in

Breves historias extraordinarias: .tk


A medida que el tiempo pasa, uno comienza a buscar su propia independencia. Quizás sea una mezcla de injustificados mandamientos modernos sobre la adultez, o quizás sea para que uno no se transforme en un verdadero parásito (pero que lindo es que mi mamá me cocine, me lave y me planche). Lo cierto es que en Internet sucede algo parecido. Encontrar un espacio en el que uno pueda desarrollarse a veces suele ser complicado. Muchas veces la dirección que queremos para un sitio web personal ya está registrado (lo dice una persona cuyo nombre completo en Internet le pertenece a un guitarrista y cuyo apellido es la mismísima capital de Francia). Pero desde que el archipiélago neozelandés de Tokelau decidió regalar sus dominios, todo aquel que se digne a mudarse (digitalmente) a Oceanía podrá contar con su lugar propio: un dominio .tk.

Si uno navega por las frías aguas del océano Pacífico Sur se encuentra con Tokelau, un archipiélago de pescadores y artesanos de doce kilómetros cuadrados y 1500 habitantes, dependiente de Nueva Zelanda desde 1925, que está a 37 horas de viaje en barco desde Apia, Samoa de Oeste y que busca su independencia junto a sus tres atolones llamados Atafu, Nukunonu y Fakaofo y unos 125 islotes. Los tokelauanos, desde hace varios años están buscando su independencia del país de los All Blacks, por lo cual, con el paso del tiempo fueron tomando medidas como la redacción de una Constitución propia, el desarrollo de instituciones de gobierno autónomas y la asignación de un propio Dominio de nivel superior geográfico (o ccTLD, por las siglas en inglés de “Country Code Top-Level Domain”), que no es otra cosa que aquel dominio de Internet, que tiene una longitud de dos letras, que sirve para identificar a qué país o territorio independiente corresponde una página (por ejemplo .es para España, .ar para Argentina, .mx para México, etc.). Es allí, entonces, cuando nace el famoso .tk.

Un país en el que siempre serás bienvenido: Tokelau.

Lo llamativo de esta historia es que Tokelau comenzó a ofrecer su dominio .tk de manera gratuita para todo el mundo, brindando servicio de redireccionamiento web y correo electrónico sin valor alguno. Sus servidores son administrados por la compañía de comunicación del país Teletok y una compañía privada llamada BV Dot TK, que el Gobierno de Tokelau ha designado como “entidad exclusiva de inscripción” la cual pretende generarle ingresos a la isla por el pago de los nombres de dominios vendidos y renovados a través de Dot TK Registry. Así fue como desde el año 2001 millones de personas han registrado sus dominios en el sitio www.dot.tk, manteniéndose en contacto con otros usuarios a través de Tikinet, la red que enlaza a todos los sitios .tk que tengan una misma temática y que ayuda al aumento de tráfico entre las páginas.

Encuentra tu lugar en el mundo .tk.

Es increíble la variedad de dominios que uno puede encontrarse y que nada tienen que ver con Tokelau. Mucha gente ha registrado direcciones del estilo www.elnombredetubandafavorita.tk, www.lasfotosdemicasamiento.tk, o incluso www.vendounabicicleta.tk. Es decir que abarcan cualquier temática, en cualquier idioma y con cualquier diseño que decida el webmaster de turno (algo así como un departamento de soltero digital ¿no?). Pero Dot TK no sólo permite al usuario enlazar cualquier sitio, blog, galería o perfil en línea, con una extensión de hasta 255 caracteres, sin pagar un centavo (aunque con ciertas restricciones de contenido y un uso mínimo así no usurpas un nombre interesante sin hacer nada), también ofrece dominios pagos, con la posibilidad de modificar los DNS del sitio, en los que se obtienen todos los derechos legales (y responsabilidades) a un valor de US$6.95 por año. ¡Incluso hay sitios especiales para las grandes marcas!

Según puede leerse en el sitio “La meta principal, tanto para Teletok como para Dot TK Registry es la de aumentar la presencia de Tokelau en el mundo, estableciendo relaciones con grandes corporaciones que puedan proporcionar comunicación, educación y recursos sanitarios a la región y dotar directamente a la isla de Tokelau con fondos económicos conseguidos a través de los pagos de los nombres de dominios vendidos. De esta manera el Gobierno de Tokelau puede crecer y llegar a una situación de independencia financiera”.

Será posible el sueño de este curioso archipiélago neozelandés que ha generado tanto impacto en Internet? No lo sé, pero… ¡A dominio regalado no se le mira el ccTLD! ¡Adieu!

Reportar

¿Qué te pareció?

Escrito por martinbaraink

Comentarios

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

Watson contra los humanos, una crónica

Dead Island: Zombies de vacaciones