in

MiQi: Nuevo miniordenador inspirado en el Raspberry Pi


Una posibilidad interesante y a la vez riesgosa del crowdfunding es servir como vía directa de contacto entre usuarios y fabricantes ubicados en el este de Asia. Con el paso de los años hemos visto a muchos proyectos estacionados en la famosa ciudad de Shenzhen, y uno de los más recientes es MiQi, un ordenador compacto basado en el SoC Rockchip RK3288 que promete un rendimiento superior al del Raspberry Pi, bajo un formato muy similar.

¿Quieres iniciar un proyecto sencillo? Improvisa una carcasa, no importa lo que sea. Teclado, ordenador retro que (en verdad) dejó de funcionar, caja de plástico, frascos, bloques de madera… las posibilidades son enormes. Luego, escoge un ordenador compacto, y busca la manera de instalarlo en esa carcasa. De este modo comienzan ideas mucho más complejas como las reproducciones de máquinas recreativas, pero la esencia es la misma. El beneficio más obvio de los ordenadores compactos está en su propia descripción. Podrías instalar docenas en una torre ATX normal si así lo quisieras, ya que en general son tan grandes como una tarjeta de crédito. Y ese es exactamente uno de los puntos fuertes que tiene el nuevo miniordenador MiQi.

MiQi
Ahí lo ven: Grande como una tarjeta

Sí, las comparaciones con el Raspberry Pi son inevitables. Muchos fabricantes chinos tratan de subir al tren de los SBCs, y su estrategia principal es la de ofrecer hardware más potente por el mismo precio. En el caso del MiQi, encontramos a un SoC Rockchip RK3288. Definitivamente no es lo más veloz que tiene la arquitectura ARM en su repertorio, pero con cuatro núcleos y una frecuencia máxima de 1.8 GHz ha logrado llegar incluso a varios modelos de Chromebooks. La memoria RAM es de 1 o 2 GB en LPDDR3, su almacenamiento de estado sólido va de los 8 a los 32 GB, posee cuatro puertos USB 2.0, Ethernet gigabit, ranura para tarjetas microSD, salida HDMI 2.0, una amplia selección de pines (UART, GPIO, etc.), y algo muy importante: Un conector dedicado para refrigeración. El RK3288 puede funcionar con disipación pasiva, pero quien desee exprimir el MiQi al máximo, deberá añadir una solución activa.

El creador del MiQi decidió apoyarse en Indiegogo con una financiación flexible, y busca un total de 50 mil dólares. El punto de entrada más económico para el MiQi es de 35 dólares, que incluye la versión con 1 GB de RAM y 8 GB de almacenamiento. A partir de allí, las recompensas añaden ventilador y carcasa, más RAM, más espacio, y un módulo WiFi USB. Las primeras entregas, en julio.

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Lisandro Pardo

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

ChaletOS: Distribución de Linux que luce como Windows 10

Juegos Online de la semana (19/05/16)