifica colores con sonidos

Facebook jugó con tus emociones

Facebook jugó con tus emociones