in

¡Parece que los economistas no entienden nada!


El chimpancé Lusha en su acto en un circo ruso.

Por medio de experimentos sencillos, se comprobó que una niña británica de cuatro años y un chimpancé realizaron mejores inversiones en la bolsa que especialistas de las agencias bursátiles de más renombre. ¿Será que las ciencias económicas son una farsa? ¡No te pierdas otro tema candente en el To bit de hoy!

La noticia data del 2001 pero aplica atemporalmente, y fue parte de un experimento realizado por Richard Wiseman, un británico especialista en realizar estudios no habituales con metodologías sui generis. Originalmente, Wiseman cuenta que su investigación empezó por otro motivo. Se encontraba recopilando información para diferentes estudios que comparan ciencias formales vs. pseudociencias, y dio con algo que se estaba poniendo de moda: los astrólogos financieros. Estos afirmaban que lo mismo que se aplica a un persona puede aplicarse a una empresa. Por ejemplo, la fecha de fundación de una compañía podría afectar su desempeño financiero. Esto, para empezar. Además, estos “especialistas” también ofrecen un asesoramiento empresarial integral tomando a los astros como parte de su análisis.

La especialista financiera
La especialista financiera

Fue así que diseñó su experimento en el que se compararía la habilidad de los astrólogos financieros con la de un asesor financiero tradicional. Pero además, y como una suerte de elemento de control, se incorporó un tercer participante del estudio: Tia Roberts, una niña de cuatro años, de quien no puede sospecharse que tuviera demasiados conocimientos de economía avanzada.

Citemos a Wiseman con su relato:

Al comienzo, le dimos a cada uno de ellos 5.000 libras esterlinas imaginarias y les pedimos que invirtieran el dinero en el mercado de valores del modo que considerasen más conveniente. Luego, durante el transcurso de una semana, seguiríamos sus elecciones. ¿Quién haría las inversiones más inteligentes? (…) Nuestra astróloga financiera examinó cuidadosamente la fecha de formación de las compañías y rápidamente optó por una variedad de sectores, que incluían comunicaciones y acciones de empresas tecnológicas (…). Nuestro inversor se basó en sus siete años de amplia experiencia y decidió poner su dinero mayormente en la industria de las comunicaciones (…). Quisimos que las elecciones de Tia fueran completamente al azar. A las 11.55 del 15 de marzo de 2001 me encontré haciendo equilibrio sobre una escalera en el vestíbulo de mármol de Barclays Stockbrokers. Tia y una pequeña audiencia de los principales inversores de Gran Bretaña esperaban pacientemente en el piso. Una de mis manos asía fuertemente la escalera mientras la otra sostenía 100 pequeños trozos de papel, cada uno con el nombre de una compañía.

Tia seleccionando las empresas en donde invertir.

Una semana no es mucho tiempo en el mundo de las finanzas, de manera que decidimos continuar con nuestro experimento durante un año entero. Resultaron ser doce meses difíciles. (…) En esta oportunidad, las diferencias fueron más dramáticas aún. Nuestro inversor tuvo una pérdida de 46,2 por ciento de su inversión original. La astróloga financiera lo hizo un poco mejor, pero igualmente tuvo una pérdida de 6,2 por ciento. Una vez más Tia encabezó la tabla: ante un mercado en baja, obtuvo un beneficio del 5,8 por ciento.

El chimpancé Lusha en su acto en un circo ruso.

Una historia recurrente

Y esta no fue la única vez que se realizó este tipo de prueba. En 2010, Lusha, un chimpancé de un circo ruso, eligió ocho empresas de una lista de 20 (representadas por cubos de plástico). Tiempo después, su elección había superado al 94% de los fondos de inversión del país. Antes, algo similar había sucedido con Ola, otro chimpancé que superó a expertos lanzando dardos a un blanco en donde estaban escritos los nombres de las empresas.

¿Qué nos dice todo esto? ¿Podemos decir que estudios empíricos demuestran que las ciencias económicas son una farsa? ¿Será que toda ciencia lo es, y que lo que creemos resultados de avances científicos son todas cosas que funcionan de casualidad? ¿Tú qué piensas?

¡Hasta el próximo To bit!

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por Gianni Sabbione

Gianni Sabbione es editor literario, científico y músico. Como editor trabajó y trabaja en editoriales y medios internacionales de EE.UU., España y Latinoamérica. Es asesor en reorganización y automatización de áreas de IT e investigó en IA y redes neuronales.
Es cantante de su banda, Machaca, y aprovecha su perfil en Neoteo para promocionarla (www.machacaoficial.com.ar). Al menos hasta que se de cuenta el Sr. Director del sitio.

Comentarios

Leave a Reply
  1. En este caso en particular, no es simplemente ciencia pura, el factor de mayor peso son las probabilidades. En los casos expuestos yo veo una situación importante:
    -Los inversores “expertos” apuntan a un sector específico que esperan que crezca, pero expuestos a eventualidades que puedan suceder y afectar a ese sector específico.
    -Los inversores “al azar” simplemente diversifican su inversión, viendose menos afectados por eventualidades que afectan a sectores específicos.

    De manera que las ciencias ecomómicas están sujetas a una cantidad increible de variables, muy difíciles de analizar por una sola persona.

    Y mi conclusión sería que, en este caso, es más efectivo el azar que la selección racional, simplemente por la diversificación que implica el azar.

    • Yo pensé lo mismo en cuanto a los casos “negativos”, pero no encontré ninguna información. Lo que puede dar una idea más general es una referencia que da Wiseman: “El Wall Street Journal pide regularmente a cuatro inversores que elijan una acción cada uno y luego escoge al azar otros cuatro valores utilizando la técnica del dardo de Ola. Luego Después de seis meses, el periódico compara los resultados de las acciones elegidas por los expertos con la «cartera del dardo». A menudo los dardos son los más exitosos y casi siempre superan al menos a uno de los expertos.”

  2. Sinceramente, la economía no es una ciencia. Si no que alguien me explique el objeto de estudio y el método que sigue la economía porque en mis pequeños estudios del tema no alcanzo a precisarlos. Obviamente no todo saber tiene necesariamente que estar formulado como ciencia, pero la economía suele pretenderlo. Cuáles son las leyes de la economía? No me vengan con la oferta y la demanda porque no me chupo el dedo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

MintyBoost: Cargador de emergencia para smartphones

Need for Speed: La película