El principio de Peter: Una explicación «científica» para la incompetencia

¿Has notado que cuando una persona demuestra tener cierta habilidad y recibe varios ascensos, lo más probable es que sea completamente inútil en su posición definitiva? De acuerdo al pedagogo canadiense Laurence J. Peter, lo único que hizo esa persona es alcanzar su «nivel de incompetencia». Este «Principio de Peter» no sólo deja expuestas a todas las fallas críticas en los sistemas jerárquicos modernos, sino que parece confirmar lo que sospechábamos desde hace mucho tiempo. ¿Quieres saber más?

La sensación es que por cada gran logro de la humanidad, hay un error catastrófico de igual magnitud. Es algo que vemos todos los días, en todas partes. Lo que en su momento parece ser una idea brillante, al poco tiempo se convierte en una decisión horrible, y así llegamos a la pregunta: «¿Cómo es que nadie se dio cuenta de esto antes?». «Responsabilidad» es una palabra muy poderosa, la cual coloca un peso enorme sobre los hombros de cualquier persona. En las estructuras jerárquicas más comunes, cuando alguien posee una capacidad superior a la del resto recibe una recompensa apropiada, y un incremento en su nivel de responsabilidad. En teoría, esta es una «buena» acción, ya que reconocemos y premiamos tanto la habilidad como el trabajo duro. Pero en la práctica… la historia es muy diferente. Bienvenidos al Principio de Peter:

 

Veamos: ¿Qué mejor ejemplo para invocar al Principio de Peter que los políticos de turno? Estas «luminarias» llegan al poder con la promesa de ser «la» solución a todos nuestros problemas. Tal vez en su momento fueron grandiosos activistas, concejales, alcaldes o diputados… pero siguen ascendiendo, y se transforman en una especie de «Midas corrupto», arruinando todo lo que tocan. Si hay un aspecto controvertido en el Principio de Peter, es este: La incompetencia tiene como causas principales al progreso y la ambición. Peter añade que «con el tiempo, todo puesto tiende a ser ocupado por un empleado que es incompetente frente a sus tareas asignadas». En ese caso, ¿quiénes hacen el verdadero «trabajo» en calidad y cantidad? La respuesta es el resto de los empleados que se ubican más abajo en la cadena, y que aún no alcanzaron su nivel de incompetencia.

En parte, el Principio de Peter nos recuerda al llamado Principio de Dilbert, creado por el caricaturista Scott Adams, bajo el cual explica que las compañías suelen ascender a sus empleados menos competentes con el único objetivo de limitar su alcance. La diferencia entre ambos principios es obvia, ya que la competencia de un empleado alimenta a la teoría de Peter, mientras que en el caso de Dilbert, el ascenso es un simple «control de daños», o una «barrera de contención» para quitar a los incompetentes naturales del camino. ¿Crees que tienen razón? ¿Acaso todos llegamos a un punto en el que «mordemos más de lo que podemos masticar»? Los comentarios están abiertos.

Deja tu voto

0 puntos
Upvote Downvote

Total votes: 8

Upvotes: 4

Upvotes percentage: 50.000000%

Downvotes: 4

Downvotes percentage: 50.000000%

13 Comments

Deja una respuesta
  1. tal vez, supongo que es un riesgo al acceder un puesto nuevo, quiza lo que era valido cuando estaba escalones mas abajo ya no lo sea en el nuevo nivel.

  2. Que es esto? apología al miedo a fracasar???? Todos escalamos muros siempre que podemos hasta toparnos con uno que ya no podremos seguir escalando, eso es conocer nuestros limites, llegado ese punto te sentas a llorar por no poder seguir mas arriba o haces algo al respecto para superarte… esta nota es tan informativa como decir que toda bala disparada por un arma en algún momento tocara el suelo… asciende hasta tu limite y si te toca caer, vuelve a ponerte de pie y continua ascendiendo

  3. Las empresas quieren a personas déspotas en puestos de responsabilidad porque alimentarán la frustración de los trabajadores y dividirán a los equipos para reinar mejor. Parece paradójico pues puede ir en contra del desarrollo de un proyecto pero esas personas son fácilmente controlables y convierten ablos trabajadores en esclavos que al depender del dinero para el bienestar de sus familias no pueden escapar de ese sistema corrupto. Sin embargo no ocurre en todas las empresas de modo que si os encontráis en una estructura podrida bajo ese modelo… Huid de ella. La salud no tiene precio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *