La muerte de la cultura de internet

La muerte de la cultura de internet

79 Flares Twitter 72 Facebook 0 Google+ 7 Pin It Share 0 Email -- 79 Flares ×

El paso de la exclusividad a la masividad incontrolable ha generado que los usuarios de internet confluyan en una nueva cultura, aunque estén pisoteando a la establecida anteriormente por esta especie de pertenencia a club privado donde se manejaba información y se realizaban actividades más bien ocultas al ojo policial de los gobiernos actuales y sus intentos de cercenar libertades. ¿En qué se ha convertido la cultura de Internet? En este artículo comentamos y debatimos un poco sobre el análisis que hace Christopher Poole, creador de 4chan, quien sostiene, palabras más, palabras menos, que estamos ante la muerte de la cultura de internet. De la vieja cultura, por lo menos.

La forma en la que se expresan sus usuarios, la manera en la que se construyen significaciones colectivas, los lenguajes que surgen, los símbolos, las conductas y los pensamientos en internet han logrado que millones de personas entendieran a internet como una cultura. Una cultura en donde la ética hacker se mezcla con la evolución del nerd a geek, trolls, creadores de memes, adoradores de gatos, respondedores de ignorancia en Yahoo Answers y bueno, todos y cada uno tiene algún rol semi específico, aunque también participen de otros. Cultura o no, Internet es el reflejo de una cultura anterior, y también una consecuencia, por lo que se le añaden elementos nuevos que hacen particular a lo que pasa en internet. La llamada cultura de internet, la cultura online, donde el anonimato y la solidaridad colectiva son más valorados que en la cultura offline, tiene sus pro y sus contra, sus idas y vueltas, pero ahora, según Christopher Poole, estamos ante la muerte de la cultura de internet.

Así también piensa Christopher Poole, el creador de 4chan, en una entrevista con la revista Forbes, donde dijo que la cultura de Internet tal y como se conocía en realidad ya no existe. "A medida que la cultura online se ha desplazado fuera de línea y la cultura pop de la vida real se ha puesto online, ambas culturas han coincidido en el medio, convirtiéndose en la misma cosa.” El responsable intelectual de que 4chan esté en pie y que desde él se haya fomentado todo tipo de actividades extrañas, ilegales y solidarias, además de la formación de Anonymous, comentó que la esencia oculta y la verdadera eficiencia de lo que pasaba en 4chan o en otros ámbitos online del estilo se ha perdido al volverse too mainstream el tipo de información, el tipo de humor y el tipo de actividad hacktivista que se manejaba sólo en esos lugares en los primeros tiempos. Esto se ha puesto de manifiesto cuando Internet se vuelve un asunto en el que los gobiernos empiezan a ocuparse más y más, justamente por el tipo de actividad revolucionaria de determinados grupos, que en general sólo están respondiendo a intentos de estructurar, cambiar y controlar la forma en que internet funciona y poner un ojo sobre la privacidad de los usuarios

Poole señala que a pesar de la situación de ataque constante de parte de los gobiernos e instituciones internacionales a la privacidad y libertad parcial de internet, la actividad hacker y protestataria disminuyó considerablemente en el último año. Él entiende a esta mengua como una consecuencia de la masificación de la pertenencia a Anonymous y la falta de compromiso real con las causas. Poole dice que en la mayoría de los usuarios la energía no es la misma para hacer hacktivismo, básicamente porque hay demasiados hacktivistas en potencia y “otro ya se ocupará del asunto”. Ahí es cuando la exclusividad y la posibilidad de organización entra en juego, pues quienes entraban a 4chan, por ejemplo, tenían un compromiso manifiesto por el hacktivismo, ahora la masividad de usuarios es tal, que muchos de los que entran ni siquiera comparten la misma idea de cultura, las mismas reivindicaciones y mucho menos las mismas energías y predisposición.

Los años de las conversaciones noctámbulas en el IRC y los llamamientos a la acción en los tablones de imágenes ya se muestran canos, pero a la vez anegados de un mar de contenido líquido, que se derrama sobre la estructura de los sitios y luego se evapora por su propia falta de densidad. La cultura de internet se transformó en una recopilación de actualización permanente donde memes, frases pegadizas, gifs, rage faces, macros, videos y todo ese tipo de contenido marcan la pauta de lo que es el entretenimiento en internet. Esto ha logrado que se pierda el interés real en lo que pasa más allá de grandes amenazas (como lo fue la ley SOPA), donde los usuarios se cruzan todo el tiempo con las consecuencias de la aplicación de esa ley.  Con la actual cruzada de brazos, los nuevos “miembros de la cultura” no se retuercen en sus camas cada vez que algún gobierno quiere retocar la actualidad de internet. ¿Por qué? Porque ya no existe el mismo interés en informarse sobre reuniones como la de la ITU, donde los cambios son menores, pero igualmente podrían afectar a los usuarios. Y si existe el interés, es más difícil de organizarlos, porque son muchos y la masividad también produce desencuentros. La muerte de la cultura de internet, según Poole. ¿Tú qué crees?


Avatar de Nico Varonas
Autor: Nico Varonas