in

Análisis: X-Men Origins: Wolverine

Aunque la mayoría de los juegos basados en películas terminan apestando, nosotros seguimos teniendo confianza en que alguno va a hacer las cosas como corresponde. X-Men Origins: Wolverine es un juego que, aunque tiene el mismo nombre que la película, comenzó a desarrollarse mucho antes de que empezara la producción del filme. Por eso muestra un Wolverine mucho más brutal y violento que la película. ¿Podrá romper la maldición o será otro pésimo juego basado en una película?

Hace pocas semanas hicimos una nota contando lo que se sabía hasta ese momento del juego de Wolverine, basado en la película estrenada el 1 de mayo. Tal vez quieras leerla antes de proseguir. No te preocupes, te esperamos. ¿Listo? Luego de tantas idas y vueltas con las demandas por la versión previa que se  había filtrado, finalmente el film protagonizado por Hugh Jackman recaudó cerca de 35 millones de dólares a tan solo tres días de su estreno.

Pero no estamos aquí para hablar de la película, sino del juego. Aunque X-Men Origins: Wolverine lleva el mismo nombre de la película, el desarrollo del juego comenzó como un juego, pero viendo que tenían fines comunes, les pareció una buena idea unirlos en una sola marca. De todos modos, esos años previos de desarrollo se notan, porque no es otro pésimo juego basado en una película.

Wolverine demuestra su récord en la categoría salto en largo.

En parte la historia sigue los sucesos que ocurren en la película y también se da lugar para contar un poco de la ficción detrás de la trama principal del filme. Mediante cutscenes presentadas con una calidad paupérrima pasa del presente al pasado una y otra vez contando diferentes partes del pasado de Wolverine. Aún así, en ningún momento es claro cuál es el objetivo del personaje o por qué hace lo que hace. Tampoco es que queramos saber, porque la historia no es uno de los puntos fuertes del juego.

Lo primero que uno se da cuenta al comenzar a jugar es que este Wolverine no es como el que nos mostraron en las películas, sino mucho más fiel al personaje original. La brutalidad con la que se quita enemigos de encima parece no tener límites. Cada golpe que da con sus garras puede arrancar brazos, piernas, cabezas y hasta partir a un enemigo en dos. Otra de las cosas que uno se da cuenta al empezar a jugarlo, es que las comparaciones con God of War a lo largo de esta nota serán inevitables.

A Wolverine le gusta saltar sobre la gente.

Tal como en el título antes mencionado tienes dos ataques básicos que puedes combinar para lograr devastadores combos. Además, puedes lanzar enemigos por los aires (y saltar hacia ellos con las garras) y cuatro ataques especiales que irás desbloqueando a medida que avance la historia. Los controles son muy básicos y realmente no hace falta saber qué es lo que estás haciendo para lograr una buena cantidad de combos… solo hace falta presionar los botones.

Esto se debe a que la jugabilidad de X-Men Origins se basa solamente en encadenar la mayor cantidad de combos y presionar todos los botones como un maldito demente.  De todos modos, por más inconsciente que sea la acción es divertida, muy divertida. Está claro que el objetivo de los desarrolladores era hacer sentir al jugador tan poderoso como Wolverine, porque por lo general es muy fácil y muy pocas veces presenta un verdadero desafío.

Esto es lo que Wolverine llama una "herida superficial".

Además de conectar la mayor cantidad de combos, hay un movimiento que permite lanzarte hasta los enemigos. Esto cambia significativamente la manera en la que se juega, porque además de ser extremadamente útil, es algo que no hemos visto en muchos videojuegos. Con tan solo presionar dos botones Wolverine puede saltar varios kilómetros de distancia hasta cualquiera de los enemigos. También, a medida que lo vayan dañando, puedes ver las heridas en su cuerpo y como se regenera progresivamente.

Como para que la jugabilidad parezca más profunda, hay maneras de evolucionar el personaje gastando puntos para mejorar habilidades. También se pueden encontrar mutágenos que mejoran ciertos ataques especiales. Estas opciones por lo general son útiles, porque te permiten hacer más daño por cada ataque, pero la verdad es que el juego en dificultad normal es tan fácil, que las mejoras no parecen necesarias.

¡Sorpresa!

Cuando te encuentras girando como idiota cortando las extremidades de tus enemigos, X-Men Origins está en su salsa y es tan divertido como adictivo. Sin embargo, de vez en cuando la hermosa acción es reemplazada por secciones tediosas de puzzles que solo sirven para hacer que el juego dure algunas horas más. No solo los puzzles son malos, sino que se sienten muy fuera de lugar. Lo mismo va para las secciones de plataformas, que están muy mal implementadas y parecen sacadas de otro juego mucho peor.

Una de las cosas que más recordamos del God of War original y sus secuelas, son los jefes finales. Lamentablemente aquí, exceptuando uno solo, el resto de los jefes son exactamente iguales. No solo en la técnica para matarlos, sino en su apariencia. Esto es una verdadera lástima, porque con un poco más de trabajo podrían haber hecho diferentes jefes más interesantes. No es que la que este sea mala, es más, las primeras veces es bastante divertido, pero se hace tantas veces que termina perdiendo la gracia.

Actualmente puedes conseguir X-Men Origins: Wolverine para una enorme cantidad de plataformas. Por un lado está la versión que analizamos en esta nota: PC a €56.96, Xbox 360 y PlayStation 3 a €66,44. Además de esas, existen otras versiones no analizadas aquí como la de Nintendo DS, PSP y PlayStation 2 a €37,96 y Nintendo Wii a €56,96.

No caben dudas de que X-Men Origins: Wolverine es un descarado clon de God of War, sin embargo, donde muchos clones fracasan, este pasa con creces. Sí, es extremadamente repetitivo, pero además es divertido, rápido, brutal, violento y lo suficiente profundo para ser jugado más de una vez.

Puntaje: 81%

Conclusión: Un buen clon de God of War, con suficiente acción y violencia para satisfacer a cualquier fanático de Wolverine.

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Tomás Garcia

7 Comments

Leave a Reply
  1. Un clon de God of War?? jeje tendré que probarlo, siempre he querido jugar algo parecido en mi PC ya que no tengo ningún PS.

  2. lo bueno de este juego e que usa el engine unreal.
    es bastante violento y creo que el wolverine de sega tenia mas movimientos.

  3. Rayos ya salio el analisis y no he podido conseguir el juego para analizarlo yo tambien
    veremos si en un para de dias logro conseguirlo y regreso para comentar mejor

    Desde Guate un saludo pa todo el que lea neoteo.

  4. la verdad lo de clon no lo comparto dado que wolverine existio primero que god of wars, segundo creo que es una de las pocas veces que hacen el buen uso del engine del unreal 3 y otra de las cosas la cual veo como principal empeño es la fidelidad que pusieron en ecena del personaje wolverine dado que en los comic esta representado por la violencia y la sangre siendo esto ultimo como cuna de este personaje

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

KIDO’Z: Navegador para niños basado en Air

The Hunt for Gollum: El fanfilm definitivo